Ver películas con subtítulos ayuda a mejorar tu inglés, dice estudio

Cuando sale una nueva película o serie, las productoras tienen que pensar en su distribución para otros idiomas, porque no todo el mundo habla inglés, eso es claro. Para ello deben pensar en una versión doblada y una subtitulada.

Eso pasa porque hay quienes no aguantan verse una película doblada, a menos de que sea animada, y muchos ni eso. Esto sucede a pesar de que, al menos en Latinoamérica, tenemos muy buenos actores de doblaje (aunque a veces se descachan, y bien feo), cuyas voces conocemos y hemos escuchado toda la vida,

Presentamos la escuela de idiomas Hollywood actors

Hay quienes creen que eso de ver películas y series dobladas solo es una pose intelectualoide y pedante de algunas personas. Pero la verdad es que escuchar acentos o muletillas mexicanas en una película o serie en la que no cuadran puede ser bastante molesto. Así que, más allá de las críticas, tienen mucha razón en preferir el idioma original que, además, permite disfrutar mejor las actuaciones y otros aspectos.

Pero, además de eso, un estudio publicado en la revista Journal of Economic Behavior and Organization señala que hay otra razón de peso para preferir las películas subtituladas: ayuda a mejorar el nivel de inglés, que es el idioma del mundo globalizado. Para establecer dicha premisa, los investigadores se basaron en los puntajes de la prueba estandarizada del idioma anglosajón, Toefl.

Hay países en donde la mayoría de los espectadores prefieren ver las producciones audiovisuales subtituladas, que dobladas en su idioma. En esos territorios, las personas obtienen resultados en el TOEFL con 3,4 puntos sobre los que prefieren las series y películas dobladas.

Esto quiere decir que en países en los que prefieren disfrutar del idioma original, el 58% de la población dice tener habilidades para mantener una conversación en inglés. En cambio, en los países en los que prefieren escuchar una voz en su idioma, solo el 32% de las personas aseguran que poseen esas habilidades lingüísticas.

¿En qué países prefieren doblaje y en cuáles gusta más el subtítulo?

Los investigadores hicieron una encuesta en la que las personas debían contestar afirmativa o negativamente a la afirmación «Prefiero ver películas y programas foráneos con subtítulos». En países como Dinamarca, Suecia, Países Bajos, Noruega o Finlandia nueve de cada 10 personas contestaron afirmativamente. Por otro lado, solo el 30% de los ciudadanos de España, Italia y Francia dieron su «sí», y en Alemania solo el 20%.

En el estudio se hace un análisis sobre las razones por las que las personas prefieren uno u otro modelo. Por un lado, concluyen que los países pequeños, con pocos pobladores, un idioma de escasa difusión mundial y poca producción de cine nacional tienden a preferir los subtítulos.

Para leer más sobre películas, ingresa a este enlace.

Los otros países, además de tener un territorio extenso, muchos ciudadanos, producción nacional de cine y una difusión de su idioma, también cuentan con un argumento histórico para preferir los doblajes: regímenes dictatoriales que vieron en el doblaje un arma para preservar su idioma, aunque no hay datos que comprueben ese hecho.

En todo caso, si quieres mejorar tu inglés, ve a la configuración de Netflix y cambia el Audio de ‘Español’ a ‘Inglés [Original]’ y los subtítulos de ‘Desactivados’ a «Español» o, en el mejor de los casos, ‘Inglés’. Además, busca en la cartelera de cine esas que dicen ‘Subtitulado’.

Así terminarás siendo bilingüe y, si alguien te pregunta o te critica, puedes compartirles este artículo para que vean el estudio y decirles que solo estás siguiendo los pasos de esos países con sociedades casi utópicas, como Suecia o Dinamarca. Igual, me queda una duda: ¿si comienzo a ver películas en italiano o francés también mejoraré mis habilidades en esos idiomas? Lo reviso y les cuento en la próxima… bye, adieu, ciao.

Imágenes: Captura de pantalla Netflix.

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos