El experimento emocional de Facebook: legal, pero ¿ético?

Facebook ha sido cuestionado por el experimento que realizó sin el consentimiento de los usuarios.
Facebook ha sido cuestionado por el experimento que realizó sin el consentimiento de los usuarios.
Facebook ha sido cuestionado por el experimento que realizó sin el consentimiento de los usuarios.

Durante una semana del año 2012, como informó el diario The Guardian, Facebook realizó un experimento en el que alteró las noticias en la página principal de 689.000 personas con el objetivo de medir el impacto de los mensajes positivos y negativos en los usuarios. Así, se manipuló la visualización de estados, videos e imágenes para saber hasta qué punto podían contagiar las emociones de los usuarios en la red social.

Los resultados del experimento fueron publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés). Mediante el estudio, se comprobó que si los estados, videos e imágenes que se compartían tendían a ser tristes y apesadumbrados, el usuario tendía a publicar contenido de este tinte. Por el contrario, si el contenido era más positivo, el usuario participaba con publicaciones más alegres.

De acuerdo a los términos actuales de servicio de Facebook, los usuarios aceptan el uso de sus datos para análisis, búsquedas e investigaciones. Por esto, el experimento, en términos jurídicos, es legal. Sin embargo, según The Atlantic, el experimento genera dilemas éticos porque se mencionó si Facebook les había contado a los usuarios que su ‘news feed’ había sido alterado para la investigación.

El experimento ha sido cuestionado por académicos, usuarios en las redes sociales y en internet. La publicación de Sophie Weiner, en el blog Animalnewyork, durante el fin de semana pasado, llamó la atención sobre el estudio. La escritora afirmó: «Lo que muchos de nosotros temíamos ya es una realidad: Facebook nos está usando como ratones de laboratorio, y no solamente para definir a qué avisos publicitarios vamos a responder, sino para cambiar nuestras emociones».

Kate Crawford, profesora visitante en el Centro para Medios Cívicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts e investigadora principal de Microsoft Research afirmó que “es completamente inaceptable obligar a todo el mundo, mediante los términos del servicio, a participar en los experimentos”. El profesor de Derecho de la Universidad de Maryland, James Grimmelmann, afirmo en el sitio web Laboratorium que considera que el estudio no obtuvo la información de forma consciente y agrega que Facebook falló en sus propios términos con respecto al uso de la información.

El pasado fin de semana, Adam Kramer, uno de los investigadores que lideró el experimento defendió la ética de la investigación en su página de Facebook. Kramer afirmó que: “Al final del día, el impacto actual en las personas fue mínimo”. También, señaló que “nosotros siempre hemos considerado que la investigación se realizara cuidadosamente y hemos trabajado en mejorar nuestras prácticas internas”.

Imagen: mkhmarketing (vía Flickr).

Ximena Arias

Ximena Arias

Desde pequeña, el diario El Tiempo llegaba a mi casa. Siempre sentí una curiosidad enorme por ese pliego de papel que mis tías, mi mamá y mi abuela, especialmente ella, leían apasionadamente. Luego, me atreví a crear un periódico llamado “El grito” en el Colegio Cardenal Pacelli, institución en la que finalicé mis estudios de bachillerato. Así, comenzó mi gran pasión por el periodismo y los medios de comunicación. Intenté estudiar ciencias políticas, pero creí que el tiempo no me alcanzaba para tanto. Sin embargo, continúo amando este tema tan polémico. Ahora en enter.co quiero investigar sobre las consecuencias políticas y sociales de la tecnología. También, desde pequeña, crecí con las palabras de mi abuela quien decía que había estudiado sociología para saber las razones de la pobreza y la desigualdad en Colombia. Por esto, bajo su influencia, decidí estudiar la misma carrera en la Universidad del Rosario. Aún en proceso de grado.

Ver todos los posts

12 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • pues no sé si siquiera legal. si el contenido que sale publicado por una persona no fue oroginado pro esa persona sino por otra eso no es suplantación de identidad? tocaría mirar si las condiciones de uso que el usuario acuerda con facebook incluye el permiso de cambiar la información publicada en forma unilateral; si no, imagino que se les viene la demanda

    • No suplantaron la.identidad de nadie lo que hicieron fue resaltar en el news feed de las personas, las publicaciones tristes o alegres según el caso, por eso no es ilegal. El problema es ético por la manipulación de ese news feed…

  • pues no sé si siquiera legal. si el contenido que sale publicado por una persona no fue oroginado pro esa persona sino por otra eso no es suplantación de identidad? tocaría mirar si las condiciones de uso que el usuario acuerda con facebook incluye el permiso de cambiar la información publicada en forma unilateral; si no, imagino que se les viene la demanda

    • No suplantaron la.identidad de nadie lo que hicieron fue resaltar en el news feed de las personas, las publicaciones tristes o alegres según el caso, por eso no es ilegal. El problema es ético por la manipulación de ese news feed…

  • No es nuevo, el éxito
    de las redes sociales se basa en la mimesis «nuestros deseos se pueden
    configurar con base en los deseos de los demás» y para ello deben buscar
    patrones de comportamiento, sentimientos, ideas, gustos, tendencias, etc. Es así como pueden
    ofrecer nichos de mercado para que el consumismo haga lo suyo. Por lo tanto con el hecho de que libremente
    utilicemos el servicio nos exponemos a ser parte de ese tipo de estudios y
    experimentos. Si es ético?, depende de la finalidad, ojala como
    resultado de este estudio pudieran explorar otros campos, por ejemplo
    influenciar a los jóvenes al uso de anticonceptivos para reducir el
    embarazo adolescente.

  • No es nuevo, el éxito
    de las redes sociales se basa en la mimesis «nuestros deseos se pueden
    configurar con base en los deseos de los demás» y para ello deben buscar
    patrones de comportamiento, sentimientos, ideas, gustos, tendencias, etc. Es así como pueden
    ofrecer nichos de mercado para que el consumismo haga lo suyo. Por lo tanto con el hecho de que libremente
    utilicemos el servicio nos exponemos a ser parte de ese tipo de estudios y
    experimentos. Si es ético?, depende de la finalidad, ojala como
    resultado de este estudio pudieran explorar otros campos, por ejemplo
    influenciar a los jóvenes al uso de anticonceptivos para reducir el
    embarazo adolescente.

Archivos