La fuente de la juventud puede estar en el trabajo de Rodolfo Llinás

Juventud

La humanidad siempre ha buscado una forma para mantener eternamente la juventud. A sabiendas de que es una imposibilidad, de que el tiempo avanza irrefrenablemente, solo nos quedó un arma para mitigar la decepción de esa certeza: la ficción.

JuventudEntonces, los artistas se inventaron mil formas mágicas para darles a las personas el maravilloso don de la longevidad y, en muchos casos, de la inmortalidad: el retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, o la fuente de la eterna juventud que aparece en tantos relatos y mitos, desde la Antigua Grecia hasta los modernos Piratas del Caribe, entre otros tantos, por ejemplo.

Sin embargo, la ciencia también ha hecho su parte y, aunque no garantiza inmortalidad o juventud eterna, sí ha logrado que vivamos más tiempo. Ahora, el colombiano Rodolfo Llinás está trabajando para que ese ratito que es la vida sea un poco más largo.

Llinás, que se ha dedicado a estudiar el cerebro y las neuronas en universidades de Australia y Estados Unidos, ahora está enfocando su investigación en la autofagia, un sistema de limpieza intercelular que, cuando empieza a fallar, causa que envejezcamos, como explica el científico bogotano, citado por Efe en una nota de El Colombiano.

El calamar tiene la clave de la juventud

“La senectud es un problema de autofagia, estamos hablando de los microorganismos por los cuales nos hacemos viejos y se dañan las células”, agrega Llinás, que tiene como objeto de investigación al calamar porque, según explica, tiene una sinapsis gigante, lo que le permite saber cómo funcionan y dejan de funcionar las células cerebrales.

“Vengo de estudiar el calamar la semana pasada y sigo, porque el calamar tiene una sinapsis gigante; la

Juventud
Oscar Wilde, autor de ‘El retrato de Dorian Gray’.

sinapsis es la unión entre dos neuronas y esa unión tiene una cantidad de propiedades increíbles que no se conocían, muchas de las cuales yo las he descubierto”, añade el científico que hizo parte del programa Neurolab de la Nasa en 1998, citado por Efe en una nota de El Espectador.

Este trabajo no tiene nada que ver con la búsqueda de la eterna juventud. Estudiar la autofagia es para Llinás “muy interesante porque optimiza la vida”, entonces, es necesario saber cómo funciona y si de esa manera se pueden desarrollar drogas que ayuden a retrasar el envejecimiento, aunque esta investigación está en las primeras etapas.

Así, pues, la ciencia nos puede dar otros años más de vida para que sigamos creando en la ficción esas herramientas mágicas que nos da la eterna juventud, esas armas imposibles que nos permiten luchar contra el tiempo. Como dice el propio Oscar Wilde en ‘El retrato de Dorian Gray’, “la juventud es lo único que vale la pena tener”.

Imágenes: janed13 (via: Pixabay) y Rodolfo Llinás (vía: Facebook)

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

View all posts

Archivos