#TBT Nostalgia de años atrás: ‘The Big Bang Theory’

Durante muchos años los nerds y geeks fueron vistos como esos seres débiles e impopulares dignos de hacerles todo el bullying posible. En los diferentes programas de televisión, por lo general esa persona estudiosa, de gafas y sumamente inteligente era alguien solitario, que siempre acababa metido dentro de un casillero, una caneca de basura o el excusado del baño. Series como ‘Los Simpson’ nos dieron la idea de que ser nerd no es algo bueno, que es mejor ser popular, porque son los que se llevan a las chicas y la gloria.

Pero, entonces, el 24 de septiembre de 2007, llegó a las pantallas una serie que quería demostrar lo contrario: que ser nerd es el nuevo sexy, que un tipo inteligente, estudioso y amante de la ciencia y la cultura pop podía quedarse con la chica más bonita del lugar e, incluso, ser populares.

Sin dejar de burlarse del estigma de los nerds, que la cultura nos había inculcado hasta entonces, y, de hecho, jugando con ello, ‘The Big Bang Theory’ llevó a querer ser un nerd que ama ‘Star Wars’ o los superhéroes, que entiende (aunque sea un poco) de ciencia, que lee cómics y disfruta de planes que a otros les parecerían aburridos.

Lee más sobre ‘The Big Bang Theory’ en este enlace.

Y ese fue el éxito de ‘The Big Bang Theory’: hacernos ver de manera más profunda, aunque un poco caricaturizada (pero de buena manera), la vida de un grupo de nerds y hacernos entender que ellos tienen mucho de geniales, incluso si no pueden hablar con mujeres, tienen graves problemas sociales o tienen trastornos impulsivos compulsivos. De hecho, los escritores logran convertir esos problemas en parte esencial de la comedia.

Todos somos un poquito nerds

El truco de ‘The Big Bang Theory’ también estaba en hacernos entender que, en cierto sentido, casi todos tenemos algo de geek: nos gusta la ciencia, la cultura pop, los superhéroes, la ciencia ficción, los cómics o los videojuegos, entre otras cosas. Duramos mucho tiempo escondiendo esos gustos culposos, pero era hora de aceptarlo, de salir del clóset, y este grupo de amigos nos ayudó a hacerlo con orgullo.

¿Cómo no hacerlo? Vimos a Sheldon con unas manos de Hulk que todos quisimos, amamos el ajedrez tridimensional, cada referencia a la ciencia fue educativa y divertida (adoro especialmente el del gato de Schrödinger, siempre lo diré), si me hubiera podido llevar algo del set de grabación de la serie sería la espada de Jon Snow, sin duda, y así, podría estar una semana escribiendo notas sobre todas las cosas que tiene ‘The Big Bang Theory’ que quisiéramos en nuestras vidas, sin nombrar las que hay en la tienda de cómics y, al menos en mi caso, a Penny.

Pero no es solo eso, también los invitados que aparecieron en la serie nos llevaron a saber que también somos un poco geeks, un poco nerds. ¿Quién no disfrutó cuando Stephen Hawking apareció para corregir un trabajo de Sheldon o cuando el doctor Cooper le reclamó a Neil DeGrasse Tyson por haber sacado a Plutón del Sistema Solar o la boda de Sheldon y Amy, presidida por el mismísimo Luke Skywalker (Mark Hamill). Y así, hay montones de cameos que adoramos, uno, incluso, se volvió parte de la serie: Will Weathon.

Todo comenzó con un big bang

Y así supimos que formábamos parte de ese grupo de nerds, de ese grupo de amigos, de esa familia que fue creciendo, a la que visitábamos cada semana, por 12 años y que nos recibía con una canción que comenzaba con un “our whole universe was in a hot, dense state” (“todo nuestro universo estaba en un estado caliente y denso”.

Un tema musical, llamado ‘History of Everything’, escrito e interpretado por la banda canadiense Barenaked Ladies, que era el tema principal de la serie, con el que sabíamos que comenzábamos a ver las locas ocurrencias de Sheldon, la linda pareja de Leonard y Penny, las extrañas y divertidas manías del buen amigo Raj, Wolowitz y su amorosa familia con Bernadette, Amy y su amor inexplicable por Sheldon, el extraño Stuart, que acabó siendo, de cierta manera, parte del grupo.

Una familia que extrañaremos, ahora que se transmitió el último episodio el 23 de mayo de 2019 (en Latinoamérica es el 2 de junio, por Warner Channel), después de 273 episodios de diversión, risas, ciencia y muchas cosas geek y nerd que amamos. Todo comenzó con un big bang, como dice al final la canción, y termina con una gran risa (y algo de lágrimas). Gracias por todo, y buena suerte, queridos Sheldon, Leonard, Penny, Raj, Howard, Amy, Bernadette, Stuart y los demás miembros del elenco, que nos hicieron gozar con 12 años de buenas historias, que nos hicieron estar orgullosos de ser geeks, nerds y ñoños.

Imágenes: Warner Channel.

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos