El futuro ahora: dormir en una cápsula

hoteles pod, hoteles capsula, caps future rooms, capsule inn z

¿Alguna vez imaginaste dormir en una cápsula como lo hizo Korben Dallas en ‘El quinto elemento’? Pues ahora es una realidad a la que puedes acceder en Colombia: Los hoteles cápsula.

Privacidad, comodidad, lujo. Seguramente estas son algunas de las características que buscas a la hora de elegir un hotel para pasar la noche.

Pues estas son las características que ofrecen los hoteles cápsula, también llamados hoteles pod. Su particularidad: dormirás literalmente en una cápsula en la que apenas entra el colchón.

Aunque parece un hospedaje futurista y un producto completamente innovador, en realidad el concepto de este tipo de hospedaje surgió hace ya varios años.

La idea original nació en Japón en la década de los setenta como respuesta a la necesidad de ofrecer alojamiento para los trabajadores que perdían el tren para volver a sus hogares.

De hecho, el primer hotel cápsula de la historia se construyó en 1979: el Capsule Inn, de Osaka, diseñado por Kisho Kurokawa. El hotel sigue en funcionamiento y es catalogado patrimonio arquitectónico desde 2006.

Desde entonces la idea se ha sofisticado y hoy existen hospedajes que parecieran sacados de una película futurista. Desde cápsulas llenas de lujo e innovación, hasta cubículos sencillos listos para recibir mochileros, el mercado de hospedaje pod ofrece opciones para todos los gustos.

También te puede interesar: Paradise Advisor: la plataforma de ecoturismo colombiano

Una de las empresas que ofrece este servicio en Colombia es Caps Future Rooms, que tiene hospedajes en Medellín y Bogotá. Álvaro Ovalle, su fundador, llegó con la idea después de un viaje que hizo por Europa. En República Checa no encontró un lugar económico para pasar la noche: “el hotel más barato costaba $225 euros y los hostales estaban llenos o eran demasiado básicos, entonces me pregunté: ¿Por qué no hay algo bueno, bonito, barato y cómodo donde a uno lo atiendan bien?”.

Una experiencia similar tuvo el manizaleño Jimmy Zea Castaño, que después de conocer las cápsulas en un viaje por Asia, pensó en implementarlas en el eje cafetero colombiano. Y así nació el Hotel Capsule Inn Z.

¿Quién se anima a dormir en una cápsula?

Ovalle tuvo su público objetivo claro desde el comienzo. Abrió uno de los hospedajes cerca del Hospital de Kennedy en Bogotá, apuntando a atender al personal de la salud y familiares de pacientes que necesitaban un lugar cómodo, económico y agradable para pasar la noche.

Por otro lado Zea, ubicado en el corazón del turismo cafetero, construyó su alojamiento pensando en los ecoturistas, los moteros, mochileros y ciclistas que visitan el eje día a día.

Pero ambos emprendedores descubrieron que sus usuarios potenciales eran muchos más: estudiantes, empleados, incluso ejecutivos con viajes express.

Y es que aunque pueda parecer que el servicio es muy similar al de los hostales, no lo es. Los hoteles cápsula ofrecen todos los servicios de un hotel de cuatro estrellas, pero optimizando el espacio de las habitaciones: en cápsulas. Así, estos hospedajes ofrecen desde servicios de parqueadero, casilleros, alimentación, hasta salas comunes para esparcimiento. Las cápsulas cuentan con insonorización para ofrecer más privacidad y pueden alojar a una o dos personas.

Emprendimiento e innovación

La idea sin dudas es novedosa en el país. Pero además Jimmy Zea tuvo que ir un paso más allá y ante la imposibilidad de importar las cápsulas, debió ingeniarse la forma de construirlas. “Mi hermano, mi hijo y yo decidimos fabricarlas, hicimos dos prototipos, después de prueba y error nos quedamos con el segundo diseño e hicimos las cápsulas”, comentó. El empresario agregó a sus cápsulas todos los servicios que disfrutó en Japón: televisor, ventilación, repisas y espacios para conectar dispositivos. 

Aeropuertos como el de Gatwick, en Londres, el Sheremetyevo de Moscú y el Aeropuerto Internacional de Dubái ya cuentan con hospedajes de este tipo que se están volviendo cada vez más populares en otros países.

La industria de hoteles cápsula tiene un mercado global valorado en US$167 millones desde 2017 y se proyecta alcanzar US$226 millones el próximo año.

Así que no si no sufres de claustrofobia, eres fan de ‘El quinto elemento’ y quieres probar una nueva forma de dormir, anímate a conocer estos hospedajes.

Mónica Amézquita Aldana

Mónica Amézquita Aldana

Mamá, periodista, amante del buen café y emprendedora. Siempre probando nuevos sabores y siempre buscando aprender un poco de todo cuanto me sea posible. Feliz de escribir sobre las cosas que me inspiran desde cuentos infantiles, futbol, café y el mundo del emprendimiento.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos