Consejos para que domestique su red Wi-Fi

Enrutador Wi-Fi

Enrutador Wi-Fi

Hace unas semanas aumenté la velocidad de la conexión a Internet en mi apartamento. Aunque los 10 Mbps que tenía eran suficientes para trabajar, se quedaban cortos para utilizar servicios como Netflix en habitaciones diferentes a mi estudio, que es el lugar en donde está instalado el enrutador que me conecta a Internet.

Contraté una conexión de 25 Mbps, que ofrecía una promoción muy atractiva: durante seis meses me duplicaron la velocidad. La instalaron en el estudio, el lugar en el que trabajo, y el incremento en rendimiento fue espectacular, no solo por los 50 Mbps de bajada, sino por la velocidad de subida, que en esta conexión es de 25 Mbps (esa capacidad es clave, por ejemplo, para adjuntar archivos muy grandes a un correo, actualizar servicios como Dropbox o transmitir video desde una cámara IP).

Pero me llevé una gran sorpresa al usar la conexión fuera de mi estudio: la velocidad no pasaba de 3 Mbps a unos cuatro metros del enrutador. La velocidad de las conexiones inalámbricas Wi-Fi se degrada con la distancia y los muros, pero esto era ridículo, así que llame al operador. Este envió una actualización que mejoró un poco el rendimiento fuera del estudio, pero sin alcanzar ni siquiera los niveles de mi antigua conexión de 10 Mbps. Me dijeron que ellos podían garantizar la velocidad del servicio en conexiones cableadas (Ethernet), pero no Wi-Fi, porque había otros factores involucrados, como el grosor de los muros o la cantidad de paredes.

Aunque estaba molesto, decidí darle un enfoque proactivo al problema. En efecto, la conexión funciona bien si la uso cableada; de hecho, excede lo que me prometieron, ya que suele registrar casi 60 Mbps de bajada y 30 Mbps de velocidad de subida (la probé con SpeedTest.net). Y explico a qué me refiero con cableada: yo no conecto mi PC de escritorio de forma inalámbrica al enrutador del operador, sino a través de un cable Ethernet, ya que así obtengo la velocidad total, sin la degradación que sufren las redes Wi-Fi.

La ubicación del enrutador puede ser incluso más importante que la velocidad que contrate para tener una buena señal Wi-Fi en las demás habitaciones de su vivienda.

Mi estudio tiene muros bastante gruesos, así que la clave era sacar la señal inalámbrica de forma directa, sin obstáculos (pensé en tender cable Ethernet por todo el apartamento, pero un arquitecto amigo me hizo entender lo espantoso que se vería, incluso con canaletas). Entonces, moví el enrutador del lugar en donde lo había instalado el operador (un escritorio en un rincón, lejos de la puerta), y lo puse elevado en el otro extremo del estudio, sobre una biblioteca, en un sitio en donde tiene línea directa a través de la puerta con una sala de estar (de esa forma la señal sale del estudio sin obstáculos). Para ello tuve que usar una extensión eléctrica y varios metros de cable Ethernet, pero por fortuna el cable de fibra óptica que dejó el operador era suficientemente largo.

Solo cambiando de sitio el enrutador, la velocidad subió de 5 Mbps a cerca de 20 Mbps en el estar de televisión que hay fuera de mi estudio (y en otras dos habitaciones cercanas). Eso quiere decir que la ubicación del enrutador puede ser incluso más importante que la velocidad que contrate para tener una buena señal Wi-Fi en las demás habitaciones de su vivienda.

Como igual tenía otras zonas en donde no había buena señal (el comedor y la sala, que están bastante alejadas del estudio), conecté a la nueva red un repetidor de señal Wi-Fi que había comprado hace unos años (un Linksys RE1000). Pero la clave es que lo colgué en una pared en la que recibe la señal del enrutador del estudio de forma directa, con línea de vista (sin ningún obstáculo físico entre ellos); y, a su vez, ese repetidor permite enviar la señal a otras zonas de mi apartamento sin obstáculos. Pese a ser un dispositivo antiguo, se conectó fácilmente a la nueva red, y me permitió alcanzar entre 12 y 15 Mbps en el comedor. Solo persistía un problema: la velocidad en la sala, que es el lugar más alejado del estudio, llegaba apenas a 2 Mbps.

Entonces caí en cuenta que había hecho todas las pruebas de velocidad con un portátil Windows no tan reciente, que usa la versión 802.11n de Wi-Fi. Así que usé un portátil Mac más reciente (con versión 802.11ac, que es más moderna) para medir la velocidad en los mismos puntos, y el resultado, aunque obvio, es interesante: logré velocidades dos o tres veces más altas en el sitio más lejano (la sala), pese a que el enrutador que instaló mi operador no maneja la versión ‘ac’ de Wi-Fi (ese router es 802.11n).

Por eso, si tiene problemas con su señal Wi-Fi, mis consejos son estos. Primero, no conecte de forma inalámbrica el computador que tiene al lado del enrutador, sino a través de un cable Ethernet (eso le da la velocidad total, sin degradación). Segundo: si la señal no es buena fuera de la habitación en la que le instalaron el enrutador, muévalo de forma que la señal salga sin obstáculos de ese sitio (es decir, por la puerta, sin muros de por medio). Tercero: compre un repetidor Wi-Fi de buena marca (es más fácil de configurar) e instálelo en un lugar que tenga línea de vista directa con el enrutador. Cuarto: si su portátil o tablet es muy antiguo, quizás deba considerar cambiarlo, ya que las versiones recientes de Wi-Fi brindan mucho más alcance.

Imágenes: iStock

Javier Méndez

Javier Méndez

A mediados de los años 80 tuve un paso fugaz por la facultad de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de los Andes, pero me tomó pocos meses descubrir que escribir código era mucho menos apasionante que escribir artículos. Desde entonces pienso que la tecnología es más divertida cuando se la disfruta desde afuera que cuando se la sufre desde adentro. Y aunque mis primeros pasos en el periodismo los di en la sección deportiva de El Tiempo, era cuestión de tiempo para que aterrizara en el mundo de la tecnología. Llevo 28 años escribiendo sobre este tema, primero en El Tiempo, y ahora en la revista ENTER y EmpresarioTek.co.

Ver todos los posts

5 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Muy pobre articulo, permita que lo diga. por otra parte los repetidores de señal tendrán casi la misma suerte en cuanto a la señal que su router, ya que tienen el mismo principio y se ven afectados por los obstáculos y la distancia al router. Le sugiero pruebe el Kit Extensor Powerline WiFi AV500 a 300 Mbps. que no repite la señal que toma del wi-fi de su router, sino que se transfiere directamente desde el router por la red eléctrica de su casa. Lo probé y es excelente. así que los extensores de rango como los que recomienda ya están mandados a recoger. Por favor actualicen su tecnología para así poder recomendar mejor. les dejo el link http://www.tp-link.es/products/details/cat-18_TL-WPA4220KIT.html

  • Cabe resaltar que el estándar promedio de velocidad de WiFi 802.11n es de 100 mbps y que no debería haber una diferencia tan drástica entre el Mac con 802.11ac y el portátil viejo, lo cual probablemente se deba simplemente un problema de actualización de drivers de la tarjeta inalámbrica de parte del portátil.

    Otra cosa interesante es que la mayoría de repetidores en el mercado tienen limitaciones respecto a la potencia que manejan vs. la potencia a la cual pueden operar, por lo que una opción mucho más barata y considerablemente mejor es comprar un router nuevo e instalar un firmware de terceros como DDWRT o Tomato para poder desbloquear sus capacidades reales de transmisión.

    Adicionalmente, también es interesante buscar antenas en páginas como Aliexpress o Gearbest que tengan mayor potencia, de 20 a 30 dB para generar una mayor señal de transmisión y superar los routers convencionales con ayuda de los firmware terceros.

    Mi caso: Realmente he tenido resultados excelentes con un Router viejo TP-Link WR741ND v. 4. Lo tenía por ahí haciendo nada y el router Archer C7 que tenía sacó la mano de un momento a otro. Me resolví a poner el 741 pero me daba una señal y velocidad de transmisión muy inferiores a lo que daba el C7, así que me puse a investigar…

    Finalmente, le puse el DDWRT de los betas que publican en el foro Atheros, y le compré una antena de 30 dB en Aliexpress que me salió por 6 dólares con envío. Oh gigantezca y maravillosa sorpresa cuando pruebo el combo junto y vaya, viviendo en un tercer piso, la señal de Wifi me llegaba hasta el parque enfrente de mi casa y le sobraba potencia para cubrir los 120 metros cuadrados con todo y muros a una velocidad de 25 mbps constante en todas partes.

    Quedé satisfecho y hasta el día de hoy, después de un año y medio, sigue fuerte el pequeño. 🙂

  • El problema son esos router que instalan los operadores, como los ZTE (remanufacturados) que instala la ETB en su servicio de fibra óptica. Así es complicado disponer de una buena administración de la red doméstica de WiFi.

  • Hay que tener en cuenta que la señal wifi va por el aire y esta propensa a variar por cualquier cambio en el ambiente, varia hasta por la luz solar, al ser una honda tiende a distorcinarse, asi que tengas un muy buen router en algún momento o algún factor se va a ver afectada, ya son problemas de la tecnología en si y es dificil de solucionar uno puede encontrar algunas formas para mejorar la cobertura de la señal, pero siempre se van a tener inconvenientes.

Archivos