Evaluación: ‘Cobra Kai’ – temporada 3

Una de las mejores cosas que salieron de la decisión de Netflix de comprar ‘Cobra Kai’ está en el hecho de que ahora más personas pueden conocer una de las mejores series que han salido en años recientes. La historia, 30 años después de los eventos en ‘The Karate Kid’, es mucho más que otro intento por aprovecharse de la nostalgia de los 80. Se trata de un experimento de personajes mucho más valioso, que nos ha permitido ver a sus héroes y villanos con una lupa más amplía, al mismo tiempo que nos ha entregado una historia juvenil y, por supuesto, mucho karate.

La temporada  3 de ‘Cobra Kai’ comienza con las repercusiones del evento del final de la temporada 2. Johnny Lawrence se encuentra destruido y arrepentido por no haber podido proteger a Miguel, que permanece en coma después de su caída. Robby, responsable del accidente, se encuentra a la fuga. Sam, dividida entre la culpa y la decisión de enfrentarse a un Cobra Kai cada vez más fuera de control, en gran parte debido a la toma de poder que Jhon Kreese hizo.

‘Cobra Kai’ sigue tan bueno como recordamos. Por supuesto, la historia es predecible como se puede esperar de una franquicia como es ‘The Karate Kid’, pero esto no quita lo divertido de la misma. La serie sigue aprovechando su mejor característica que es enfrentar a sus protagonistas a su competencia y rivalidad, sin perder las ideas principales de su dúo de protagonistas. Las peleas son de primer nivel y nos entregan algunos encuentros que se pedían a gritos desde que el show fue estrenado. Más importante, nos prepara para un regreso con todo el poder de una patada (quizás ilegal) para ganar campeonatos.

Un Kung Fu predecible, pero eficaz

‘Cobra Kai’ no es precisamente una serie que le apueste a algo diferente, al menos en lo que a su historia se refiere. Los giros y sorpresas de su historia se pueden ver a metros de distancia. Es algo natural en una franquicia que se construyó bajo la premisa del ‘chico bueno que derrota al matón de turno’. Así, en la temporada más reciente, muchas de las revelaciones son puños y patadas que se pueden predecir sin mucho esfuerzo.

¿Esto hace que su Kung Fu sea aburrido? Para nada. Si eres de los que han estado conectados con su historia desde el primer episodio puedes esperar de la temporada más reciente la misma dosis de diversión, que combina los dramas juveniles con las historias más ‘adultas’ de sus protagonistas, todavía luchando en esquinas diferentes aunque con una filosofía similar. ‘Cobra Kai’ es entretenida de ver porque tiene esa misma chispa que ‘The Karate Kid’, incluso si al final de la historia sabíamos que Daniel iba a ganar cualquier encuentro al que se enfrentara.

De hecho, diría que se trata de una técnica bastante efectiva pues, sin rodeos o giros espectaculares, consigue lograr una de esas maratones que a momentos se sienten tan escasas en Netflix.

No fan service, sí cameos

Quizás esta temporada, mejor que las anteriores, sea un ejemplo de por qué y cómo ‘Cobra Kai’ va más allá del fanservice que tantas otras series son incapaces de lograr. La tanda más reciente de episodios trae varios rostros de la trilogía original de películas, entre están incluidos los de Chozen (Yuji Okumoto), Kumiko (Tamlyn Tomita) y Ali (Elisabeth Shue).

Te puede interesar: ¿Quién es el villano de la temporada 4 de ‘Cobra Kai’?

Pero lo que hace ‘Cobra Kai’ que lo diferencia, es que todos estos personajes tienen un rol dentro de la historia, más allá de simplemente aparecer. A su manera cada uno de ellos nos muestra que el mismo viaje que Daniel y Jhonny han tenido en estos 30 años no es único. Que todos ellos de alguna tienen ciertos asuntos por resolver, pero que cada uno lo ha logrado hacer a su propia manera (o quizás esta mirada al pasado es lo que necesitan hacer para pasar la página).

Sirven para entregar mensajes a los protagonistas y la audiencia sobre lo que hace desde siempre tan especial a la historia: la manera en la que maneja a sus personajes. Por ejemplo, cómo el show utiliza el personaje de Ali para hablar sobre el conflicto entre sus protagonistas y, en última instancia, sobre porque no son tan diferentes. Sobre cómo es momento de crecer y olvidar las rencillas viejas.

‘Cobra Kai’ es espectacular en este aspecto esta temporada. En la manera en la que respeta a aquellos personajes que, quizás, solo están de paso.

Un golpe de campeonato

Cobra Kai

Por supuesto, ‘Cobra Kai’ solo es tan bueno como las peleas que ofrece. Y vaya si en la temporada más reciente hay varios encuentros que demuestran que Netflix no se fue con rodeos al momento de traer esta serie a su plataforma. Tenemos para nuestro placer una muy buena dosis de Kung Fu, con la promesa de todavía más encuentros épicos en el futuro.

Quizás uno de los elementos más importantes de la temporada más reciente es que cumple el sueño eterno de algunos fans de ver ciertas peleas que se pedían desde que el show se comenzó a emitir. También le apuesta a algunas coreografías y peleas de más escala, que muestran al equipo de ‘Cobra Kai’ como la serie que mejor patea traseros en Netflix (en especial ahora que no tenemos ‘Darevil’, que antes se llevaba este logro).

Y, por supuesto, nos deja con un final que simplemente anticipa una pelea ‘final’ (con mucha atención a las comillas, porque Netflix ha confirmado que la cuarta tanda de capítulos no es la conclusión de esta historia) bastante épica, con nuevos episodios y seguramente a los dos chicos dorados del torneo All Valley mostrando porque razón ‘The Karate Kid’ será siempre una joya eterna.

Conclusión 4.5/5 – Sin piedad

Cobra Kai

‘Cobra Kai’ es una de las adquisiciones más inteligentes de Netflix. El show sigue demostrando entender mucho mejor lo que esperamos ver de personajes que regresan 30 años después que muchos otros ‘rencuentros’ en la TV. Su Kung Fu e historia siguen siendo tan eficaces como una patada de grulla, incluso si la podemos ver a dos metros de distancia. No hay manera de que podamos esperar otros dos años para el regreso de la temporada 4.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos