Un estudio estadounidense encontró que usar el celular, navegar Internet y ver televisión, entre otras cosas, son nocivas para el ser humano.
Esta es la realidad de millones de personas. Foto: Sebastian Fritzon (vía Flickr).

Esos aparatos tecnológicos que tanto estiman las personas y que usan con una frecuencia casi adictiva son, para muchos, una bendición. Hacen más fácil y divertida la vida, pero también tienen un lado oscuro, y no se trata de sus elevados precios. Según un estudio realizado en Estados Unidos, nuestra pasión por la tecnología es nociva para la salud.

De acuerdo con la National Sleep Foundation (Fundación Nacional del Sueño), el 95% de los adultos estadounidenses usan un aparato electrónico en la hora que antecede su ida a la cama. Esto lleva ocurriendo desde la época dorada de la televisión, pero hoy en día la tendencia es mucho mayor dada la amplia variedad de aparatos que usamos y los diferentes tipos de experiencias que ofrecen.

La principal culpable de robar el descanso de los ‘tecnomaniacos’ es la luz que emiten nuestros gadgets y televisores. “La exposición a luz artificial entre el atardecer y el momento en que nos acostamos a dormir suprime la liberación de la hormona que promueve el sueño llamada melatonina, incrementa nuestro estado de alerta y desplaza los ritmos circadianos hacia una hora más tardía, haciendo que sea más difícil dormirse”, dijo el doctor Charles Czeislerdel, del Harvard Medical School and Brigham Women’s Hospital.

Si las cosas quedaran ahí, uno podría pensar que es muy malo ver TV en pantalla gigante antes de dormirse, pero que de pronto ver una película en un tablet o navegar la Red en el portátil –dos fuentes de luz artificial mucho menores que una pantalla de 50 pulgadas– no es tan grave. El problema es que si bien la villana principal es la luz artificial, su cómplice en el hurto de sueños es la atención que requiere cada aparato.

Según el estudio, aparatos como portátiles, tablets y smartphones pueden emitir menos luz, pero son más dañinos porque mantienen más alerta al usuario, causando que sea aún más difícil dormirse. También pueden causarle ansiedad al usuario mientras intenta descansar, pues muchos no apagan su celular o computador al dormir por esperar una llamada, un mensaje o que termine una descarga.

¿Se considera usted una víctima del insomnio ‘tecnoinducido’? ¿Qué tanto duerme diariamente y qué es lo que más lo mantiene despierto por las noches?

Luis Iregui V.

Luis Iregui V.

Soy un adicto a la tecnología. Lo acepto y lo celebro. Como buen adicto, tengo toda una historia detrás de mi condición. Comencé con una obsesión por los videojuegos que con los años se transformó en una pasión por todas las cosas relacionadas a la tecnología. Esta manía me ha llevado a mantener mi cuenta bancaria en ceros, siempre a la merced del último gadget, el último juego o el último celular. Intenté satisfacer mi adicción estudiando sistemas en Estados Unidos, pero no quedé convencido y terminé desubicado en Los Andes, graduado como abogado pero frustrado por no tener un futuro tecnológico claro por delante. Para mejorar mi situación, comencé una página dedicada el cubrimiento del mundo de los videojuegos (lapaginadejuegos.com), pero incluso eso no fue suficiente para satisfacer mi apetito digital. Después de muchas vueltas, llego a ENTER.co con el sueño de convertir este sitio en el lugar de referencia para los adictos latinoamericanos como yo, que jamás están satisfechos y viven al borde de sus sillas, pendientes de todo lo que ocurre en el maravilloso mundo de la tecnología.

Ver todos los posts

23 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.