Evaluación: ‘The Evil Within’

Featured Video Play Icon

Justo cuando las sagas de ‘survival horror’ más conocidas han llegado a un punto donde los fans parecen dudar de ellas, la idea de ‘The Evil Within’ parecía revitalizadora. ‘Resident Evil’ ha sido criticada por llegar a tener demasiado de ‘shooter’ y ‘Silent Hill’ no hizo su mejor esfuerzo con su última entrega: ‘Downpour’. Aunque esta saga parece tener un futuro más brillante con ‘Silent Hills’, la realidad es que las entregas más recientes de ambas franquicias no han dejado felices a los fans.

El género de los ‘survival horror’ ha girado su mirada a los desarrolladores independientes con títulos como ‘Outlast’, ‘Slender Man’ o ‘The Forest’. Ahora ha llegado ‘The Evil Within’, del mismo creador de ‘Resident Evil 4’, para tratar de ser la cara de la industria en ese género. ¿Logra sobresalir? No realmente, pero no por ello es un juego para subestimar.

Remnants

Aunque existen propuestas de poca calidad gráfica que han llegado a volverse famosas en el género del terror en los videojuegos, cómo es el caso del mencionado ‘Slender Man’, lo cierto es que agregar detalles a las atmosferas siniestras es un punto importante para un ‘survival horror’. Los escenarios que están llenos de sombras y texturas se hacen amenazantes si las gráficas están en un alto nivel. Es indudable que esto es un logro de ‘The Evil Within’.

Los niveles del juego no pecan de simplistas. Cada habitación reboza de detalles y texturas, sea sobre una pared desgastada o en el modelado de los objetos que adornan una mesa. Suma a ello la iluminación que complementa el ambiente terrorífico. La oscuridad obliga a usar la linterna, aunque eso sea un riesgo en medio de un campo lleno de enemigos.

Los detalles siniestros están a la orden del día,
Los detalles siniestros están a la orden del día,

Desde casas desechas, pasando por fábricas abandonadas repletas de carne y sangre, hasta una ciudad devastada al mejor estilo de una historia postapocalíptica, la atmósfera es justo lo que un ‘survival horror’ necesita. El entorno también tiene pequeños detalles que, para una vista rápida, pueden pasar desapercibidos, pero revisados cuidadosamente aportan a la sensación que el jugador no está a salvo.

Pero a pesar de los detalles, iluminación y diseño de escenarios, la realidad es que los lugares que recorremos en ‘The Evil Within’ ya los hemos visto demasiadas veces: los pueblos abandonados, túneles, fábricas oxidadas, iglesias, calles desiertas, alcantarillas, edificios oscuros, entre otros escenarios, son lo mismo que título tras título nos han presentado en el pasado.

Solo hacia el final del juego, en los últimos capítulos, ese mundo donde nos arrastramos y sobrevivimos es mucho más diverso en diseño de escenarios, pero en la mayoría de nuestra travesía estaremos revisitando los lugares más cliché del género.

The Craftman’s Tools

El personaje que controlamos tiene un sistema de mejoras que no siempre tan completo en los títulos de este género, y eso es un aspecto positivo que no podemos dejar pasar. El personaje no solo puede aumentar aspectos cómo su barra de salud o el tiempo que dura corriendo, también puede mejorar la calidad de las varias armas que posee, junto a la cantidad de munición o reservas que puede cargar.

Para realizar esas mejoras se usa el gel verde que se recoge de los enemigos o aparece en tarros en los escenarios. Este recurso es escaso y por ello el jugador terminará al final del juego con un personaje muy distinto al de alguien más que haya rescatado el título.

Amenazantes enemigos.
Amenazantes enemigos.

Pero el sistema de mejoras deja de lado un modo de juego importante a lo largo de ‘The Evil Within’: el modo furtivo. No existe una mejora que ayude en esa mecánica y todas las modificaciones sobre el equipo o el armamento son funcionales cuando se arma un campo de batalla. Se extrañan las mejoras para la jugabilidad furtiva.

Casualties

El personaje que controla el jugador puede morir a la vuelta de cada esquina y este elemento le da fuerza al concepto de sobrevivir. ‘The Evil Within’ posee dos modalidades de juego que se turnan o combinan a lo largo de los capítulos: furtivo y batalla. Con furtivo me refiero a un sistema donde el jugador debe esconderse, atacar por la espalda y gastar el mínimo de recursos. Con batalla señalo un modo donde la idea es usar sabiamente cada arma en un terreno donde no es posible ocultarse y el combate frontal es la única opción.

Ambos modos están presentes en el juego, el problema es lo poco balanceados que están, y eso puede transformar la experiencia en algo monótono. Me explico: al inicio del título, el modo furtivo es la estrategia a seguir, y eso mantiene una vibra de terror mientras nos familiarizamos con el juego. Pero cuando el jugador tiene la oportunidad de entrar en modo batalla, el modo furtivo no se vuelve a usar por mucho tiempo. Y esto no es elección de la persona, es simplemente que el diseño de escenarios no lo permite.

Por ello, hacia la mitad del juego, el jugador podría sentir que está haciendo lo mismo una y otra vez: girar una válvula, mover una palanca, llegar al otro lado del escenario, etc.

El mejor diseño de todo el juego.
El mejor diseño de todo el juego.

Esto mejora hacia los últimos capítulos, donde, como ya mencionamos, el diseño de escenarios se hace menos cliché y los modos de jugar se combinan: una sección permite jugar furtivo y la otra invita a la batalla. Una pena que la mayoría del juego no haya permitido esa diversidad.

The Keeper

Un ambiente bien detallado y con diseños justos para un ‘survival horror’ no son nada si las criaturas que se arrastran en cada esquina no son igual de escalofriantes. En ‘The Evil Within’ los enemigos tienen diseños interesantes y creados para complementar la atmósfera de miedo. Desde las criaturas más comunes –que aparecen en cada escenario– hasta los jefes de nivel, juntos reflejan aspectos de una mente retorcida y ese aspecto se ve reflejada en las características físicas de los enemigos.

Los enemigos estándar del juego están llenos de heridas, atravesados por cuchillas, alambre de púas, pedazos de vidrio, y todo tipo de objetos que los hacen amenazantes. Las criaturas más poderosas del juego, los jefes de cada nivel, también tienen su porción de ingenio en su diseño. Es imposible no interesarse por la apariencia de The Keeper, la criatura que cubre su cabeza con una caja de seguridad y buscar cada detalle en su diseño una vez has desbloqueado las figuras del juego –que recuerdan inmediatamente a ‘Resident Evil 4’–, un ejercicio que repetimos con las demás criaturas y enemigos.

A pesar de los amenazantes diseños de los jefes, la realidad es que varios de ellos se repiten a lo largo del juego en varias ocasiones. Salvo un par de criaturas, los jefes que hemos visto en niveles anteriores volverán a aparecer repetidas veces, restando un poco el interés por descubrir un nuevo enemigo, puesto que al final nos encontraremos con el mismo que nos ha acechado antes. Eso se hace más evidente en los últimos capítulos.

Lo anterior le resta puntos al juego cuando descubres que realmente no hay una mecánica inventiva a la hora de enfrentar a los jefes. Básicamente todos requieren de la misma estrategia de correr y apuntar.

El personaje puede mejorarse de distintas maneras.
El personaje puede mejorarse de distintas maneras.

The Cruelest Intentions

Con un ambiente construido para emular varios aspectos que hemos visto repetidas veces en otros títulos ‘survival horror’, la historia de ‘The Evil Within’ también es una repetición del género. No hay mucho para rescatar de sus personajes o siquiera de la trama que quieren hacernos descubrir. Como jugador no tendrás el mejor interés en descubrir el misterio tras los acontecimientos del juego ¿La razón? Verás venir la justificación y revelaciones a kilómetros de distancia.

Ello se debe a que ‘The Evil Within’ tiene una historia híbrida, que trata de tomar de todos los intentos anteriores del género: realidades que se alteran, manicomios llenos de secretos, iglesias que ocultan atrocidades, un enemigo vengativo, etc. No hay nada realmente nuevo en la trama del juego.

Los personajes no ayudan a la repetitiva historia. El protagonista, Sebastián Castellanos, no tiene nada de interesante y su personalidad es la típica de un policía. Demasiado cliché y sin nada de profundidad. Lo mismo sucede con el villano del juego y los compañeros del protagonista, aparte de soltar diálogos obvios y tomar actitudes esperadas, no aportan nada especial. De hecho Juli y Joseph, los dos personajes que ayudan al protagonista, tampoco funcionarán muy bien como inteligencia artificial para apoyar al jugador: se atoran en paredes, no saltan obstáculos o simplemente disparan incesablemente a una pared sin alcanzar un objetivo.

El héroe puede morir en cada esquina.
El héroe puede morir en cada esquina.

An Evil Within

‘The Evil Within’ no es un título que llegue a llevarse la bandera de los ‘survival horror’ de esta generación. Con una jugabilidad que puede tornarse repetitiva en una gran porción del juego, solo para recuperar un algo de su encanto hacia el final del mismo, el título podría perder algo de su encanto en varios momentos.

Pero lo anterior no quiere decir que sea un videojuego que no funcione. Con gráficos detallados que construyen un ambiente terrorífico y criaturas dignas de habitarlo, la experiencia de mejorar al personaje, sus armas y pensar en nuevas estrategias para aprovechar el entorno lo hace un juego entretenido. ‘The Evil Within’ no llegó a cambiar el panorama, con defectos que no puedes pasar por alto. Al final recordarás más los diseños y las secciones de juego furtivo, que la historia, personajes o lo repetitivo que puede tornarse en varias ocasiones.

Imagenes: Página oficial de ‘The Evil Within’ en Facebook y sitio oficial del juego.

Camilo Martínez

Camilo Martínez

Viviendo dentro de las cuatro líneas que arman una viñeta, transportándome en los fotogramas de las películas más clásicas o del cine más explosivo, leyendo desde literatura de ciencia ficción desechable o las obras hechas para el bronce. Básicamente amante ciego de las historias, sea en pantalla o papel, buenas o terribles. Profesional en comunicación social y periodismo del Politécnico Grancolombiano, he colaborado con medios como Caracol Radio, Cartel Urbano, Diario ADN y RCN Televisión.

View all posts

10 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Naaa, que review tan malo. ¿Y el apartado sonoro? ¿Y la diversidad de armas?… ¿El suspenso?…
    Mi puntaje sobre esta evaluación: 2,5.

  • Naaa, que review tan malo. ¿Y el apartado sonoro? ¿Y la diversidad de armas?… ¿El suspenso?…
    Mi puntaje sobre esta evaluación: 2,5.

  • Este review es tan común que raya en el cliché, pero no tanto como otros que son más cliché, sin decir que es cliché, todo es cliché son los mayores clichés entre los clichés, usar la palabra cliché es muy cliché….

  • Este review es tan común que raya en el cliché, pero no tanto como otros que son más cliché, sin decir que es cliché, todo es cliché son los mayores clichés entre los clichés, usar la palabra cliché es muy cliché….

  • Este review es tan común que raya en el cliché, pero no tanto como otros
    que son más cliché, sin decir que es cliché, todo es cliché son los
    mayores clichés entre los clichés, usar la palabra cliché es muy
    cliché…

    • Jajajaja, en todas las evaluaciones utilizan la palabra «chiché». Los periodistas de esta revista tratan de impresionar a los pocos lectores que le quedan pero no lo consiguen. Perdón si mi opinión sonó muy «chiché»….

  • Este review es tan común que raya en el cliché, pero no tanto como otros
    que son más cliché, sin decir que es cliché, todo es cliché son los
    mayores clichés entre los clichés, usar la palabra cliché es muy
    cliché…

    • Jajajaja, en todas las evaluaciones utilizan la palabra «chiché». Los periodistas de esta revista tratan de impresionar a los pocos lectores que le quedan pero no lo consiguen. Perdón si mi opinión sonó muy «chiché»….

  • Se nota que el que califico este juego es un chiché fanboy del Resident Evil 4, 5 o 6, que prefieren esos jueguitos que son pura chiché bala y nada mas, esto fue un chiché intento de retomar el Survival Horror, no logro hacerlo bien pero hizo algo nuevo, en fin para mi este juego tendria una chiché nota de 4.0 por lo minimo.

  • Se nota que el que califico este juego es un chiché fanboy del Resident Evil 4, 5 o 6, que prefieren esos jueguitos que son pura chiché bala y nada mas, esto fue un chiché intento de retomar el Survival Horror, no logro hacerlo bien pero hizo algo nuevo, en fin para mi este juego tendria una chiché nota de 4.0 por lo minimo.

Archivos