Pornhub se obliga a cambiar políticas de subida de videos

Pornhub

Esta semana The New York Times publicó un reportaje preocupante sobre Pornhub, la plataforma de pornografía de Internet. De acuerdo con el reporte, las políticas del sitio estaban permitiendo que se subieran videos robados de violaciones, abuso a menores y maltrato a mujeres. Este no era un problema reciente, sino que trataba de una situación que databa de años atrás.

La razón era porque, al menos hasta hace poco, Pornhub funcionaba de la misma manera que lo hace YouTube. Esto significaba que cualquier usuario podía subir y compartir contenido. Incluso, ni siquiera era necesario que fuera contenido pornográfico, como lo demostró el meme de varios partidos de fútbol apareciendo como broma en el caso de una goleada particularmente humillante.

Pero el hecho de que su contenido esté dirigido a adultos no lo ha excluido de los mismos problemas que tiene YouTube. El Reportaje de ‘The New York Times’ aclara que los videos que se denuncian no son los actuados (en lo que se interpreta este tiempo de escenas), sino que un gran número que efectivamente pueden ser identificados como abusos o violaciones reales. Por ejemplo, la plataforma cita el caso de una niña de 15 años en la Florida, cuyo video fue subido cerca de 58 veces a la plataforma por su misma madre.

Te puede interesar: Las páginas porno guardan registro de todo lo que haces en ellas

En consecuencia, la plataforma ha modificado sus políticas. De ahora en adelante, informó que no subirá videos de fuentes que no hayan sido verificadas por ellos. Se trata de un cambio importante, considerando que puede disminuir la cantidad de videos  subidos y afectar sus ingresos por publicidad. La plataforma también anunció que no permitirá la descarga de videos. Este último cambio tiene como objetivo el evitar que los contenidos que se soliciten remover puedan volver a aparecer en otras plataformas a futuro.

Muchos no saben que Pornhub, de hecho, cuenta con un equipo de moderación similar al que tienen otras plataformas de contenido como YouTube o Facebook. Aunque la compañía, que tiene sede en Montreal, no reveló cuántas personas tiene exactamente en su equipo de moderación, sí se sabe que cerca de 1.36 millones de horas son subidas cada año a la plataforma. Como resultado por la presión que está recibiendo de las organizaciones en los Estados Unidos y Canadá (algunas de las que, de hecho, han solicitado el cierre de la página) el sitio ha buscado desviar la conversación.

Te puede interesar: Japón, porno y el uso de la sustitución de la realidad

Pero lo cierto es que las denuncias no son poco frecuentes. Además de los casos antes mencionados, la plataforma también ha tenido que lidiar con otros males como es el uso de revenge sex tapes (cintas privadas que se suben a la página sin consentimiento de ambas partes), así como solicitudes por parte de individuos que se han encontrada en la portada de la página después de que un video no autorizado llegara allí. Un problema más

El artículo antes mencionado de The New York Times presenta tres cambios a realizar: permitir solo videos de usuarios verificados, prohibir descargas y aumentar la moderación. De estas, dos han sido implementadas. La última requiere ingresos adicionales y seguramente no será tan fácil de llevar a cabo con una posible disminución de ingresos.

Imágenes: Pornhub

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos