De la rubia a la hacker: la mujer STEM en la TV

Especial mujeres IT - febrero 2021

Si queremos mirar porque funciona de la manera en la que funciona el mundo, quizás la primera ventana a través de la que observar sea la pantalla chica. Diversos estudios han dedicado tesis enteras a indagar cómo el cine y la televisión no solo son un reflejo de nuestra época, sino que la moldean. Cómo las comedias, caricaturas y dramas crean una idea del mundo que validamos, muchas veces de manera subconsciente.

Así que si queremos mirar la razón por la que incluso en la década del 2020 todavía la penetración de las mujeres en cargos de tecnología es menor, quizás sea buena idea el mirar a los shows y películas que nos ‘educaron’. Puede que sea momento de revisar cómo se ha representado a las mujeres en estos roles y, quizás, darnos cuenta que una manera de invitar a más de ellas a carreras en tecnología, es dándoles un rol más activo en la televisión y cine.

No se trata de un tema de percepción. En 2018 The Lyda Hill Foundation, una organización enfocada en empoderar a la población en avances de ciencia y tecnología, realizó un estudio sobre la representación de géneros en cargos STEM en la televisión (siglas en inglés que se traducen a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Encontró, revisando shows que contaban con personajes en este tipo de especialidades, que los personajes masculinos sobrepasaban casi que por dobles números a los femeninos. Solo un 37% de mujeres STEM en la TV, en comparación con los 62.9% de hombres STEM, en shows entre 2007 y 2017.

La rubia que no entiende el WiFi

‘The IT Crowd’ quizás no sea tan conocida en este lado del hemisferio. La serie, de origen británico, tuvo un total de cuatro temporadas con seis episodios y un capítulo adicional a forma de ‘cierre’. Para los amantes de la tecnología y las comedias es algo así como un show de culto. Por buenas razones. Mucho antes de ‘The Big Bang Theory’, ‘The IT Crowd’ ya hacía bromas sobre la ineficacia de Windows Vista, las personas que saben cómo funciona el Internet o las ventanas de spam. También, por desgracia, es una de las primeras series en utilizar la imagen de la mujer inepta con la tecnología.

The IT Crowd comienza cuando Jen (Katherine Parkinson) consigue trabajo como supervisora del departamento de tecnología de una empresa asegurando que tiene ‘mucha experiencia’. El chiste aquí es que una persona que no tiene la menor idea de qué es siguiera IT consigue un trabajo supervisando a personas que sí tienen un conocimiento técnico de computadoras (el lugar común del jefe inepto). Es posible incluso argumentar que, en este sentido, no se trata tanto de una representación de la mujer negada con la tecnología, tanto como la de la persona que llega a un cargo por suerte.

Sin embargo, es el ejemplo perfecto de una idea que se perpetuó por años en la pantalla chica y grande. En la comedía la idea de la mujer que era inepta con la tecnología era mucho más usual que la del hombre. Aunque los roles masculinos podían no ser expertos, pocas veces se utilizaba la idea de la ‘chica que no entiende cómo funciona el WiFi’. Un arquetipo que, por desgracia, está de la mano con la idea de la chica popular y bella.

Es una mezcla que, por desgracia, se ha mantenido a lo largo de los años. Incluso en la época moderna, en la que las redes sociales o la Internet son de uso común, la ‘rubia popular’ entiende cómo utilizar su celular o navegar las redes sociales, pero todavía no se suele asociar por trabajos por fuera de aquellos que requieran alguna habilidad tecnológica.

La proto mujer STEM y La belleza científica

Sin embargo, sería injusto el asegurar que el rol de la mujer STEM (en especial aquellas enfocadas en tecnología) siempre ha sido omitido. En la década de los 80, en especial con  el surgimiento de los primeros movimientos feministas, comenzó a surgir la idea de que el atributo “inteligente y eficiente con la tecnología” no solo se debía asignar a los hombres. Como resultado comenzó a surgir un arquetipo que se puede definir como ‘la belleza científica’. Mujeres como la Dra. Christmas Jones de ‘James Bond: The World is Not Enough’ (1999) fueron representantes de la idea de que la mujer podía tener un nivel avanzado de conocimiento y ser una belleza. Por supuesto, también vale la pena mencionar que este rol inicialmente era poco común y en la mayoría de veces utilizadas por las cintas de acción (que tampoco  es que aprovecharan demasiado estos personajes y las utilizaban más como un token).

Estos roles son, sin embargo, problemáticos. Porque la etiqueta de mujer STEM se presenta más como un atributo añadido que como una característica que defina a estos personajes. Las chicas Bond pueden tener todos los diplomados y doctorados que quieran en su pared. Pero en ningún momento representan estas profesiones más allá de aquellos en los que sirve a la trama. Peor aún, muchas veces se suele superponer otros aspectos ‘femeninos’ a estos personajes antes que el hecho de que sean profesionales en campos de las ciencias.

Este último punto es importante, porque de manera curiosa no fueron las cintas de biografía o los dramas los que popularizaron la idea de la belleza científica, sino los de acción. La explicación lógica es que mientras avanza la década y la tecnología comienza a tomar un rol mayor en las tramas de estas cintas, la inclusión de una mujer STEM comienza a mezclarse con estos roles. Es algo que además comienza a tomar mayor fuerza con la aparición del ‘hacker’, que de manera curiosa suele ser uno de los roles que mayor frecuencia se suele ofrecer a mujeres. Una explicación sencilla de su aparición prematura está en que permite un rol de ‘asistente’. Tenemos ejemplos como Trinity de ‘Matrix’ o Felicity Smoak de ‘Arrow’ o ‘Natalie Portman’ en el MCU. ‘La Hacker’ permite todavía tener un rol subordinado, al mismo tiempo que transforma el papel pasivo que suele asignar a las mujeres y dejar a los hombres con su papel de ‘figura de acción’. La mujer STEM de tecnología en la mayoría de estos casos apoya, brinda soporte, pero pocas veces es el centro de la historia.

En este punto también es importante mencionar cómo la idea de la ‘hacker’ de alguna manera se ha fusionado con la idea que dejaron los 90 de la contracultura. La programadora de las cintas de acción se suele representar con los rasgos de la rebelde contracultura: solitaria, posiblemente una estética punk y si se pueden agregar uno o dos piercings para corroborar que efectivamente estamos frente a una mujer que sabe manejar computadoras, porque no se puede hackear sin tener tener el look de un anarquista.

Las STEM que rompen estereotipos

Hay una respuesta e historia rápida para todos aquellos que desestiman la necesidad de mayores roles STEM en la mujeres. En 1993 se estrenó los Expedientes Secretos X. La serie fue revolucionaria por varios motivos. Una de ellos fue la forma en la que presentó a la agente del FBI, la Dr. Dana Scully (interpretada por Gillian Anderson). Scully no fue la primer mujer mujer STEM en la TV, pero si la primera cuya relación con la ciencia no estaba precedida por una con otro hombre en la pantalla. Era una mujer multidimensional, cuyo escepticismo y conocimiento científico sobresalían en un mundo en el que la mujer STEM era alguien que solía el olvidar los datos ‘cuando los sentimientos entraban en juego’.

La popularidad del personaje llevó a lo que hoy se conoce como el ‘Scully Effect’ o ‘Efecto Scully’, en español. De manera sencilla, se trató de la influencia que tuvo este personaje en las mujeres que vieron los ‘Expedientes X’ y decidieron seguir carreras STEM, ya fuera en campos como la ciencia, estudios forenses, química o biología. Varios estudios han buscado medir este fenómeno por fuera de las percepciones y han encontrado que, en efecto, las mujeres dentro de estos campos reconocen la importancia que tuvieron estas figuras en su decisión de ingresar a carreras dominadas en cargos por hombres

Es un fenómeno que se ve cada día en más series, que buscan salir de estos estereotipos creados y dar roles a las mujeres en cargos STEM que no estén atados a una figura superior masculina o que al menos reflejen una capa de profundidad mayor a la ‘belleza científica’. La serie ‘Sillicon Valley’ durante sus seis temporadas contó con diversos personajes femeninos que mostraron diferentes tipos de mujeres en el segmento de la programación o incluso aquellas dentro de los aspectos más corporativos de la tecnología. La serie incluso realizó burlas a la ausencia de este tipo de roles en los equipos de trabajo (y la manera en la que HR puede terminar por empeorar la situación) o cómo se juzgan sus roles y sus contribuciones a la industria. Se trata de un avance, incluso si la serie no puede (en su intento por reflejar y hacer una parodia a Sillicon Valley) dejar estos roles de lado.

En el mundo de la tecnología el llamado está a presentar a las mujeres en estos roles, sin que tenga que haber un atributo adicional. Cada día son más las series que no temen incluir en los equipos de trabajo ficcionales de empresas de desarrollo una que otra mujer, que sirve un rol más allá de ser el token inclusivo. Las presentan como líderes de emprendimientos (que no son páginas de belleza o apps de citas), por ejemplo en ‘Russian Doll’ de Netflix. O las incluyen como científicas que son algo más que una ‘bomba sexy en bata’, como puede ser el caso de . De manera curiosa, no es la TV o la pantalla grande quienes han comenzado a hacer estos avances de manera más frecuente, sino los creadores de contenido.

 

Este contenido es patrocinado por Media Commerce, «Media Commerce es el sueño de un  grupo de profesionales quienes tenían una misma visión: desarrollar un operador de telecomunicaciones diferente, con una alta capilaridad, costos asequibles al sector corporativo y con una red con tecnología de punta, teniendo como soporte la fibra óptica como medio de transmisión. Tras 14 años de crecimiento, Media Commerce hoy es una telco multilatina con presencia en Colombia, Perú y Ecuador, con un amplio portafolio de soluciones digitales que van desde servicios de nube, herramientas colaborativas y seguridad informática, que convierten a esta empresa en ese aliado estratégico con el que siempre se desea contar.» 
Imágenes: montaje en ENTER.CO
Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos