Empresas no invierten lo suficiente para ‘camuflar’ red celular

Alvaro Sandoval
[email protected]

La decisión del Concejo de Bogotá de establecer restricciones para la instalación de antenas de telecomunicaciones en la ciudad ha causado revuelo en la industria de la telefonía celular por las consecuencias que esta medida puede ocasionar para la prestación del servicio. Sin embargo, en el sector hay voces que señalan que los operadores móviles no están haciendo lo suficiente para evitar la proliferación de antenas no solo en Bogotá, sino en todas las ciudades del país.

En diálogo con este diario, un alto directivo de una empresa fabricante de redes móviles señaló que las compañías de telefonía móvil están instalando antenas al menor costo posible y sin tomar en cuenta aspectos como el diseño, el urbanismo e, incluso, haciendo a un lado las normas técnicas para la correcta adecuación de estas infraestructuras.

El ejecutivo, que pidió la reserva de su nombre, fue claro al indicar que los operadores no tienen un modelo para la instalación de esta infraestructura y de ahí que no sea raro observar numerosos edificios con antenas de diferentes tamaños y formas.

Este panorama contrasta con el observado en ciudades como Madrid o Buenos Aires, donde la infraestructura de los operadores celulares es casi imperceptible. Precisamente, el directivo dijo que en otros países ya se han desarrollado normas que obligan a las compañías celulares a mimetizar (camuflar) sus antenas en la arquitectura de la zona donde se van a instalar.

Incluso, algunos fabricantes han desarrollado celdas celulares de menor tamaño que pueden ser ubicadas en sitios como centros comerciales y que evitan la instalación grandes infraestructuras a lo largo y ancho de las ciudades. Consultado sobre el tema, el presidente de la Asociación de la Industria Celular de Colombia (Asocel), Tulio Angel, señaló ayer que «puede ser cierto» que los operadores no inviertan lo suficiente en el tema de antenas y que va a llegar el momento en que se deba hablar de aspectos como mimetizar las mismas o compartir la infraestructura de los operadores móviles.

Pero lo que no puede suceder, advirtió el directivo gremial, es que se tome una medida tan delicada sin analizar los argumentos técnicos de la industria. «Las antenas no se ponen por gusto de los operadores», agregó. Angel se refiere al artículo del proyecto de acuerdo que señala que «para la localización de estaciones de telecomunicaciones inalámbricas en zona de uso residencial neto establecido por el Decreto Distrital 190 de 2004, esta se permitirá en un radio no menor de 250 metros de otras estaciones de telecomunicaciones y a no menos de 200 metros de centros educativos, centros geriátricos y centros de servicios médicos».

Asocel espera reunirse en los próximos días con el alcalde mayor Samuel Moreno para discutir el proyecto de acuerdo aprobado esta semana por el Concejo y que ahora espera la sanción del mandatario local.

]]>

Archivos