Evaluación: ‘Titanes’

Featured Video Play Icon

‘Teen Titans’ es una de esas series que despierta la nostalgia. Se trató de una de las joyas de Cartoon Network que consiguió ese delicado equilibrio entre un show divertido, lleno de referencias y profundidad. Para muchos, esta serie fue el primer contacto con héroes como Starfire, Chico Bestia o Raven. Quizás por esos ecos de popularidad que despierta, DC decidió que la primera serie original de su plataforma de streaming debía estar dedicada a este equipo. Por fortuna para aquellos que vivimos en este lado del hemisferio, los derechos internacionales de ‘Titanes’ fueron comprados por Netflix, quien estrenó los primeros 10 capítulos del show el fin de semana anterior.

‘Titanes’ es una serie que está enfocada en cuatro miembros del equipo: Rachel (Raven), Kory (Starfire), Garfield (Chico Bestia) y Dick Grayson (Robin). Pero, aunque estos personajes son los principales, el show también introduce a otros héroes de DC como Hank Hall (Hawk) y Dawn Granger (Dove). La historia comienza cuando un grupo empieza a perseguir a Rachel y ella, por accidente, termina involucrada con Dick, que ahora trabaja como policía buscando sepultar su identidad como Robin.

Hay varios méritos en ‘Titanes’, pero también parece ser un producto diseñado para dividir a la comunidad. La serie tiene sus mejores momentos cuando sirve más como un relato de historias de héroes en una versión más cruda de los héroes de DC. También consigue crear esa sensación de un mundo de cómics, sin detenerse demasiado a justificar o explicar las referencias que lanza. Pero estos momentos se ven opacados por un elenco principal que carece de personalidad o encanto. A esto se suman unos efectos especiales que están poco justificados en 2019.

¡Que se joda Batman!

Titanes

Hasta el momento, las series de TV de Warner dedicadas a los héroes de DC han sido bastante familiares: ‘Smallvile’, ‘Flash’, ‘Supergirl’, ‘Legends of Tomorow’ o incluso ‘Gotham’ (con sus momentos más oscuros). Sin embargo, para ‘Titanes’ se decidió aprovechar la plataforma virtual y entregar una historia mucho más adulta y sangrienta.

Groserías, escenas de sexo y batallas que rara vez terminan sin alguien sangrando por alguna mutilación, son elementos comunes en cada capítulo. De hecho, varios de sus héroes, en contadas ocasiones, resuelven sus problemas matando a los enemigos de turno (algo poco habitual en este tipo de historias). Este tono resuena además con una visión que busca combinar un realismo con la idea de este mundo en el que Superman, Batman y la Mujer Maravilla son personajes del día a día.

Este tono no es malo. De hecho, diferencia a ‘Titanes’ de otras series de TV de héroes en la parrilla. El problema está cuando pretende entregar algunos conflictos sobre la moralidad de ser héroe y luego en el mismo episodio decide que la mejor manera de lidiar con vendedores de armas es amputar los miembros a los tipos malos.

El potencial oculto de ‘Titanes’

Hubo momentos en los que me sentí absorbido por las historias de la serie. No sé si es un buen o mal síntoma que estos capítulos hayan sido aquellos en los que se alejaba de la trama principal. Quizás esto se traduzca en que la historia de ‘Titanes’ no tiene tanta chispa, pero prefiero pensar que la razón está en que el show funciona mejor como una especie de antología de héroes de DC.

Te puede interesar: Evaluación ‘El Mundo Oculto de Sabrina’

En sus mejores momentos, no podía dejar de sentir ese mismo encanto que tienen series animadas como ‘Young Justice’ o ‘Justice League Unlimited’. ‘Titanes’ tiene muy buenos capítulos en los que explora los orígenes de sus héroes, habla de la vida de aquellos que han colgado la capa o incluso entra en la posibilidad de historias alternativas. Estos momentos funcionan muy bien, porque a menudo se acoplan a la perfección con el tono más realista que consigue la serie. Es como si estuviéramos viendo la adaptación de una de esas series limitadas que buscan reescribir los eventos pasados o futuros en la historia de un enmascarado.

Es un sentimiento encontrado, porque en otro tipo de series estos capítulos podrían ser considerados como un relleno que ocupa espacio que debería estar dedicado a la trama. Pero en el caso de ‘Titanes’ resulta que mientras más alejado esté de la trama mejor le va.

Héroes con poderes, pero sin carisma

Más que los poderes, los trajes o las batallas, lo que atrae de un héroe es su personalidad. De hecho, una de las razones por las que ‘Teen Titans’ es tan memorable es porque definió muy bien el carácter de sus protagonistas al punto en que es posible pensar en un adjetivo que los define. Lamentamos decir que ‘Titanes’ no consigue que sus héroes tengan esta misma cualidad y, en el peor de los casos, entrega vigilantes con la personalidad de un cartón capaz de lanzar fuego.

Al finalizar la primera temporada son pocos los personajes que cuentan con una personalidad clara. En el caso de Robin, su tiempo en pantalla y el hecho de que gran parte de la historia esté centrada en su conflicto ayudan a que quede más definido como héroe. La introducción de Chico Bestia hace un buen trabajo definiéndolo, pero estos avances luego se ven lastimados por una serie de capítulos que desaprovechan al personaje. Raven termina la temporada sin alguna cualidad que la defina, más allá de ser el centro de la trama. En el caso de Starfire, la falta de carisma de la actriz y lo plano de que resulta la convierten en un personaje sin mayor atractivo que las elecciones de vestuario pésimas que tuvieron con la heroína.

Resulta extraño que los mejores personajes de ‘Titanes’ son aquellos que no deberían ser el centro de la historia. Hay un capítulo dedicado a un grupo de personajes con habilidades y aspectos que resuenan con lo claro y atractivo de sus personalidades. Luego, un nuevo miembro de este grupo de héroes es integrado y ella consigue en tan solo dos capítulos entregar un personaje que no solo resulta simpático, sino que tiene más carisma que los cuatro héroes principales.

Efectos especiales supermalvados

Una de las concesiones que se hace a una adaptación de TV es que un presupuesto menor y más tiempo en pantalla significa efectos menos espectaculares. Por esto, se perdona que en la mayoría de casos los combates no involucren poderes demasiado llamativos y los villanos no usen más que armas. Por supuesto, en el caso de superhéroes con poderes, esto limita todavía más lo que se puede hacer con la historia y la manera en la que se presenta.

Te puede interesar: Evaluación ‘Daredevil – temporada 3’

Esto no es excusa para el CG que tiene ‘Titanes’. Hay varios episodios en los que efectos especiales son tan malos que parecen sacados de alguna producción hecha por fans para YouTube. En las batallas con sangre hay momentos obvios en los que se puede ver el trabajo de edición (lo que mata por completo el efecto que deberían tener). Las escenas que involucran saltos superhumanos no consiguen engañar a un niño de 10 años y algunas escenas de acción fracasan por completo en crear la ilusión de este mundo de hombres de acero.

El mundo de héroes y las licencias de DC

Para fortuna de Warner, el tener acceso a la licencia completa de DC les da la autorización de meter cuantas referencias como quieran. De hecho, una de las cosas que hace bien ‘Titanes’ es explorar más allá de sus personajes principales y atreverse a ampliar el elenco de héroes en su mundo. Esta no es una de esas series en las que los únicos superhumanos que aparecen son villanos que nadie conoce, el protagonista y el cameo especial de cada temporada.

También juega mucho con aquello que muestra y lo que no. La serie sabe que es un error poner en la pantalla a la Mujer Maravilla o Batman (dado que son héroes tan grandes) por lo que juega con maneras de integrarlos a la historia sin jamás hacerlos los protagonistas. También entrega más de una referencia a los villanos y personajes de DC que los fans más fieles a los cómics podrán encontrar. Quizás aquí se esconda el verdadero potencial de la serie. Mi conclusión es, entonces, que lo mejor de ‘Titanes’ suele ser aquello que no tiene nada ver con el equipo original por el que lleva su nombre.

Imágenes: DC Universe

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos