Los beneficios de la diversidad para el ambiente empresarial

Diversidad empresarial

La promoción de la diversidad y la inclusión en el ambiente empresarial no es solo una actitud ética que deben tomar los líderes, sino que también contribuye a un desempeño más productivo para toda la empresa. Además de los aspectos positivos vinculados a la lucha por la evolución social que se destacan con frecuencia en una organización inclusiva, la adopción de la diversidad también hace que el proceso de innovación sea más eficiente.

Fernanda Pinchetti, Head de Human Resources para Américas
**Por: Fernanda Pinchetti, directora de recursos humanos del Grupo Worldline para América.

La investigación de mercado indica que las empresas que optan por valorar las diferencias son las que tienen más igualdad y mejores resultados, así como una mayor perspectiva de éxito a largo plazo. La encuesta también revela que las oportunidades para que estas corporaciones ingresen a un nuevo mercado se expanden en un 70%, mientras que tienen un 45% más de probabilidades de aumentar su participación en el segmento en el que ya operan.

Así, la diversidad en el ámbito laboral se configura tanto como un instrumento basado en la ética, como parte fundamental para la supervivencia y mantenimiento de la relevancia de las empresas en un mercado cada vez más competitivo.

Esto se debe a que, al considerar la pluralidad inherente a cada individuo, hemos adoptado formas de promover variedad de perspectivas sobre las relaciones con los clientes, nuevas tecnologías y formas de trabajar, además de permitir más procesos de brainstorming (lluvia de ideas) que, en consecuencia, aprovechan la creación de valiosas soluciones comerciales. En otras palabras, la paridad impulsa el rendimiento.

También te puede interesar: Todavía hay muy pocas mujeres dedicadas a la ciberseguridad.

Sin embargo, para considerar las singularidades y convertirlas en un activo valioso que respaldará el desempeño a largo plazo, las empresas deben enfocarse en socavar los desafíos que interfieren con la inclusión de grupos minoritarios, que se presentan desde la contratación, o la falta de ella – hasta la consecución de puestos de liderazgo. Arreglar un «paso roto» en la red de barreras de paridad no hace que una empresa sea más inclusiva ni elimina los problemas de base estructural.

La clave es transformar la cultura organizacional. En la medida que evolucionamos dinámicas de prácticas empresariales orientadas a la responsabilidad social, en términos de políticas y acciones afirmativas a favor de la diversidad, nos encontramos ante un entorno más positivo, horizontal y creativo.

Es necesario ser consciente del extenso proceso de segregación y exclusión de los grupos minoritarios que ha construido nuestra cultura y las estructuras sociales que también son la base de la desigualdad en el entorno empresarial. Así, juntar diferentes perspectivas y respetarlas para que coexistan simultáneamente significa borrar estereotipos y prejuicios, así como abrirse al valor que esta interacción puede aportar al negocio.

También te puede interesar: Los niños quieren ver más mujeres maravilla y panteras negras.

Una empresa inclusiva, además de adoptar una actitud empática con todos sus empleados, también invierte en accesibilidad, ofreciendo oportunidades para que los grupos socialmente vulnerables se capaciten y tengan espacio para crecer en el ámbito empresarial. Esta nueva mentalidad incluye desde políticas de contratación proactivas, sistemas retributivos más justos, atractivos y competitivos, hasta la creación de una red dedicada a la diversidad y la igualdad, en la que se organizan talleres de sensibilización entre todos los empleados, no solo los representantes de los grupos afectados.

Así, mantener este compromiso y potenciarlo continuamente tendrá un impacto positivo y duradero en las empresas y sus empleados. Después de todo, además de ser una parte importante de la democracia, la diversidad tiene una influencia beneficiosa y mensurable en los resultados de una corporación. Los equipos que exploran la pluralidad de experiencias suelen ser más creativos, innovadores, efectivos y receptivos, ya que la heterogeneidad es un principio fundamental para que entendamos, de manera efectiva, las necesidades de los clientes.

Cuanto más una empresa expande su desempeño en el mercado, mayor es la capacidad de respuesta a los movimientos del mercado. Por tanto, tiene sentido promover la diversidad y la capacidad de trabajar con diferentes públicos. Esto evita la creación de nichos negativos para la sociedad y ofrece una oportunidad única para expandir el desempeño de la empresa, así como su desempeño empresarial. Las empresas y la sociedad están agradecidas por eso.

Imagen: Pikisuperstar (Vía Freepik). 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos