Evaluación: ‘Stranger Things 3’

Featured Video Play Icon

En una era en la que constantemente se anuncia la llegada de nuevas plataformas de streaming, Netflix necesita lograr que cada una de sus series consiga el impacto necesario para mantener a sus suscriptores. Una de sus balas de plata es ‘Stranger Things’, que se ha convertido en una de las series favoritas del público, y que regresó este mes. La tercera temporada llegó, además, con dos años de diferencia frente a la segunda, lo que aumentó las expectativas sobre lo que se puede esperar de una de las estrellas del servicio.

‘Stranger Things 3’ sigue al mismo grupo que hemos visto desde la primera temporada. En esta ocasión, un nuevo grupo está intentando abrir la puerta hacia ‘El otro lado’ y el Desuellamentes ha tomado posesión de Billy (el hermano de Max), en un plan siniestro para vengarse de Once. Al mismo tiempo, el grupo de amigos se ve dividido al encontrar que muchas cosas han cambiado desde la primera vez que visitamos Hawkings.

‘Stranger Things 3’ es mejor que la segunda temporada, pero todavía no alcanza el mismo nivel que su introducción. Se agradece que los nuevos capítulos se sientan necesarios y regresen un poco a la esencia de horror y aventura que caracterizó los primeros episodios. También es bueno que los personajes que se integran o regresan se sienten necesarios para la historia, así como las múltiples referencias y la nostalgia que son marcas de la serie. Es una lástima que todos sus capítulos tengan algún momento de publicidad descarada que nos recuerda que incluso la magia del ‘Otro Lado’ tiene patrocinadores pagados.

El terror regresa a Hawkings

Stranger Things

Esta nueva temporada de ‘Stranger Things’ es una de las series más fáciles de maratonear en Netflix en mucho tiempo. Con ocho episodios, cada uno de ellos se siente necesario y termina en el punto indicado para que jamás se oprima el botón de pausa. A esto se suma el hecho de que en esta ocasión la serie entrega varias historias que, pese a dividirse al inicio hasta en cuatro subtramas, terminan colisionando de manera natural en el clímax de esta historia.

Te puede interesar: Evaluación ‘Stranger Things 2’

Otra cosa que agradecer a ‘Stranger Things 3’ es que trajera de regreso el terror a una serie que lo necesitaba. Hay varios momentos en la nueva temporada que crean la tensión necesaria para una historia que cuenta con abominaciones imposibles y criaturas que causan tanto terror como asco. Lo mejor es que la tensión en los nuevos episodios no siempre proviene de las criaturas que acechan en la oscuridad, sino de ciertos personajes humanos que terminan siendo tan intimidantes como el Desuellamentes.

Todo lo anterior, sin eliminar el encanto de esta historia que todavía divierte con sus momentos de comedia, su nostalgia y con la sensación de una aventura (ingredientes de esta receta que estaba algo diluida en ‘Stranger Things 2’). El resultado final es una nueva tanda de capítulos que nos dejan con ganas de una visita más a Hawkings, Indiana.

‘Stranger Things 3’ incluye más personajes asombrosos

Una de las quejas sobre ‘Stranger Things 2’ es que la serie agregó nuevos personajes que, dentro de esa tanda de episodios, no agregaron nada nuevo a la historia o no contribuyeron de alguna manera a dar variedad al show. La nueva temporada mantiene la tendencia de incrementar el número de rostros en el grupo, con la diferencia de que en esta ocasión se siente que no hay (casi) algún personaje desaprovechado o agregado porque sí.

Quizás por pedido masivo, vemos mucho más de Erica (la hermana de Lucas). No se trata solo de una aparición sin sentido, sino que los capítulos que la incluyen se sienten diferentes por el talento y la actitud de Priah Ferguson (la actriz que la interpreta), y la hacen una nueva favorita en una serie que ya tiene muchos personajes memorables. Lo mismo se puede decir de Robin (Maya Hawke), un nuevo personaje que trabaja con Steve, que se gana a pulso de actitud el cariño de la audiencia y termina presentando un giro interesante en su relación con otros personajes.

También hay que reconocer que ciertos personajes, que en la segunda temporada se sintieron como ‘decoraciones’, se redimen un poco en ‘Stranger Things 3’. En la nueva saga son mucho más claros los roles de Bill y Max, al mismo tiempo que se nos permite entender un poco más a ambos personajes. Pero, de nuevo, estos no son los únicos casos. No deja de resultar sorprendente que incluso algunos nuevos rostros que solo vemos por poco tiempo terminen ganándose el cariño del público. Eso, sin duda, resulta ser la cosa más extraña de esta serie de Netflix.

Nostalgia y referencias: el postre de ‘Stranger Things’

Cuando se piensa en ‘Stranger Things’, se piensa en nostalgia. Es el sello que ha definido y distanciado la serie de otras producciones similares. La primera temporada, por ejemplo, estuvo plagada de guiños a películas y series de los años 80. Así, la historia de Netflix se ganó el cariño de los más nostálgicos, y al mismo tiempo permitió que tuviéramos la oportunidad de viajar en el tiempo.

Te puede interesar: Evaluación ‘Black Mirror: temporada 5’

‘Stranger Things 3’ mantiene la tendencia, con todavía más homenajes a la cultura, aunque rompe una de sus reglas y se dedica más a los años 90. Referencias a ‘Terminator’, ‘Volver al futuro’, ‘Magnum PI’, entre otras, son parte de la capsula del tiempo que desentierra y que le sientan muy bien al tono que quiere marcar la historia. Es una combinación casi perfecta de horror, pero iluminada por ese juego de Bingo para ver cuántos guiños es posible reconocer antes de que se termine el episodio.

¡Mesero! ¡Tengo historia en mis comerciales de Coca Cola!

Stranger Things 3

Por desgracia, incluso el terror del Desollamentes, la nostalgia de ‘Volver al futuro’ o la gracia de personajes como Erica no pueden salvar a ‘Stranger Things’ de lo que debe ser una de las más descaradas inserciones de comerciales en la historia de Netflix. Es decir, es claro que en este tipo de series tan populares se puede aprovechar para poner aquí y allá algún producto. Pero en la más reciente temporada de esta serie el manejo raya un poco en lo cínico.

Acercamientos de casi primer plano a Burger King o conversaciones sobre Coca Cola cuando estamos en el clímax de la historia… Estas cosas lastiman y abaratan la experiencia de ‘Stranger Things 3’, porque se siente como si, en vez de estar viendo una serie de horror que utiliza la nostalgia para que nos relacionemos con su mundo, estuviéramos en medio de un comercial descarado de casi una hora por capítulo.

De nuevo, este no es un problema que sea exclusivo de ‘Stranger Things’. Pero en la última temporada la carga de publicidad ubicada en cada toma, centrada para que casi tome el protagonismo de lo que se muestra, raya en lo molesto y es un mal síntoma que muchos notarán.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionados

Archivos