Máquina moral: ¿salvar al bebé o al anciano? ¿A la mujer o al hombre?

Muerte

Imaginemos el siguiente panorama: una buena mañana te despiertas como empleado de una de las empresas más antiguas del Universo, La Muerte Inc., en donde cada empleado usa un bello uniforme que consiste en una túnica negra y una guadaña. Tu trabajo es decidir quién debe morir en accidentes automovilísticos causados por fallos en carros autoconducidos o autónomos.

Parece una dura labor que no es para cualquiera, así que es mejor que te pongas a prueba antes de empezar. Por suerte, existe una herramienta llamada Moral Machine, creada en 2014 por el Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), de Estados Unidos. Se trata de un ‘juego’ basado en el dilema ético del tranvía.

Si no lo conoces, este es el dilema del tranvía: un tren pierde el control y va por una vía en la que hay cinco personas atadas. Sin embargo, existe la opción de activar una palanca para desviar el vehículo, pero en el otro camino hay una persona atada ¿usas la palanca?

Muerte

La respuesta en este caso parece simple, pero el dilema del tranvía tiene distintas variantes. Muchas de ellas se exploran en el Moral Machine, en el que, básicamente, programas un carro autónomo para que decida a qué le debe dar prioridad hacer en caso de perder los frenos. Eres algo así como una ‘Muerte perezosa’ que usa sus conocimientos para que todas las decisiones futuras sean automáticas.

¿El cuadro o el perro?

Las situaciones que encuentras en el juego no solo te ponen a decidir entre una o varias víctimas, sino que debes hacer tu elección teniendo en cuenta otras características: edad, situación económica, estado físico, género, respeto de leyes, especie animal (sí, debes decidir si salvas a un perro o a un niño) y otras variables, lo que pone a prueba tu ética; como en pregunta de reinado de la belleza, pero más complejo.

Para leer más sobre carros autónomos, ingresa a este enlace.

Al final, la página te muestra tus resultados y los compara con las decisiones tomadas por otros usuarios, lo que te permite ver tus preferencias. Además, en el sitio encuentras otras herramientas que te permiten crear tu propio dilema moral o jugar a decidir entre distintas versiones del clásico dilema del tranvía. Si quieres volver a empezar, encontrarás situaciones diferentes.

Ahora sí, ¿estás listo para poner a prueba tu capacidad moral en tu trabajo como la Muerte que programa carros autónomos? Entonces, y sin perder más tiempo, ingresa a la Moral Machine y, como diría Jigsaw, ¡que empiece el juego!

Imágenes: capturas de pantalla Máquina Moral.

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos