Evaluación: ‘Ori and the will of the Wisp’

No tuve la oportunidad de jugar ‘Ori and the blind forest’ en 2015, aunque conozco su fama. Por eso, el anuncio de una secuela se presentaba más como la oportunidad de conocer lo que el juego de Moon Studios (el desarrollador detrás del título) tenía para ofrecer y no tanto como un estudio de lo que pudo mejorar con su nuevo título tipo Metroidvania.

Aquí entra una de las mejores cualidades de ‘Ori and the will of the Wisp’, pues no es necesario tener conocimiento previo para poder disfrutar del encanto de su historia o amaestrar las habilidades que exigen sus niveles. De manera sencilla, controlas a Ori, un espíritu que debe rescatar a un pequeño búho perdido en un pantano. Para poder cumplir con su misión deberá explorar territorios desconocidos y enfrentarse con enemigos peligrosos.

‘Ori and the will of the Wisp’ es un juego encantador que seguramente tendrá méritos para aquellos que por primera vez tocan la franquicia, así como aquellos curtidos con su primera entrada. Su mundo abierto exige exploración y creatividad al momento de utilizar las habilidades disponibles para sobrevivir o encontrar los secretos que esconde. Su música y estilo son maravillosos, con la primera dándole un tono mágico y dramático a la historia de rescate de Ori. El modelo de habilidades es atractivo y amplio, aunque quizás la manera en la que es presentado no invita a jugar tanto con él de manera orgánica. Por último (y es necesario hacer esta aclaración) si no estás jugando en PC o con Xbox One X quizás sufran a momentos con la caída de frames en ciertos momentos de la acción.

El reto de saltar

‘Ori and the will of the Wisp’ es un juego que toma los mejores elementos del género de Metroidvania. Para empezar su mundo es completamente abierto (al menos en la medida de lo posible con el género). Desde el inicio eres libre de explorar todas las zonas, obviamente con ciertos obstáculos que solo pueden ser superados al obtener nuevas habilidades conforme avanzas en el juego. Pero cuando consigues el repertorio completo de ellas eres, prácticamente, libre de ir a donde quieras. De hecho, es recomendable revisitar ciertas zonas una vez eres un maestro moviéndote para descubrir zonas con recompensas ocultas.

Porque lo cierto es que hay un nivel de complejidad en cada uno de los retos que tiene para ofrecer. Aunque el juego no exige movimientos precisos para poder atravesar ciertos niveles o superar los enemigos que bloquean tu camino, si es cierto que algunos obstáculos requieren de la capacidad de adaptarse y amaestrar la manera en la que un salto triple, un lazo de energía o el poder utilizar proyectiles para impulsar puede ayudar a cumplir tu meta.

El mapa también incentiva la exploración al no indicar cuál es el siguiente destino. El jugador ve un icono en lo oscuro indicando la dirección aproximada a la que tiene que dirigirse, pero no le muestra la ruta exacta que debe tomar, de manera que es necesario buscar la manera de atravesar obstáculos naturales, rutas escondidas o incluso algún orbe que entregue algo más de vitalidad o de energía.

El 50% del éxito de ‘Ori and the will of the Wisp’ es su música

Ori and the will of the Wisp

Pero la exigencia en habilidad que pide ‘Ori and the will of the Wisp’ es el ambiente que crea. Una parte muy importante, por ejemplo, está en la música que tiene el juego. Se trata de un fondo que entrega la sensación de magia, nostalgia y aventura que acompaña esta misión llena de espíritus, criaturas peligrosas en cada rincón, animales que guardan la sabiduría de tiempos previos y estructuras que son tan dinámicas como peligrosas. La banda sonora de este juego es una razón por la que vale la pena intentar, morir e intentar de nuevo en cada nueva zona.

Lo mismo se puede decir con el ambiente de sus niveles. Las zonas del juego son variadas: pantanos tóxicos, montañas nevadas, mares de arena o el mecanismo interno de un molino. Estos escenarios son capaces de entregar ese sentimiento oscuro, pero también mágicos. Y, aunque la historia de ‘Ori and the will of the Wisp’ no es precisamente novedosa o entrega un giro importante a las historias de otros juegos similares (como ‘Limbo’) consigue cumplir con la promesa de golpear las fibras sensibles cuando tiene que hacerlo.

Dominando las habilidades

Como mencionamos antes, ‘Ori and the will of the Wisp’ está muy enfocada en que el jugador utilice todas las herramientas que le entrega. Estas están divididas en dos tipos de movimientos: aquellos que se desbloquean a lo largo de la campaña (y que están ubicados en los gatillos y análogos) y los de combate que pueden ser asignados a tres botones diferentes (Y, X y B). Estos tres movimientos pueden ser modificados, pero el juego no impulsa de manera orgánica al jugador para que lo haga. Para empezar, porque uno de estos espacios es asignado al ataque estándar. En algún momento es necesario utilizar un arco de luz para poder activar plataformas, de manera que la mayoría de veces es una buena opción dejarlo activado. Así, solo queda un tercer poder para utilizar y, de nuevo, el juego no motiva a explorar o utilizar otros movimientos.

También es posible comprar habilidades pasivas que aumentan el daño hecho o recibido, permiten pegarse a las paredes u obtener orbes adicionales de los enemigos derrotados. Aunque inicialmente solo puedes tener tres de estos poderes al mismo tiempo, conforme se avanza esta campaña es posible activar más de estas ranuras y personalizarlas de acuerdo con el estilo de juego. Por último, también es posible mejorar las actividades pasivas. En general el título tiene las herramientas para personalizar la experiencia de juego, pero requiere que el jugador sea el que tome la iniciativa para probar las diferentes opciones que hay disponibles.

Lag en el mundo mágico

En este punto quiero ser claro de que el juego fue probado en Xbox One de 1 TB             (el modelo que se lanzó en 2015, aproximadamente). Por lo general, ‘Ori and the will of the Wisp’ corre bastante bien en la consola, pero a menudo la consola parecía no poder seguir el ritmo de los movimientos del espíritu, con una caída significativa en los cuadros por segundo que resultaba muy molesto en las secciones de plataformas o en los combate e, incluso, significó un reinició en uno de los niveles.

Y una pasada rápida por la web me confirmó que no se trata de un problema exclusivo de mi experiencia. Es una anotación importante porque, aunque algunas guías que ayudan a disminuir estos problemas técnicos, se trata de una situación que es importante tener en cuenta al momento de realizar la compra y que afecta lo que, bajo otras circunstancias, es un título con muy pocas fallas.

Imágenes: Microsoft.

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.