Kasparov cree que perderemos nuestros empleos ante la IA

Kasparov

Uno de los momentos más definitivos para la inteligencia artificial (IA) se dio en 1997. Garry Kasparov era considerado como uno de los mejores jugadores de ajedrez en la historia. Ya fuera por confianza, por hubris o publicidad, tomó el reto de tener una partida contra una supercomputadora de IBM llamada Deep Blue. Ese día el ajedrecista fue derrotado por la máquina, con algunas imágenes inmortalizando el momento en el que el hombre perdió contra el robot. Un titular que dio la vuelta al mundo.

En 2020 Kasparov regresó al salón donde fue derrotado, para un panel en el que fue invitado a conversar con expertos en inteligencia artificial. Como una de las víctimas de las ‘súper computadoras’, habló con el portal Wired sobre su experiencia como la primera persona que se dio cuenta de que su trabajo estaba amenazado por el avance de la tecnología. De hecho, la visión del ajedrecista es bastante negra sobre el impacto de sus avances: básicamente, la mayoría de los humanos quedaremos desempleados ante la inteligencia artificial.

«Cada tecnología destruye empleos antes de crear empleos. Cuando miras las estadísticas, solo el 4 por ciento de los empleos en los EE. UU requieren creatividad humana. Eso significa el 96 por ciento de los trabajos, los llamo trabajos zombis, están muertosy simplemente no lo saben. Durante varias décadas hemos estado entrenando a personas para que actúen como computadoras, y ahora nos estamos quejando de que estos trabajos están en peligro. Por supuesto que lo están», afirmó Kasparov para el portal Wired.

Te puede interesar: La pasión quizá nos salve de los robots

No es un debate nuevo. Los titulares de máquinas remplazando a humanos no son novedosos. Pero se trata de una realidad que se ajusta, de manera progresiva, a lo que ocurre en ciertas industrias cuyos procesos cada vez pueden ser confiados en las manos de la inteligencia artificial. Por ejemplo, los contact center cada día emplean más la ayuda de sistemas automatizados para solucionar y guiar a los clientes, solo utilizando el contacto humano para problemas más complejos. Así, organizaciones como la OECD intentan calmar la tormenta de estas preocupaciones afirmando que solo un 14% de los empleos modernos en los Estados Unidos serán remplazados por la inteligencia artificial.

También está la idea de que nuestras emociones o pasión pueden ser la salvación frente a la ola de despidos que traerá la inteligencia artificial. Incluso la idea de que nuestra capacidad de entender dilemas éticos (como atropellar a alguien para salvar al pasajero, en la duda eterna de los vehículos automáticos) nos pone en una situación de ventaja. Pero incluso en este aspecto Kasparov tiene una respuesta infalible:

«La gente dice, oh, necesitamos hacer una IA ética. Qué absurdo. Los humanos todavía tienen el monopolio del mal. El problema no es la IA. El problema es que los humanos usan nuevas tecnologías para dañar a otros humanos».

Imagen: El Mostrador

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos