Elegir un problema para resolver, no una idea

Problema

Por Andrés Barreto, Managing Director de Techstars

Empieza por identificar un problema. No empieces con una idea. 

Cásate con el stakeholder y el problema que pueda tener, no con la genial solución que crees tener.

Si comienzas con la idea de la solución, sin haber identificado bien el problema, es probable que tu solución se quede siempre buscando un problema que en realidad no existe o que no es tan significativo como creías.

La analogía de Michael Seibel lo explica bien:

Si estás junto a un amigo y su cabello está en llamas, apagar ese fuego sería lo único realmente importante para él. No le importaría si tiene hambre, si acaba de sufrir un doloroso rompimiento o si va tarde para una reunión. Su prioridad inmediata es apagar ese fuego. Si le entregaras una manguera (el producto o la solución perfecta), apagaría el fuego de inmediato y seguiría su camino. Si le entregaras un ladrillo, seguramente lo agarraría y trataría de golpearse la cabeza para apagar el fuego. 

Te puede interesar: ¿Cómo afrontar el fracaso en el emprendimiento?

Así que tu tarea es encontrar problemas tan graves que los usuarios estén dispuestos a probar soluciones, así sean imperfectas.

Ahora ¿cómo encontrar un problema que valga la pena?

Sigue estos consejos para identificar problemas que vale la pena resolver. Es más probable que encuentres una solución viable si es un problema que tú mismo has experimentado.

Checklist de problemas:

– El problema causa frustración

– Toma demasiado tiempo

– Es demasiado caro

Las personas ya están gastando dinero en una solución que no es la ideal

Este último punto es clave. Es muy fácil que te mientas a ti mismo diciéndote “yo pagaría por esto”, pero si ya estás pagando por una solución que no es ideal, entonces ésta deja de ser hipotética.

Mi sugerencia para que puedas entrenarte en pensar en el problema, antes que en la solución y lograr hacer los problemas más visibles es este: 

Tómate 5 minutos y anota 20 problemas, sin pensar deliberadamente en una solución, solo problemas. En este caso la cantidad es más importante que la calidad. 

Repite este proceso un par de veces y verás que cada vez es más fácil definir problemas sin preocuparse todavía por la solución.

Imágenes: Foto de Alex Green en Pexels

ENTER.CO

ENTER.CO

Somos periodistas, blogueros y personas de distintas profesiones con una enfermedad crónica en común: estamos obsesionados con la tecnología y la cultura digital y queremos contagiar a toda Latinoamérica con nuestra fiebre. Vivimos día y noche metidos en este mundo, con el único objetivo de traerles las noticias y novedades más recientes.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos