¿Qué pasó al final de ‘El origen’? Esta es la teoría que más convence

El origen
Las realidades paralelas en ‘El origen’ han dado pie a numerosas teorías.

Decir que ‘El origen’ es uno de los filmes más importantes de la carrera de Christopher Nolan es casi una obviedad. Su éxito en taquilla y los buenos comentarios que recibió son el resultado de un genial guión que se centra en Dominick Cobb (Leonardo DiCaprio), un ladrón capaz de infiltrarse en los sueños de sus objetivos para robarles ideas. Su problema es que tiene antecedentes criminales que no le permiten regresar a casa sin ser arrestado.

(¡Alerta de spoilers!)

Entonces, un empresario japonés llamado Saito (Ken Watanabe) le promete desaparecer su historial si consigue una tarea casi imposible: ‘implantar’ una idea en el subconsciente del empresario rival Robert Fischer (Cillian Murphy) que lo lleve a disolver su empresa. Cobb tiene que ejecutar esta labor mientras su mente es literalmente perseguida –en el mundo onírico– por el recuerdo de su fallecida esposa Mal (Marion Cotillard).

Cada uno de los personajes cuenta con un tótem que les ayuda a determinar si están soñando o están despiertos. Cobb tiene un trompo que, a diferencia de lo que pasa en la realidad, no para de rodar cuando él está en el mundo de los sueños. Al final de la película, luego de cumplir con la misión, el protagonista vuelve a su hogar y pone a girar su perinola por última vez. La toma corta justo antes de saber si ésta se detiene o no, dejándonos con la pregunta: ¿eso sigue siendo un sueño?

Sin embargo, hay una interesante teoría –cuyo origen es incierto– que podría explicar el final de ‘El origen’: el tótem de Cobb no es el trompo, sino su anillo de bodas. Se cree que cuando el protagonista está despierto no utiliza su argolla, mientras que dentro de los sueños sí lo hace. Curiosamente, esto es algo que se confirma a lo largo de la película y que nos lleva a concluir que el final no es un sueño (pues el personaje de DiCaprio no lleva puesto el anillo).

Además, hay varios factores que revalidan dicha hipótesis. En primera medida, nunca en la película oímos a Cobb decir que el trompo es su tótem; solo lo vemos usándolo. Por otro lado, su asistente Arthur (Joseph Gordon-Levitt) explica que únicamente el dueño de cada tótem puede manipularlo porque, si no, éste dejaría de funcionar. Consiguientemente, el protagonista no hubiera dejado que Saito sostuviera el trompo en el último sueño.

Parece que la perinola era realmente el tótem de Mal y que Cobb lo conservó por nostalgia. ¿Por qué? Cuando el protagonista cuenta la historia de cómo le implantó una idea a su esposa, vemos claramente que ella es quien esconde el trompo. Y si le pertenecía a ella, podemos deducir que su marido debía tener otro tótem desde esa época. El anillo sería una opción lógica.

¿Ustedes qué opinan? No se despeguen de nuestra sección: Teorías en ENTER.CO.

Imagen: Warner Bros.

Juan David Bejarano C.

Juan David Bejarano C.

Una película de Fincher, una canción de los Black Keys, un avance de Kaspárov y una asistencia de Zidane. Creo que hay que saber apreciar lo poético de la realidad. Soy un fanático de las expresiones audiovisuales, la tecnología y el fútbol, que estudió Periodismo porque, sin duda, “es el mejor oficio del mundo”. Binge-watching como estilo de vida.

Ver todos los posts

17 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos