La Generación Z prefiere informarse por los influencers que en los medios

Generación z

La generación Z (nacidos entre 1994 y 2010) son nativos digitales, muchos de ellos no tienen recuerdos de un mundo sin celulares inteligentes. Esto trae algunas implicaciones sociales, su comunidad ya no solo se extiende a límites geográficos como compañeros de colegio y vecinos; en su lugar, sus relaciones son con las personas en Internet y esto también cambia a quién le atribuyen autoridad y veracidad de sus contextos sociales.

Un nuevo estudio del Observatorio de Internet de Stanford encontró que efectivamente la Generación Z confía más en la información y opiniones suministradas por los influencers que por los medios de comunicación. El estudio fue realizado por Jennfer Neda John que se centró en estudiar porque la desinformación de las elecciones estadounidenses del 2020 y el COVID-19 se hacían virales, mientras que datos e información por organizaciones científicas y medios no lograba trascender. La respuesta es muy sencilla, los jóvenes entre 9 y 24 años «crean y difunden información si tienen una sensación de identidad común con la persona que la compartió inicialmente», explica en el MIT Technology Review.

También te puede interesar: El 70% de la Generación Z usaría redes sociales para realizar compras.

«En este escenario, el conocimiento colectivo de una comunidad sobre en quién confiar y sobre qué temas contribuye más a la credibilidad que la identidad de la persona que hace una afirmación, incluso si esa identidad es la que comparte una persona joven», resalta Neda.

En la publicación también se resalta que 60 % de los adolescentes que usa las redes sociales y plataformas como YouTube para informarse y seguir la actualidad recurre a influencers. «Los creadores de contenido que han construido su credibilidad ven sus afirmaciones elevadas al estado de hechos, mientras que los expertos en la materia luchan por ganar terreno».

El estudio resalta que esto puede empoderar a grupos marginados y escuchar la versión desde diferentes puntos de vista; sin embargo, existe la posibilidad de generar mayor desinformación. De este modo, comunidades digitales, unidas por la identidad, podrían convertirse en víctimas de narrativas engañosas.

Imagen: Freepik. 

Diana Arias

Diana Arias

Soy comunicadora social de la Pontificia Universidad Javeriana, con énfasis en Producción multimedia y Periodismo, y Lingüista de la Universidad Nacional. Actualmente, estoy haciendo la especialización en economía de la Javeriana.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos