Carros eléctricos: la transición ya es imparable

Imagine que su carro actual pudiera acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en 2 o 3 segundos; que le pudiera poner combustible en su propia casa; que los mantenimientos fueran mínimos debido a que tiene pocas partes móviles; que sus características mejoraran constantemente gracias a nuevas funciones que le mandan en las noches por Internet; que se pudiera parquear solo; y que encima no contaminara el planeta. Esos son algunos de los beneficios que hoy tienen millones de usuarios de los autos eléctricos Tesla, el mayor fabricante de vehículos de ese tipo en el mundo.

Es por esas ventajas que algunos analistas opinan que los carros de gasolina y diésel que casi todos usamos hoy en día son una especie en vías de extinción, y que los vehículos eléctricos serán el futuro. De hecho, docenas de países ya anunciaron que dejarán de vender nuevos carros de gasolina en unos años, y varios fabricantes dijeron que dejarán de producirlos en el futuro. Además, los precios desbordados de la gasolina que estamos viviendo le están dando aún más argumentos a esa transición. Lo único que no sabemos todavía es cuántos años –o décadas– durará la migración a estos nuevos vehículos.

En Colombia no notamos la revolución que se está produciendo en el mundo quizá porque los autos eléctricos que se ofrecen aquí son bastante costosos. Varios fabricantes ya venden carros eléctricos en el país, entre ellos Renault, Nissan y BMW. Y aunque Tesla no está directamente en Colombia, aquí se venden a través de importadores los carros de ese fabricante estadounidense, que le lleva una amplia ventaja desde el punto de vista tecnológico a todos sus rivales. Tesla, una empresa liderada por Elon Musk, está transformando la industria automotriz de una forma similar a como Apple revolucionó el mercado de los smartphones cuando lanzó el iPhone.

Tesla ha logrado avances tecnológicos que nadie más en la industria automotriz ha conseguido. Sus baterías son más avanzadas, sus carros son los más veloces y a punta de computadores, software e inteligencia artificial (IA) ha convertido sus autos en maravillas digitales que no tienen rival, al menos por ahora. Es indudable que a esa compañía se le debe buena parte del auge que están viviendo los vehículos eléctricos, ya que Tesla los convirtió en máquinas sexys, poderosas, apetecibles y con gran demanda.

Gracias a ello, Tesla, una empresa fundada hace apenas 19 años, ya es el fabricante de carros más valioso del mundo (su valor en bolsa es de 748 mil millones de dólares), por encima –y muy lejos– de compañías que venden muchos más autos y que facturan bastante más. Toyota, el mayor fabricante del mundo, vendió 10 veces más carros que Tesla en el 2021; sin embargo, su valor en bolsa es de 215 mil millones de dólares (la tercera es Volkswagen, cuyo valor es de 97 mil millones de dólares).

La transición a los carros eléctricos ya muestra cifras importantes: el 9 por ciento de todos los carros vendidos en el mundo en el 2021 fueron eléctricos, según la International Energy Agency (se vendieron 6 millones de autos eléctricos). Es un crecimiento grande frente al 2019, cuando los eléctricos solo representaron el 2,5 por ciento del total de autos vendidos en el planeta; y frente al 2020, cuando fueron el 4,1 por ciento.

Otro dato representativo es este: en diciembre del 2021, las ventas de carros eléctricos superaron por primera vez las de vehículos diésel en Europa. El 20 por ciento de todos los carros vendidos en ese continente fueron eléctricos, un dato aún más relevante si se tiene en cuenta que los carros diésel solían ser los más populares en Europa debido a exenciones tributarias que los hacían más baratos que los de gasolina. En China, el 20% de los carros nuevos también son eléctricos.

Europa y China están por encima de Estados Unidos en esta transición, pero en este último país las cosas están cambiando rápidamente. “Esta transformación es real. La demanda de vehículos eléctricos está muy por encima de lo que podemos suministrar”, dijo este mes John Lawler, director financiero de Ford, luego de que esa empresa anunció un crecimiento en las ventas de carros eléctricos del 140% en el segundo trimestre del 2022 (frente al mismo período del 2021).

“Los estadounidenses están comprando vehículos eléctricos a un ritmo récord, sin inmutarse por el aumento de los precios y las largas esperas para la entrega, una indicación más de que está en el horizonte el ocaso del motor de combustión interna”, dice un análisis reciente del diario The New York Times.

En una publicación de enero de este año, la International Energy Agency (IEA) dice: “En el mundo de las energías limpias, pocas áreas son tan dinámicas como el mercado de los carros eléctricos. En el 2012 se vendieron 130 mil autos eléctricos en el mundo. Hoy, esa cantidad se vende en una sola semana. El crecimiento ha sido particularmente notable en los últimos tres años, incluso aunque la pandemia global contrajo el mercado de los carros tradicionales”.

Sin embargo, la migración hacia esta nueva tecnología no será tan rápida por una razón simple: hay demasiados carros basados en gasolina y diésel en el mundo. Se calcula que hay 1.400 millones de carros y camiones de gasolina y diésel en el mundo, y podrían pasar más de 20 años antes de que cumplan su ciclo de vida útil.

Lo que sí es un hecho es que los carros de gasolina dejarán de producirse poco a poco. De hecho, a finales del 2021 seis grandes fabricantes de carros y los gobiernos de 30 países se comprometieron a eliminar gradualmente de aquí al 2035 las ventas de carros nuevos de gasolina y diésel en los mercados líderes (y hasta el 2040 en todo el mundo).

Pero todavía falta algo muy importante para que los carros eléctricos se masifiquen: que bajen los precios, ya que actualmente son ridículamente altos. Mientras esos vehículos no sean más asequibles, la mayoría de las personas seguiremos comprando carros de gasolina.

Por lo pronto, y mientras se acerca más a nuestros bolsillos esta tendencia que marcará el futuro del transporte, en la revista ENTER le dimos una mirada a fondo a las características tecnológicas de esos vehículos. Nos enfocamos principalmente en los modelos de Tesla por una razón: Tesla funciona como una empresa de Silicon Valley –de hecho allí nació–, no como un fabricante de autos tradicional, y por eso ha logrado los avances tecnológicos más interesantes, y es la que mejor muestra cómo serán nuestros carros en el futuro.

La imagen que hasta hace unos años teníamos de los carros eléctricos era la de vehículos de poca velocidad, baja autonomía y diseños no muy atractivos. Tesla cambió eso a un nivel que es sorprendente: en el 2021, la publicación Motor Trend reportó que Model S Plaid de Tesla se había convertido en el carro con la mayor aceleración del planeta: puede pasar de cero a 100 kilómetros por hora en solo 2,06 segundos. Rompió así el récord que había impuesto el Ferrari SF90 Stradale en el 2021 (2,10 segundos), un carro que a su vez había destronado al Porsche 911 Turbo S (2,24 segundos).

Pero esa no es la única característica de los carros eléctricos que lo sorprenderá. En la edición 274 de ENTER le contamos qué tan fácil es recargar esos carros en Colombia, cómo los recargan las personas que viven en edificios y no en casas, le explicamos por qué esos carros tienen una aceleración muy superior a la de los carros de gasolina, por qué requieren menos mantenimiento, qué características de software e inteligencia artificial los hacen tan especiales y cuáles son algunos de los modelos que se venden en Colombia.

En esta edición de ENTER también le contamos cuáles son los engaños más comunes en WhatsApp; qué consejos les da Spotify a las personas que quieren crear un podcast; y hablamos de las revelaciones de un estudio de Hireline del mercado laboral de TI en Colombia, que mostró, entre otros, que el salario promedio en ese campo es de 16 millones de pesos al mes si uno habla inglés.

* Si quiere suscribirse a ENTER, escríbanos a [email protected], con su nombre y número de cédula. En pocos minutos le enviaremos un correo con un enlace de pago. La suscripción a ENTER cuesta 39 mil pesos al año (12 ediciones en PDF) para personas naturales. Más información: revista-enter.co.

Foto de la apertura: Martin KatlerUnsplash

Javier Méndez

Javier Méndez

A mediados de los años 80 tuve un paso fugaz por la facultad de ingeniería de sistemas de la Universidad de los Andes, pero me tomó pocos meses descubrir que escribir código era mucho menos apasionante que escribir artículos. Desde entonces pienso que la tecnología es más divertida cuando se la disfruta desde afuera que cuando se la sufre desde adentro. Y aunque mis primeros pasos en el periodismo los di en la sección deportiva de El Tiempo, era cuestión de tiempo para que aterrizara en el mundo de la tecnología. Llevo 30 años escribiendo sobre tecnología, primero en El Tiempo, y ahora en la revista ENTER y EmpresarioTek.co. Puede seguirme en Twitter en @javiermendezz

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos