Evaluación: ‘Narcos’ segunda temporada

Featured Video Play Icon
Narcos

¿Cuántas veces se ha contado la historia de Pablo Escobar? ¿Las veces suficientes? Esa sería la respuesta más acertada y generalizada para un colombiano, por aquello de ‘la imagen del país’. En ese escenario ‘Narcos’ anda en terreno peligroso para los espectadores de nuestra nación. Es un producto basado en hechos reales pero narrado con todas las herramientas de la ficción. Con su primera temporada la serie de Netflix demostró que, por encima de los prejuicios a ese tipo de material, era un destacable producto narrativo.

Ahora la serie ha regresado con una segunda temporada (y aseguró una tercera y cuarta tanda de capítulos), para terminar con la historia del infame Escobar, el criminal que marcó la historia de nuestro país ¿sigue siendo ‘Narcos’ la única serie de narcos que deberías ver?

¿Dónde estás Padilha?

Mi primer acercamiento a ‘Narcos’ fue satisfactorio gracias a José Padilha, reconocido director brasileño responsable de las recomendables ‘Tropa Elite’ y ‘Tropa Elite: El enemigo entre nosotros’. Padilha tenía el trabajo necesario a sus espaldas para darle el tono necesario a la producción: acción de buen ritmo y comentarios políticos a través de personajes creíbles.

Pero Padilha no está como director esta temporada. Por eso el inicio de la segunda tanda de capítulos se siente poco original en su estilo. No están mal, pero el ritmo queda debiendo en manos del director Gerardo Naranjo, que presenta algo más estándar, algo que visualmente no sorprende y está más cerca del formato televisivo y alejado de los cinematográfico.

Durante dos episodios extrañas la forma en que inició la primera temporada: por lo alto, con un estilo especial en la acción y la edición de los capítulos. La segunda temporada empieza mucho más estándar, sin nada para destacarse narrativamente o visualmente. Es un inicio que le queda debiendo a la temporada pasada. Pero tranquilos, no es por mucho tiempo: cuando ‘Narcos’ tomas impulso no lo suelta.

Abrazando la narrativa de ficción

‘Narcos’ no es un documento histórico en video, no es un testimonio, es una historia policial con todas las herramientas de la ficción a la mano y por ello sale tan bien librada. Cuando ‘Narcos’ deja la dirección de Naranjo y plantea las bases de la temporada, lo que sigue es una historia llena de giros, buen desarrollo de personajes y tensión que nunca deja de reinventarse.

La segunda temporada de ‘Narcos’ está ubicada durante poco más de un año, así que los eventos se sienten más conectados. La cronología agrega mucho al ritmo, pues las cosas no dejan de suceder una tras otra en el espectacular juego del gato y el ratón entre Escobar y la justicia.

La persecución, con sus nuevos jugadores, presenta una narrativa que se construye usando un nutrido grupo de personajes. Mediante avanza la temporada nuevos enemigos y aliados entran a la historia, haciendo más complejo un panorama que está a punto de explotar en cada momento, con ascensos y caídas por todas partes. Los Pepes, el cartel de Cali, hombres de justicia que regresan, hombres de justicia que surgen, corruptos y familias. La temporada no ahorra en seguir armando capas sobre capas.

Algunos problemas en el reparto

No me malentiendan, el reparto principal de la serie es impecable. Desde Wagner Moura hasta Pedro Pascal, pero cuando se trata de hablar de los personajes secundarios, las cosas cojean por todas partes. La selección de actores no es la mejor y nos encontramos muchas veces son situaciones donde la calidad actoral baja el nivel de toda la escena. De todo lo narrado.

No solo se trata de personajes secundarios, de ahí para abajo algunos no dan la talla ni siquiera para soltar un dialogo de forma natural. Esto desbalancea la gran imagen que Moura, Pascal, Holbrook y muchos más ponen en la serie.

Sobre Moura caen todos los aplausos. El actor brasileño demostró en la primera y segunda temporada ser un excelente Escobar. Claro, está el detalle del acento, que algunos le ponen más peso del que merece. Para mi el actor funciona por sobre todas las expectativas, realizando una transformación que aquellos que lo han visto en otras producciones pueden apreciar al máximo.

El trabajo de Moura era más pesado en esta ocasión, pues Escobar tenía que lucir más humano, más  hombre de familia, mientras al mismo tiempo tenía que ser un monstruo y un criminal egocéntrico sin remordimiento. El resultado final es un balance entre ambas facetas, naturales: claro, Escobar era alguien despreciable, pero en otras partes de su vida era un padre, un hijo y un esposo. Moura trabaja mucho en ese raro amor por los monstruos, que juega a dos frentes. Al final el actor sale victorioso.

La única serie de narcos que deberías ver

¿Cuantas veces más debe narrarse la vida de Escobar? ‘Narcos’ es la excusa perfecta para hacerlo de nuevo, para revisar ese capítulo de nuestra historia que nunca deja de ser real, aunque paren las películas y series, aunque ya nadie actúe de Escobar. Por ello, cuando aparece un producto como este, con grandes actores, buen ritmo, tensión, aprovechamiento del género y aplaudible producción, hay que darle la oportunidad y admirar su esfuerzo narrativo, donde sin importar bandos, ideologías o el pasado, es un excelente producto del género policiaco.

‘Narcos’ ahora tendrá dos temporadas más, con el cartel de Cali como el centro. ¿Esto perpetúa una mala imagen del país? Claramente es una imagen negativa, pero está lejos de ser falsa. Esta serie no es una maquina de malos ejemplos, es una historia que usa las herramientas narrativas adecuadas basándose en hechos reales, que sin lugar a duda tienen mucho potencial para el género.

Una pena que esos hechos reales sean parte de nuestra historia. Pero no es una pena que puedan ser material de buenas historias. 

Imágenes: Netflix. 

 

Camilo Martínez

Camilo Martínez

Viviendo dentro de las cuatro líneas que arman una viñeta, transportándome en los fotogramas de las películas más clásicas o del cine más explosivo, leyendo desde literatura de ciencia ficción desechable o las obras hechas para el bronce. Básicamente amante ciego de las historias, sea en pantalla o papel, buenas o terribles. Profesional en comunicación social y periodismo del Politécnico Grancolombiano, he colaborado con medios como Caracol Radio, Cartel Urbano, Diario ADN y RCN Televisión.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Al igual que la primera temporada, las voces de los actores extranjeros que hablan en español en ocasiones es inentendible… parece que dejan el audio muy bajo o el tono es muy grave.

    De resto es muy buena, simplemente dejan a los malos como lo que fueron: malos, sin dejar oportunidad a chistes, memes o sacar algo bueno.

Relacionados

Archivos