Valores, conciencia y vulnerabilidad para liderar

Cuatro barcos de papel. Representación del liderazgo

Por: Santiago Páez Giraldo
@santiagopaezg

Vemos retratados en los medios de comunicación, el cine y la literatura, a hombres, y pocas veces mujeres, a quienes les otorgan el rol de líderes gracias a sus valores personales forjados desde la fortaleza, pocas veces desde la debilidad. Este es un falso arquetipo del liderazgo que ha creado una imagen de personas casi omnipotentes, como dioses humanos, como Hércules, a quienes les reclamamos actuar en concordancia, aunque erróneamente los estemos alejando de la realidad.

A pesar de lo anterior, en la vida de grandes personajes existe un momentum en el que su protagonista, hombre o mujer, padece una situación compleja y revela una facette más humana. Mandela encarcelado, Martin Luther King y Malala víctimas de persecución y atentados, entre muchas otras, son historias inspiradoras que vale la pena analizar desde una perspectiva: el ser humano en su fragilidad y vulnerabilidad superando la adversidad, o no.

Mi profesora de liderazgo insistía en la importancia de mostrar nuestro lado vulnerable y desde ahí actuar con sentido de colectividad entendiendo la realidad de todos. Mi coach profesional me reafirmó la importancia tener una perspectiva amplia de reflexión y acción que, según Desmond Tutu y el Dalai Lama, es la fuente de felicidad gracias a la generosidad y la compasión.

También puede interesarte: «La revolución de las soluciones en la era del Covid-19»

Si se sobreponen la jerarquía de necesidades de Maslow y nuestra arquitectura social, entendemos que la mayoría de nuestros líderes son simplemente proveedores de las cuestiones más básicas; verbigracia reclamamos seguridad y de ellos una actitud fuerte. Es decir, están ubicados en los escalones más básicos de valores y niveles de conciencia, tal como los denomina el Barret Values Center, fungen apenas como ‘gestores de crisis’ o de ‘desempeño.

No son muchos quienes ejercen un liderazgo menos egoísta en el que el ámbito de acción no se circunscribe a la persona en sí, sino a la colectividad: los ‘facilitadores influyentes’, son un tipo de persona que pretende la conformación de equipos e instauran estrategias y tácticas que buscan el desarrollo personal de sus coequiperos.

Son contados los casos en los que se evidencian niveles más profundos de conciencia y el mayor enfoque de impacto colectivo: ‘líderes inspiradores’, ‘mentores’ y ‘visionarios’. El servicio a la comunidad con valores como la ética, la compasión, la humildad, la capacidad de perdonar, la sabiduría, la perspectiva de largo plazo, y la responsabilidad social son factores determinantes para consolidar un estilo de liderazgo de servicio a la humanidad.

También puede interesarte: «7 cualidades de liderazgo para manejar las empresas actuales»

Se podría sugerir que Mandela, Malala o Martin Luther King, al haber abrazado su vulnerabilidad desarrollaron su sabiduría y esto permitió consolidar un legado a partir de los valores y niveles de conciencia más profundos.

Todos somos vulnerables y en el contexto actual se requiere que nuestros dirigentes ejerzan un liderazgo desde adelante, demostrando tanto contundencia como humildad. El caso de la Reina Isabel resulta ilustrativo: su imagen refleja la mayor vulnerabilidad al Covid-19 y con base en una comunicación empática ha logrado animar al país a salir adelante más allá de la adversidad.

Colaboradores ENTER.CO

Colaboradores ENTER.CO

Muchos periodistas y blogueros de Colombia, Latinoamérica y España colaboran esporádicamente con ENTER.CO, aportando su conocimiento y puntos de vista frente al acontecer tecnológico y de Internet.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos