«Nunca reclutamos a nadie para Buggly»: Movimiento Pirata

Movimiento Pirata
Los piratas se desmarcan de 'Andrómeda'
Movimiento Pirata
Los piratas se desmarcan de ‘Andrómeda’

Luis Cano está nervioso. Es educador y activista de internet desde los tiempos de la primera Ley ‘Lleras’. Se metió en ese camino porque cree que esa iniciativa «nos convertía a todos en piratas«: a los estudiantes que usan la red y a los campesinos que siembran sus propias semillas. En dos años se convirtió en una de las cabezas visibles del Movimiento Pirata Colombiano (MPC). En el camino, pasó por varios grupos que fomentan el software libre, el hacking ético y la libertad de internet.

Desde que estalló el escándalo de las supuestas interceptaciones ilegales que se hacían en la sede de la comunidad Buggly, en Bogotá, su nombre salió en los medios. Algunas notas de prensa lo señalan de ser cómplice de Juan Carlos Mejía Durán en las supuestas ‘chuzadas’ no autorizadas. Una de esas notas fue reproducida por Anncol, un portal que siempre ha sido relacionado con las Farc. Esa es la que lo tiene más preocupado.

Según documentos de la Cámara de Comercio de Bogotá [PDF], Mejía Durán figura como representante legal del local en el que –según admitieron el Presidente de la República y altos mandos militares– funcionaba la fachada de una operación de inteligencia. En su perfil de Twitter, se describe como «Pirata de corazón«. Con esos retazos de evidencia y otros más –el MPC hacía algunas de sus reuniones allí–, algunos medios construyeron una versión de los hechos que Cano niega enfáticamente.

ENTER.CO habló con él. Esto es lo que dice que ocurrió.

«Vi el sitio y entré«.

Cano no niega su relación con el lugar: en julio de 2013, según dice, estaba buscando dónde hacer las reuniones del movimiento, que por entonces no tenían una sede fija. «Vi el sitio y entré«, relata. Lo hizo por su cuenta, sin que nadie le hubiera advertido nada. Pidió que le prestaran el lugar para alojar los encuentros y no hubo problema.

Mejía administraba el lugar. En poco tiempo, se hicieron «buenos amigos«. Incluso conoció a su  familia. Juan Carlos, según Cano, es santandereano, sargento retirado del Ejército y separado. Su oficio era el de su familia: preparar, servir y vender comida. Al menos al principio, no tuvo nada que ver con el hacking ético, la seguridad o los computadores; aunque lo último que aparece publicado en su Twitter son enlaces de seguridad informática.

De hecho, Mejía aparece en una antigua base de datos de proveedores de alimentación. Según le dijo a Noticias Uno el cocinero del restaurante, «lo conocía desde que trabajaba en Fontibón«. Probablemente se refiere al negocio familiar.

No era un hombre que contara con dinero. «A algunos nos pidió plata prestada, porque no tenía«, asegura Cano. Eso contrasta con varias versiones, conocidas por ENTER.CO, que afirman que la comunidad Buggly contaba con recursos económicos, que fueron muy notorios en un entorno como el de los activistas y los hackers, en el que la que la escasez es más frecuente que la abundancia.

Según Cano, Mejía estaba entregando su participación en Buggly cuando el MPC comenzó a reunirse allí. Otra persona del movimiento le dijo a ENTER.CO que el hombre un día les advirtió que era posible que la casa no pudiera volver a ser sede de los encuentros, pues él estaba vendiendo su participación.

Los nuevos socios

Los nuevos socios, según Cano, son quienes aparecían hasta hace pocos días en el caché de Google como los fundadores de la comunidad Buggly: entre otros, Carlos Betancur y Joany Alonso Guerrero. Betancur, como ya informó ENTER.CO, era una persona muy pública en la comunidad de hackers éticos de Bogotá y Medellín. De Guerrero, por otra parte, se dice –según una versión difundida por Blu Radio– que es mayor del Ejército.

«La relación de Juan Carlos con ellos era mala, se rompió«, cuenta Cano. Los nuevos socios no aparecían en las reuniones del MPC, no tenían nada que ver con eso.

A pesar de eso, con Cano sí había cordialidad. «Uno llegaba a cualquier momento y saludaba a ‘Caliche’ [Betancur]. Cualquiera podía entrar«. Como quien dice, cada uno en lo suyo. «Si hubiera visto algo sospechoso, nos hubiéramos dejado de reunir ahí«, agregó Cano.

De hecho, él no sospecha de ninguno de ellos. De ‘Caliche’ –como aun lo llama– admira «que era muy entregado a compartir el conocimiento y que respetaba la filosofía de comunidad«.

«Nos estigmatizaron«

Cano asegura que todo lo que dijeron de él y del Movimiento es falso, y que nunca estuvo vinculado ni a la operación de fachada ni, mucho menos, a las supuestas interceptaciones ilegales. «Nosotros nunca reclutamos a nadie para Buggly«, dice.

Sobre Mejía, solo señala que «saldrá a aclarar todo cuando sea tiempo«. Pero, como nos dijeron personas allegadas a él, Cano «mete las manos al fuego» por su amigo.

Tras las publicaciones, el activista buscó ayuda legal para intentar resarcir los daños que, asegura, le causaron algunos medios. Ya envió una solicitud de rectificación al portal que publicó la nota que considera más agraviosa. Pero, aun si logra que el sitio de noticias publique la retractación, el daño ya está hecho.

«El Movimiento está varado«, dice. El objetivo era intentar poner candidatos para las elecciones de Congreso del próximo mayo, pero no pudieron inscribirse porque no lograron reunir el dinero necesario.

Y ahora, peligra la realización de algunos eventos sobre seguridad informática en los que Cano está involucrado. Al parecer, hay quienes no quieren tener que ver con ellos luego de todo esto. «Nos estigmatizaron«, lamenta.

Imagen: cybriks (vía Flickr).

José Luis Peñarredonda

José Luis Peñarredonda

Un día me preguntaron sobre mis intereses y no supe por dónde empezar. Decidí entonces ponerlos en orden y dibujé un diagrama de Venn para agruparlos a todos: Internet, cine, periodismo, literatura, narración, música, ciencia, fotografía, diseño, política, escritura, filosofía, creatividad... Me di cuenta de que en toda la mitad de ese diagrama, en el punto en el que todos estos círculos confluyen, está la tecnología. Eso me llevó a ENTER.CO. Estudié Periodismo y Filosofía en la U. del Rosario. PGP: http://bit.ly/1Us3JoT

Ver todos los posts

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos