El análisis de datos le ganó un contrato a Debryune en el MCI

análisis de datos
Kevin de Bruyne no utilizó un agente, sino una compañía de análisis de datos, para conseguir un contrato por 83 millones de euros.

Antes que nada, una recomendación. En 2011 se lanzó una película con el nombre de ‘El Juego de la Fortuna’ (‘Moneyball’ en inglés) que tiene como historia un pequeño equipo de béisbol, tras perder una temporada más, decide utilizar a un joven economista para seleccionar a los jugadores más adecuados y mantenerse dentro de los costos del equipo.

Y la recomendación viene, en ese artículo sobre fútbol y tecnología, porque esta es una elección que hoy muchos equipos están comenzando a aplicar. Se viene la Copa América y luego de esto la selección para la Copa Mundial de fútbol 2022 que se llevará a cabo en Catar. Los equipos (serios y dispuestos a llevarse la gloria) desde ya están comenzando a realizar la búsqueda. Agentes, presidentes de equipos y responsables de nóminas establecen una estrategia de compra, ventas y cambios para configurar su equipo ideal.

Pero un elemento que es fundamental para conseguir el balance perfecto está más allá de los instintos o las calculadoras que suman cuánto cuesta traer a X jugador. El fútbol, como la mayoría de cosas que valen la pena, está regido por las matemáticas y los datos. El futuro de los campeones está en el análisis de datos.

La edad, los goles marcados, las asistencias, los balones recuperados, el porcentajes de pases acertados y su capacidad de ganar balones aéreos, por solo mencionar algunas de las estadísticas que son necesarias al momento de calcular el valor real de un jugador en el equipo y, más importante, cuánto en verdad se le debería pagar por ser reclutado.

No estamos hablando de un ideal o de una teoría limitada a una película de Brad Pitt, sino que ha sido aplicada en equipos en el mundo real. Recientemente el jugador logró renegociar el contrato con el Manchester City utilizando la ayuda de Analytics FC, una compañía de análisis de datos. Bryune, de tan 29 años, aseguró un contrato por 83 millones de euros al comisionar un reporte que analizaba su desempeño pasado y proyectaba a futuro cuánto podría suponer para su equipo.

Te puede interesar: Copa América: la Conmebol se saltó la clase digital

El algoritmo creado toma una amplia gama de métricas, como los goles esperados y las asistencias esperadas, y calcula el efecto que ha tenido un jugador en las posibilidades de su equipo de marcar o conceder goles. Este valor de contribución puede luego ser comparado con jugadores clasificados en la misma categoría de edad y posición de diferentes ligas. Como resultado, Bryune pudo renegociar su posición sin la necesidad de contar con agente.

Métricas similares hoy son utilizadas para medir el desempeño de ciertos jugadores y realizar apuestas intentando pronosticar a los mejores jugadores en ciertos torneos o, para los más dedicadas, en la formación teórica de equipos ideales para ciertos encuentros. Por ejemplo, se podrá apostar en Betfair Colombia

Lo que nos indica es que las decisiones en la cancha no solo deberían estar en manos del técnico de turno, del presidente intentando salvar unos pesitos o de la opinión general. Situaciones como las de Bryun nos comprueban que hoy el fútbol debería asociarse con compañías expertas en análisis de data y utilizar la información recolectada para tomas decisiones inteligentes y acertadas. Lo que también implica, al mismo tiempo, que hay una enorme oportunidad para las compañías y emprendedores que le apuesten a la creación de algoritmos, cada vez más precisos y detallados, que utilizando las matemáticas y big data muestren con resultados su valor en la cancha. Incluso el equipo más pequeño se puede beneficiar al determinar si un jugador será una adición para toda una temporada o si, por el contrario, será talento desaprovechado.

La idea no es matar el instinto. El corazón y el pálpito siempre serán parte del fútbol. Pero la matemática y el análisis de datos están probando ser un jugador central. Y solo los ‘profes’ que lo saquen de la banca y lo dejen entrar antes podrán aprovechar por goleada de sus ventajas.

Imágenes: WikiCommons

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos