La Biblioteca Digital de Bogotá no entiende los códigos QR

Biblioteca Digital de Bogotá

“100 mil nuevos códigos QR en Transmilenio para acceder a Biblioteca Digital de Bogotá”. Con este asunto recibí esta mañana un correo anunciando que ahora los habitantes de la capital tendrían algo más que hacer que aguantar la agresividad sensorial (y algunas veces física) que supone montarse a un articulado. ¡Maravilloso! Pensé mientras que sacaba mi celular para escanear el código de la publicidad para estas lecturas…

Y esto fue lo que me encontré:

Para ser justos, no es la primera vez que la Alcaldía de Bogotá u otra organización parece confundir la utilidad de un código QR. Viene a mi memoria aquella vez que la policía aseguró que pondría códigos QR en el uniforme de los policías para que los ciudadanos pudieran realizar denuncias… y al final terminaba llevando a la página oficial de la policía nacional.

Y puede que esto sea mi error, pero uno imaginaría que una campaña para hacer que las personas puedan leer en Transmilenio escaneando un código QR los llevaría a… bueno ¡Cosas para leer! Pero en vez de eso los enlaces dirigen a un landing… que requiere de al menos cuatro enlaces para encontrar lecturas curadas… ¡que de igual manera requieren un registro a Bibliored para acceder a la Biblioteca Digital de Bogotá!

Te puede interesar: ¿Qué tan seguro se ha vuelto comprar con códigos QR?

“Este programa nació porque nos dimos cuenta de que los bogotanos no solo perdemos mucho tiempo en el transporte público, sino que también leemos poco. Por eso, ‘Lecturas en Movimiento’ surge como una alternativa para que la gente pueda leer y aprender durante el tiempo que pasa en un bus”, aseguró Diego Laserna, uno de los concejales citados en la campaña.

Los bogotanos no solo perdemos ahora mucho tiempo en el transporte público. También lo hacemos intentando ingresar a los enlaces a los que nos dirigen estos códigos QR, concejal.

Y la pregunta, como siempre, es si las personas que crean estas campañas entienden las lógicas detrás de estas tecnologías. Un código QR debe servir como el atajo para que una persona acceda de manera rápida a un servicio, no como el hipervínculo para que tenga acceso a él. Un código QR que busque que las personas lean debería aterrizar en un landing que tenga, sin necesidad de registro y a tan solo un clic, acceso a un sitio web que permita leer estos contenidos.

Se entiende por qué la logística de la Biblioteca Digital de Bogotá puede requerir de un registro. Lo que es más difícil de comprender es confundir la campaña ‘Lecturas en Movimiento’ con cualquier plan inteligente para que los Bogotanos lean en el bus.

Imágenes: Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos