Evaluación: ‘Orange is the New Black’ (Temporada 5)

Featured Video Play Icon

Se puede decir que la piedra angular de Netflix son sus series originales. Muchas de estas se han abierto camino en el público y se han vuelto las ‘joyas’ más aclamadas por la crítica. Así sucede con ‘Orange is the New Black’, la historia basada en el libro homónimo de Piper Kerman. Esta serie ya cuenta con cinco temporadas en las que los puntos fuertes han sido el drama, la incertidumbre y unas cuantas dosis de violencia.

Sin embargo, algo que suele suceder con las series es que con cada temporada se alejan de las motivaciones iniciales. Y en este sentido, al término de la cuarta temporada, ‘Orange is the New Black’ parecía excavar en un agujero narrativo con un suceso tan desgarrador y delicado que puso a temblar el equilibrio de la crítica social. ¿Cómo podía el público fiel reponerse ante una catástrofe tan emocional?

Por otro lado, la prisión de Litchfield siempre ha sido un lugar duro, lleno de personajes igual de duros y otros que no eran lo suficientemente fuertes para sobrevivir junto a ellos, pero que eventualmente podrían llegar a serlo; el mejor ejemplo es Piper Chapman. Pese a eso, el espacio comprendido entre las temporadas tres y cuatro nos dejó con la sensación de que el límite de lo insensible había sido cruzado y a través de un espejo retrovisor podíamos ver cómo toda la humanidad iba quedando atrás.

Ante ese panorama, ¿podría la serie calcular una forma precisa de presionar el botón de reinicio y volver al drama que nos cautivó? Sin duda esto es algo que todas las series institucionales, ya sea en prisiones, hospitales, comisarías o escuelas, tienen que hacer si van a seguir adelante después de un evento que nos rompe emocionalmente. Por suerte, Netflix supo utilizar esos mismos sentimientos para empoderar a la serie y volver a situarla en lo más alto del éxito. Evitando a toda costa los spoilers de esta temporada, hablaremos de los elementos claves, aunque si resulta difícil y casi que inevitable no referirse a hechos específicos de temporadas anteriores. 

¡Justicia!

El espectáculo que vimos en esta quinta temporada merece su crédito por haber respondido a la crisis que nos dejó su antecesora. Jenji Kohan, creadora de la serie, supo cavar bien para construir otros 13 episodios. Como nos mostraron los adelantos, en esta entrega una revolución se toma la prisión y tiene ecos de situaciones famosas que han ocurrido en la vida real. El hecho de habernos mostrado desde el principio un centro correccional para mujeres con aspectos de seguridad mínimos, no disminuye la sensación de que los niveles de violencia se alzan hasta el borde, pero con una razón que finalmente terminamos por justificar: que se haga justicia.

Si algo tiene ‘Orange is the New Black’ es que te hace mutar de sentimientos con los personajes. Un día admiras y apoyas a uno y de repente lo quieres fuera de escena. No está de más decir que eso es lo que la serie ha querido desde el principio, mostrarnos que algunas situaciones pueden sacar lo mejor o lo peor de nosotros. Pero si hay un grupo que ha generado simpatía desde siempre es el de Taystee, Black Cindy, Suzanne y Poussey. Estos personajes están bien construidos y no han perdido su fuerza.

En esta temporada sus acciones son determinantes, toman el centro de la acción. Ya a estas alturas nos hemos desprendido casi que del todo de Piper, la mujer que nos mostró la historia desde sus propios ojos en la primera temporada. Además, Chapman parece haberse acostumbrado a todo el ambiente hostil en el que se encuentra, pero eso sí, sigue aprovechando muy bien los momentos en los que puede tener voz.

El poder de mirar al pasado

Si hay un elemento que no permite que ‘Orange is the New Black’ termine por parecer una especie de reality en el que se ve la convivencia de las mujeres en prisión, son los característicos ‘flashbacks’ de la serie. Estos nos permiten adentrarnos en el pasado de cada una de estas mujeres y obtener respuestas sobre su presente. Ese poder de mirar al pasado es es el que logra conmover al espectador.

Estos cortos recuerdos nos dan un escape de todo el caos de la prisión para conocer el lado más humano de los personajes, viajando hacia su pasado y descubriendo incluso el porqué de las condenas que están pagando o la razón por la que son como son. En este sentido, si hay un episodio que vale la pena mencionar es ‘Fuck, Marry, Frieda’. 

Hay un segundo elemento que destaca en la serie: el humor con el que a veces se muestran algunas situaciones. Todas aquellas referencias a presidentes, cantantes, actores y otros nombres de la cultura popular, presentes tanto en el presente como en las miradas al pasado, nos dan un respiro en medio de tantos episodios dolorosos y difíciles de digerir como espectadores.

No hay ‘malos’ ni ‘buenos’

Si hay una lección que nos deja esta quinta temporada es que no se puede definir a los personajes de la serie como ‘malos’ o ‘buenos’, sino simplemente como humanos. Personas que aunque se equivocan, tienen el valor de sobreponerse y volverlo a intentar. O simplemente podemos verlos como personas que solo quieren sobrevivir en ese lugar hostil en el que viven o trabajan, porque la misma historia se repite para los guardias de la prisión.

El talón de Aquiles de esta serie es que avanza lento. Algunos elementos se quedan sin explotar y personajes que antes fueron determinantes pasan a un segundo plano. Al igual que en entregas anteriores, hay episodios dolorosos, hay mucha violencia y conflictos que ponen en evidencia que los problemas no pueden disminuirse o relegarse. Detrás de cada crimen, de cada muerte o de cada atropello contra reclusas o guardias, hay situaciones que deben analizarse más a fondo con el ánimo de considerar todas las razones que pudieron llevar a cualquier personaje a hacer algo.

También puedes encontrar la evaluación de la Temporada 3 y Temporada 4 de ‘Orange is the New Black’ en ENTER.CO

Imagen: Captura de pantalla

Aura Izquierdo

Aura Izquierdo

Entre deporte, política, economía, y otros, decidí empezar a escribir sobre tecnología en un computador ya pasado de moda. Aficionada a la trilogía 'El Señor de los Anillos'. -Un anillo para gobernarlos a todos-. Algo adicta a la Coca Cola. Estudié Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Creo que las temporadas 1 y 2 son muy buenas. La temporada 3 hacia los ultimos capitulos se pone intersante. 4 la cuatro solo es buena para dejarte queriendo saber que pasa en la 5 pero es lenta y monotona, lo cual tambien paso en el comienzo de la 5, como que pasan varias cosas pero nada te emociona realmente hasta que en los ultimos capitulos con, un capitulo que parece de terror vuelve a subir la tension. Pero no me gusto que toda la temporada fue un evento ocurrido en 4 dias.

Relacionados

Archivos