Aprende a tener una lectura más comprensiva con estos consejos

Lectura

«No me regalen más libros porque no los leo, lo que he aprendido es porque lo veo». Si te identificas con esta frase de la canción ‘La vuelta al mundo’ de Calle 13 porque, cuando lees, debes releer varias veces porque no logras comprender todo a la primera, debes saber dos cosas: no eres el único y hay formas de solucionarlo para que puedas pedir más libros de regalo, llenar tu biblioteca y no volver a decir que prefieres la película, porque nunca es lo mismo.

Una fuente de ayuda para solucionar este problema viene de la mano de Ipler, empresa dedicada a cursos personalizados de preicfes, matemáticas, lectura rápida y lectura comprensiva. Ellos, que son expertos en el tema, saben la importancia y los beneficios de tener una lectura comprensiva.

«Los aportes de la lectura comprensiva son muchos, pues ayuda a retener la información que se lee; ahorra el tiempo que usualmente inviertes releyendo una y otra vez la misma oración o párrafo; favorece la concentración y motivación por los textos; ayuda a optimizar las habilidades comunicativas; da la capacidad de articular las partes de un texto para entender el sentido global de la lectura, y contribuye a un mayor rendimiento académico o laboral, entre otras», asegura Leydi López, Psicóloga de Ipler.

El primer paso para mejorar la lectura comprensiva

LecturaAunque muchos creen que no comprender textos es una cosa de falta de concentración, un equipo de expertos de Ipler identificaron otras razones. Además, muchas personas puede que no hayan notado que no son buenos para comprender lo que leen. Por esa razón, según los expertos, primero que todo hay que hacerse estas preguntas para saber qué tan buena comprensión de lectura tenemos:

1. ¿Tienes conciencia lectora? Es decir, ¿te das cuenta de lo que estás leyendo, identificando las generalidades y los detalles en la lectura?

2. ¿Te concentras y prestas atención a lo que lees sin tener en cuenta los distractores?

3. ¿Reaccionas frente al texto y respondes al mensaje de la lectura con interés, asombro e
imaginación?

4. ¿Infieres información? Es decir, ¿deduces o concluyes datos implícitos en la lectura sin requerir que el texto lo diga de manera textual?

5. ¿Asocias conocimiento? Es decir, ¿relacionas la nueva información del texto que estás leyendo con conocimientos previos?

6. ¿Puedes opinar y expresar tus puntos de vista sobre los temas que leíste y con argumentos?

La cantidad de veces que hayas respondido «no» a esas preguntas indican una disminución de tu nivel de comprensión de lectura. Ahora la pregunta que queda es ¿de qué forma puedes solucionarlo? ¿Cómo adquieres hábitos de lectura comprensiva adecuada?

Consejos para mejorar tu comprensión de lectura

Según Ipler, hoy en día hay muchas personas que ya cuentan con hábitos de lectura comprensiva porque se han entrenado desde la infancia. Sin embargo, si aún no los tienes, y quieres adquirirlos, puedes comenzar así: planea una parte de tu tiempo diario para dedicarlo a la lectura; haz uso de un espacio apropiado, según tus necesidades, y controla los distractores.

Además, es importante adquirir una metodología diferente a la que tienes en este momento, que quizá no está funcionando. Para ello es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones sobre acciones comunes relacionadas con la falta de lectura comprensiva.

1. ¿Te aburres o te duermes cuando lees?

Procura disponer de un lugar tranquilo e iluminado, además de programar tiempos adecuados de lectura, en horarios viables y no al final del día o cuando te sientas muy cansado.

2. ¿Sientes que no comprendes lo que lees?

Es importante que determines la función del texto, la razón por la cual deseas abordarlo, que te
permitan generar preguntas orientadoras que te ayuden a identificar los datos más relevantes del texto. Igualmente, procura no tener agentes distractores en tu ambiente de lectura.

3. ¿Recuerdas el tema central cuando lees un texto?

Cuando lo identifiques, usa la estrategia de resaltado o subrayado para que puedas segmentar la información y tener la capacidad de estructurarla para luego poder archivarla y tenerla a la mano cuando la necesitas.

4. ¿Ha afectado tu vida profesional o académica?

Cuando esto suceda, debes considerar buscar métodos que te permitan minimizar las consecuencias de las dificultades que estás presentando, pues no hacerlo a tiempo aumentará las consecuencias.

5. ¿Qué métodos de lectura utilizar?

Utiliza una lectura integral y comprensiva, que te permita identificar los detalles más relevantes del texto. Procura hacerlo utilizando estrategias para la segmentación de la información. Trata de determinar tiempos ejecutables y no tan extensos para la lectura, sin distractores y con los descansos requeridos.

Imágenes: StockSnap

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos