«Al país lo miden con datos antiguos», dice la Ministra de Comunicaciones (entrevista)

 A la ministra de comunicaciones, María del Rosario Guerra, no le pareció particularmente extraño que todos los niños de una escuela de Sucre levantaran la mano cuando les preguntó quiénes habían usado un computador. Aunque se trataba de una escuela para niños de estratos uno y dos, ella supuso que habían tenido acceso a los PC en cafés Internet. Para su sorpresa, sin embargo, la mitad de los 40 niños presentes le dijeron que tenían un computador en su casa cuando les preguntó en dónde habían utilizado los equipos.

Guerra cita este episodio reciente, que se produjo durante el lanzamiento del programa Sincelejo Digital, para mostrar cuánto ha cambiado el país en materia de tecnología en los últimos dos años.

¿En el censo del 2005, el 16 por ciento de los hogares tenía un computador. Pero no nos debe extrañar que lo que sucedió en el 2007 (las ventas de PC crecieron 66 por ciento) y lo que está pasando este año (los despachos siguen disparados) lleve al país a dar saltos de 40 o 50 por ciento en incremento de hogares con computador¿, afirma Guerra.

Ella explica que en los últimos dos años Colombia ha tenido un desarrollo muy fuerte en varios frentes -como banda ancha y acceso a PC-, pero el país sigue ocupando posiciones secundarias en las mediciones de acceso a la tecnología de algunas entidades internacionales porque estas se están realizando con datos antiguos.

Sobre ese y otro temas relacionados con su cartera, en la que está próxima a cumplir dos años, habló la ministra Guerra con EL TIEMPO.

 

Si los principales indicadores locales del sector muestran un importante avance, ¿por qué en los escalafones internacionales el país se ubica en puestos secundarios y en algunos casos se retrocedió?

Esto es relativo. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el Foro Económico Mundial introdujo en su última clasificación cinco nuevos países, lo que afectó la ubicación de Colombia. Además, este organismo sigue trabajando con información del 2004 o el 2005, y los grandes saltos del país en materia de TIC (tecnologías de información y telecomunicaciones) se dieron en los años 2006 y 2007.

Los ministerios de Comunicaciones y de Comercio, Industria y Turismo le hemos expresado al Foro Económico Mundial esta preocupación, pero el argumento del organismo es que para poder realizar el escalafón se utiliza la última información comparable de todos los países, que en algunos casos es del 2004 y en otros del 2005.

Sin embargo, yo tengo confianza en que en el 2009 vamos a ver reflejado nuestro avance en este tipo de clasificaciones.

 

Uno de los peores indicadores del país en el reporte del Foro Económico Mundial es la penetración de computadores, con 4,1 equipos por cada 100 habitantes. ¿Las cifras recientes son mejores?

Nosotros arrancamos con un indicador de 4,6 computadores por cada 100 habitantes en el año 2006 y fue tal el crecimiento del 2007 que cerramos el año con 8,4 equipos por cada 100 colombianos.

El año pasado las ventas de computadores crecieron entre el 62 y el 66 por ciento, y cerramos con casi 1,1 millones de computadores nuevos en el mercado. Ojalá ese resultado ya se pueda incorporar en las cifras de este año del Foro Económico Mundial. Pero, sin duda, la penetración de computadores es un lunar que no nos favorece.

 

¿Qué se puede hacer para mejorar el acceso a los PC?

Tenemos varias estrategias. La que más ha impactado al mercado es la eliminación del IVA en los computadores con un valor inferior a 1,74 millones de pesos.

La segunda estrategia corre por cuenta de los operadores, como la ETB, que ofrece a sus clientes un paquete de conectividad que incluye no solo el acceso a Internet sino el computador. Creo que esto va a ayudar muchísimo.

Nosotros estamos trabajando con estudiantes universitarios para ayudarles a conseguir equipos financiados mediante el Icetex. Este programa no avanza tan rápido como quisiéramos, pero yo creo que este año va a despegar.

La tercera más que una estrategia es una tendencia: se comienza a registrar con sorpresa -como sucedió con la televisión- que la gente está comprando computador para ganar estatus. Es increíble como la gente se está endeudando para tener su equipo.

 

¿Qué tanto se ha avanzado en los cambios anunciados con el llamado Decreto de Convergencia?

El decreto ha tenido un impacto muy positivo. Por ejemplo, en telefonía de larga distancia ya hay más de 22 nuevos operadores. Esto se complementa con el decreto de las zonas francas especiales, donde dos empresas de larga distancia ya recibieron su autorización y una tercera se encuentra en trámite.

Otros temas que hay que destacar y que se desprenden del Decreto de Convergencia tienen que ver con la expedición, por parte de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT), de las resoluciones que modifican el régimen de protección al usuario y que reducen los cargos de acceso, ambos muy positivos para el sector.

Respecto a la definición de los mercados relevantes y de los operadores con posición de dominio, solo hasta el próximo año vamos a ver algunas decisiones, porque estamos en los estudios del caso.

 

¿Los cambios normativos prometen un escenario más competitivo en el 2009 y 2010?

Ese es nuestro reto, alinear las estrellas para que sepamos afrontar la realidad de la convergencia sin que se deprede la libre competencia, ni se afecte el nivel de satisfacción y los derechos de los usuarios.

De ahí que el único tema donde siento un vacío grande es en el desarrollo de una entidad única para la protección de usuario y la respuesta al sector, pues hoy estas funciones están divididas en dos superintendencias, un modelo que no es sostenible. 

Creo que lo ideal es crear un ente especializado en el sector, una superintendencia de telecomunicaciones. Esta industria es muy importante, y lo va a ser más, y por eso amerita una alta especialización para garantizar la competencia y la protección del usuario en lo micro, mientras que la Superintendencia de Industria se hace cargo de las fusiones e integraciones de empresas.

Necesitamos una entidad que garantice que el mercado funcione bien.

 

¿Cómo va el proyecto de ley de TIC?

Tengo un consenso bastante alto, no total, alrededor de esta propuesta, donde básicamente se resalta la creación de la habilitación (licencia) general para la prestación de servicios de telecomunicaciones, se reafirma la separación entre esta habilitación y el uso del espectro (para lo cual se tiene que pedir permiso), y se define que el mecanismo para la obtención de espectro nuevo será la selección objetiva, más no así para las renovaciones.

Uno de los grandes avances del proyecto es que establece la neutralidad tecnológica, es decir, que en el futuro un operador ¿si el desarrollo tecnológico se lo permite- podrá prestar servicios de telecomunicaciones que van más allá de su oferta inicial, eso sí, siempre y cuando se ajusten a las políticas del Gobierno y no causen interferencias técnicas.

Así mismo se cambia el nombre de esta cartera por el de Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, la CRT pasa a ser la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), se crea la Agencia Nacional del Espectro como el órgano asesor técnico que va a ejercer el control y la vigilancia de este bien, y se dejan claros todos los procesos para la resolución de conflictos y disputas.

Lo que queremos es dejarle un marco legal al sector, que ha trabajado en muchas ocasiones en el tema y no lo ha podido consolidar.

 

¿Este proyecto también pone fin al esquema de subsidios que había en telefonía para estratos bajos?

Hay que reconocer que el esquema de subsidios y contribuciones le ha generado a los operadores un déficit que es de carácter estructural. Entonces la ley de TIC autoriza al Gobierno para que presupueste los recursos necesarios para pagar aquello que le compete.

La iniciativa define un período de transición de tres años en el que se mantendrán vigentes los subsidios, pero una vez concluido este plazo el modelo no seguirá.

Con la caída de los ingresos de la telefonía fija no hay cómo sostener el modelo. Además, la sustitución fijo-móvil es muy grande y en los estratos uno y dos la aceptación del teléfono móvil es mayor, mientras que el fijo lo usan para recibir llamadas pero no para generarlas.

 

¿En qué va el Plan Nacional de TIC?

 

Se terminó la etapa de consultas al borrador del plan. Hubo cerca de 13.000 consultas y estamos depurando los comentarios. La última versión la debemos tener lista esta semana para llevarla al Conpes para su aprobación porque el Presidente Uribe debe estar lanzándolo el 29 de mayo. Vamos con los tiempos. 

Creo que lo más importante es que quedan establecidos los temas estratégicos en los que se debe focalizar el Gobierno en los próximos años para garantizar que el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones esté contribuyendo al desarrollo.

Ahí se van a ver proyectos a los cuales les estamos apostando en salud, en educación, en la creación de un centro de bioinformática, entre otros, que deben contribuir en la transformación de diversos sectores.
   

]]>

Archivos