Homosexualidad y feminismo en la Resistencia de ‘La casa de papel’

En la serie de Netflix ‘La casa de papel’ siempre se ha sostenido que no solo se trata de atracos, sino de mensajes de resistencia contra el sistema. La esencia de los golpes de la banda ficticia conocida como La Resistencia, que hemos visto en las tres partes publicadas hasta ahora, ha sido poner en jaque al gobierno para dar un mensaje político y económico, reforzado con la canción antifascista ‘Bella Ciao’ y las máscaras de Dalí, que recuerdan a las máscaras de la película ‘V for Vendetta’ que usa el grupo de ciberactivistas Anonymous.

Sin embargo, en ‘La casa de papel’ La Resistencia también ha levantado su voz sobre otros temas de interés social, como el feminismo y la homosexualidad, aunque de manera un poco más sutil y tácita que los políticos y económicos. Uno de ellos es más visible en las dos primeras partes, y el otro es mucho más relevante en la tercera. Pero, para hablar de ellos, vamos a tener que contar hechos que quizá, si no estás al día con la serie, te puedan arruinar algunas sorpresas. Por eso, ponemos una alerta de spoiler, a partir de la cual sigues bajo tu propio riesgo.

Spoiler La casa de papel

Nairobi, la figura feminista en ‘La casa de papel’

Una de las figuras que más encarna el feminismo en ‘La casa de papel’ es Nairobi. Ella es una mujer fuerte, enfocada y sin pelos en la boca, que lidera, aconseja y mantiene unido al grupo, lo más que puede. En las primeras dos partes tiene un relevante momento en el que queda claro su esencia feminista: se opone a las maneras en las que Berlín está llevando a cabo el liderazgo del atraco en un momento de crisis y toma el poder, con una frase que se convirtió en un ícono de la serie: «¡empieza el matriarcado!», como respuesta a un diálogo que tiene con Berlín, en el que él le dice que «esto es un patriarcado».

Aunque el ‘matriarcado’ no dura mucho y Nairobi debe regresarle el poder a Berlín, nos encontramos ante un ejemplo del discurso feminista dentro de La Resistencia. En la tercera parte, el discurso feminista tiene otro momento, cuando Denver, preocupado por el bienestar de Estocolmo, trata de disuadirla para que no haga parte del golpe. En ese momento, Nairobi trata de defender a Estocolmo y menciona de nuevo el patriarcado, diciendo «hasta el coño del patriarcado», pero es detenido por Palermo con una jocosa frase, digna de su personaje, que puedes escuchar a continuación:

https://youtu.be/sABS_94HPIs

Lee más sobre ‘La casa de papel’ en este enlace.

De hecho, Palermo, que se ha mostrado claramente machista y un poco misógino en muchos de sus discursos, es un foco en el que se expresa el mensaje de la serie sobre el feminismo, que se refuerza con una presencia más activa de mujeres. Antes solo eran dos miembros femeninos en La Resistencia: Nairobi y Tokio, ahora las acompañan Lisboa y Estocolmo. Por otro lado, la principal rival es una mujer, la inspectora Sierra (como lo fue Lisboa en la primera parte, cuando la conocimos con Raquel Murillo) y está la figura misteriosa de Tatiana, que parece que cobrará relevancia en la cuarta parte.

Al respecto nos habla Alba Flores, actriz que interpreta a Nairobi y que cree que el feminismo está marcado en los propios personajes femeninos: «los personajes que se han construido, tanto Estocolmo, Lisboa, como Tokio y Nairobi, son mujeres muy fuertes, que tienen unas necesidades personales claras, más allá de ningún hombre o no alrededor de los hombres», dice Flores.

«Eso hace que ya haya algo feminista en su esencia, pero no hay una trama feminista dentro de ‘La casa de papel’. La hubo momentáneamente [con el tema del matriarcado], fue una pincelada, pero yo creo que la apuesta ha sido que se relate una cosa que tiene que ver más con el grupo, con la fuerza del grupo y también con el pulso al sistema», indica Flores, aclarando que el tema del feminismo no es lo principal en la serie.

https://www.instagram.com/p/B0L4tCjl5en/?utm_source=ig_web_copy_link

El homosexualidad, otro tema dentro de La Resistencia en ‘La casa de papel’

Curiosamente, Palermo, que en esta temporada se muestra como una figura machista, también representa una figura homosexual, aunque un poco paradójica por su forma de pensar sobre el sexo y el amor, que es más pragmática que sentimental y que, aunque tiene lógica, no es políticamente correcta, lo que lo convierte en un personaje polémico por sí mismo.

La otra figura homosexual de la serie también se sale de toda lógica, porque es el gigante eslavo Helsinki, que ya había expresado su gusto por los hombres desde las dos primeras partes, pero que en esta tercera es más claro, al tener una relación con Palermo, que es muy bien manejada en el guion, porque nos permite explorar de manera más profunda los dos personajes, demostrando que Helsinki es un hombre de buen corazón y Palermo es… bueno, es Palermo…

https://youtu.be/BY1Z0QXy20U

Pero, además, el guion también maneja con sutileza esta relación, sin caer en escenas que podrían herir susceptibilidades y causar más polémica de la que genera el solo hecho de tocar abiertamente el tema de la homosexualidad, que todavía es un tabú entre muchas parte de la sociedad (aunque no debería serlo), puede causar.

Al preguntarles a los actores precisamente sobre la polémica que podría generar esta relación entre Palermo y Helsinki, se desató una pequeña discusión entre ellos. Alba Flores contestó, sin dudar, que causaría muchísima polémica; entonces, Álvaro Morte (el Profesor), indicó que le gustaría que una relación entre dos hombres no genere ningún tipo de polémica.

Lee más sobre Netflix en este enlace.

Sin embargo, Flores interrumpe a Morte diciendo: «no es porque sean dos hombres, es porque es Palermo», haciendo referencia a la extraña y paradójica personalidad del hombre interpretado por el argentino Rodrigo de la Serna, que, como ya dijimos, lo hace polémico por sí mismo, más allá de la relación que tiene con Helsinki, como lo señala Morte en la entrevista.

A propósito, Darko Peric, que interpreta a Helsinki, nos contó: «yo he hablado esto con Rodrigo de la Serna, que es un gran actor, una gran persona y un gran argentino, y yo soy de Serbia, que no son justamente los dos países más open mind, y, entonces, siempre de broma le digo: ‘ostias, tío, nos ha tocado una…’. ¡Claro! Es que un macho balcánico y otro macho argentino, y de repente tenemos esta relación. Para mí es un reto fantástico, yo de verdad estoy superagradecido».

https://www.instagram.com/p/B0GyO5WFac1/?utm_source=ig_web_copy_link

Imágenes: Darko Peric (vía: Instagram).

Fernando Mejía

Fernando Mejía

Quise ser músico, cineasta, astronauta, científico y poeta, cuando supe que solo me alcanzaba para la última, me hice periodista en el Externado para al menos escribir de todo eso y no defraudar al niño que fui.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos