Evaluación: ‘Santa Clarita Diet’

Featured Video Play Icon

Lo normal sería pensar que en una parrilla saturada de zombis no hay espacio para una serie más de muertos vivientes. Lo lógico sería que no se buscará una nueva serie de caníbales o asesinos con tantas propuestas ya existentes. Pero lo cierto es que ‘Santa Clarita Diet’ es una nuevo tipo de zombi y eso es lo que da tanto potencial a la serie.

Uno de los puntos débiles de Netflix radica en su catálogo de comedias, que poca cosa ofrece además de algunas series como ‘Friends’, ‘How i met Your Mother’ y ‘The Office UK’, entre otras. La plataforma no solo le apostó a hacer una comedia, sino que además se midió a combinarla con un género improbable: el horror.

El resultado son 10 capítulos  divertidos y a la vez no aptos para estómagos sensibles. ‘Santa Clarita Diet’ es diferente, tanto que resulta difícil compararla con algo más que sirva de medida. Su humor resulta similar, pero los elementos que la rodean hacen que cada nuevo episodio sorprenda.  Es el ‘paciente cero’ que ha logrado sobrevivir y no sorprendería si su segunda temporada crea toda una epidemia de fans en hambrientos de más.

Asqueroso pero sabroso

'Santa Clarita Diet'

Sheila (Drew Barrymore) y Joel Hammond (Timothy Olyphant) son una pareja que junto a su hija Abby (Liv Hewson) viven como una familia feliz en Santa Clarita, California. Sin embargo, algo pasa con el cuerpo de Sheila que se convierte en un zombi y comienza a sentir el irrefrenable deseo de consumir carne humana.

‘Santa Clarita Diet’ puede ser difícil de ver al principio, en especial si el espectador no está preparado. La serie no se ahorra sutilezas: es visceral y asquerosa. Vómito, canibalismo y una escena digna de ‘The Walking Dead’ hacen parte del primer capítulo. El espectador puede sentirse temeroso de que este recurso se desgaste para causar risas, pero cada gota de sangre está por completo justificada. Sí, es grotesco. Como toda serie de zombis debería ser.

De hecho, una vez pasa ese primer choque la serie hace un buen uso de su historia para normalizar el estado zombi de su protagonista. No hay miedo o terror alrededor del primer muerto viviente en la familia, sino un intento de buscar la forma de adaptarse al hecho de que mamá ahora está comiendo personas. Y es lo ridículo de esta premisa lo que permite disfrutar ‘Santa Clarita Diet’. 

Humor Zombi

'Santa Clarita Diet'

‘Santa Clarita Diet’ se sostiene en un humor negro que funciona bien, en especial porque es mezclado con el elemento de lo grotesco que mencionamos antes. Pero no es solo el gore lo que alimenta las risas, sino lo ridículo de las situaciones en las que los personajes se involucran, la forma como la serie (o mejor dicho, sus personajes) tratan de normalizar los eventos a su alrededor.

La serie hace del homicidio un chiste recurrente. En otras circunstancias esta situación no causaría risa, pero ver a Barrymore y Olyphant preparar la escena del crimen mientras pretenden ofrecer una casa a su posible víctima no deja de tener su gracia. También ayuda el hecho de que ‘Santa Clarita Diet’ no pierde tiempo tratando de redimir a sus personajes. En vez de eso nos presenta a una pareja de amorosos esposos tratando de mantener a su familia unida (con alguna que otra baja por el bien de todos). Los clichés están aquí y allá, pero en general el libreto y los actores logran utilizarlos de manera que no se sientan repetitivos.

Otro elemento clave en ese sentido del humor está en la forma como la serie aprovecha la idea de que los zombis ‘siguen sus instintos’ y le da una vuelta a la noción: ¡Si eres un zombi estás más vivo que nunca! ¡Ya no hay miedo a morir, puedes hacer lo que sea!. Este concepto se mantiene a lo largo de la serie y sirve de paso para burlarse de algunos de los elementos clásicos de este subgénero del horror.

Las estrellas de esta ‘dieta’

'Santa Clarita Diet'

El elenco es una de las piezas claves que ayudan a ‘Santa Clarita Diet’. Drew Barrymore encaja a la perfección con la personalidad dominante, arriesgada e incluso psicótica de Sheila. Olyphant resulta su complemento interpretando a un esposo pasivo, pero por completo fiel a su esposa.

El rol de Liv Hewson toma más tiempo en ser bien digerido y es posible que durante los primeros capítulos su forma de ser y actitud no encajen del todo con su rol como la ‘hija’. Pero conforme elementos más emocionales se van integrando en ‘Santa Clarita Diet’, el personaje logra evolucionar y adaptarse a su propia forma en esta disfuncional familia. El lector sabe que los Hammond son asesinos, pero al igual que otros psicópatas en la televisión es el encanto que tienen el que permite que el televidente se convierta en su cómplice.

Un desafortunado final

'Santa Clarita Diet'

Es difícil explicar porqué este elemento es uno de los contras de ‘Santa Clarita Diet’ sin dar mayores spoilers, pero si tenemos que resumirlo en una frase sería: “esperé a que cargara el siguiente capítulo, pero en vez de eso Netflix me recomendó ver ‘Orange is The New Black”. 

Después de una serie de elementos y pistas entregadas a lo largo de la serie el último capítulo pareciera cumplir la función de unir los puntos faltantes y dar un cierre a los eventos. Pero los últimos minutos de ‘Santa Clarita Diet’ se sienten apresurados y añaden aún más conflictos. El cliffhanger tiene buenas intenciones, pero no funciona por la forma en que es entregado.

Sí, queremos más ‘Santa Clarita Diet’, pero solo para quitarnos el mal sabor que nos dejo la carne de los últimos minutos. 

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionados

Archivos