Evaluación: Moto Z

Featured Video Play Icon

A mitad de 2016 Lenovo nos mostró una nueva propuesta de gama alta: el Moto Z. Este equipo llegó a reemplazar a la línea Moto X, con un enfoque diferente. Si bien la compañía ha apostado por la personalización en todas sus líneas con estrategias como el Moto Maker o las Moto Shells, el Moto Z la lleva más allá con un diseño que permite adicionar accesorios modulares -llamados Moto Mods- con los cuales se enriquece la experiencia del equipo.

El Moto Z tiene una pantalla Amoled de 5,5 pulgadas, que a diferencia de otros equipos como el Moto G4 Plus, solo enciende los pixeles de colores, por lo que elementos como la pantalla Moto (que muestra las notificaciones en la pantalla bloqueada) tienen más sentido. Su procesador es un Snapdragon 820, además tiene 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. Estos componentes le permiten tener un buen desempeño en Android, aunque el equipo se queda corto en otros ámbitos como la duración de la batería y sus cámaras.

Un todo, muchas partes

El Moto Z es modular, pero sin los módulos es un teléfono integral.
El Moto Z es modular, pero sin los módulos es un teléfono integral.

Si bien el Moto Z cuenta con módulos que le proporcionan nuevas funcionalidades, es un equipo que por sí solo es autosuficiente. Si se le usa sin módulos es casi como un equipo convencional y no requiere de más para funcionar, contrario al caso del extinto Project Ara. Estos módulos incluyen elementos como una mejor batería, unos altavoces, un proyector o una cámara con zoom se ajustan al dispositivo en la parte trasera a través de unos conectores parecidos a los Pogo Pin.

Su cuerpo es delgado (5,2 mm), lo cual lo ubica dentro del grupo de equipos más delgados del mundo, solo superado por otros dispositivos como el Vivo X5Max, el Oppo R5, el Micromax Canvas Silver 5 y el Gionee Elife 5.1. Esta delgadez está pensada para compensar el volumen de los Moto Mods, los cuales son bastante gruesos y cuando se usan en el equipo lo hacen crecer bastante. Sin embargo, esa delgadez también significó varios sacrificios como la pérdida de ergonomía (que era uno de los puntos fuertes de la línea Motorola), un módulo de la cámara que sobre sale de manera exagerada, la remoción del conector de audífonos de 3.5 mm y una batería pequeña para el tipo de equipo.

Los Moto Mods se conectan a través de varios pines.
Los Moto Mods se conectan a través de varios pines.

En primer lugar, la ergonomía es un problema cuando se tiene el Moto Z sin ningún módulo. El Moto Z se resbala de las manos fácilmente y por lo tanto es mucho más cómodo usarlo con el Moto Style Shell que viene incluida en la caja o con el Moto Mod de la batería, pues estos le dan mayor agarre.

Un equipo delgado como el Moto Z significa hacer sacrificios en varios frentes

Por otro lado, hay otro elemento en el diseño que podría ser mejor: los botones de volumen y de bloqueo. Estos tres están ubicados hacia el extremo del dispositivo y cuentan con un tamaño similar. Aunque el de bloqueo tiene una textura diferente, debido a su ubicación y tamaño es fácil confundirlos cuando se quieren presionar sin ver el dispositivo (en casos como subir el volumen con el equipo dentro del bolsillo).

Otro de los sacrificios que tuvo que hacer Lenovo con la delgadez del Moto Z tiene que ver con la cámara. Esta sobresale del cuerpo en gran medida, de hecho es uno de los módulos de mayor tamaño que existen en el mercado, comparable con equipos como el Nexus 6P. Esto por sí mismo no es un problema, sin embargo, el cristal de la cámara puede rayarse con facilidad y por lo tanto, así como con la ergonomía, es recomendable usar el equipo con alguno de los Moto Mods puestos.

El futuro está lleno de adaptadores.
El futuro está lleno de adaptadores.

En cuanto al tema del conector de audífonos tengo opiniones encontradas. En primer lugar, soy consciente de que el futuro es inalámbrico y por lo tanto los fabricantes comenzarán a irse hacia ese lugar. Sin embargo, hoy en día no es tan fácil desprenderse de los conectores de audífonos. El Moto Z trae un adaptador para conectar los audífonos convencionales al puerto USB tipo C y aunque este me parece mejor que el que viene con el iPhone, debido a un elemento que lo ayuda a sostener a los audífonos, no deja de ser un problema. Por ejemplo, no se puede usar al mismo tiempo de que se está cargando el equipo. Además, debido a que el equipo no incorpora un par de audífonos USB tipo C, la probabilidad de que tengas que usar el adaptador todo el tiempo es muy alta.

Un desempeño caliente

El Moto Z es un equipo con buen desempeño. Todas las aplicaciones corren de manera fluida, lanzar la cámara se demora menos que en la línea Moto G y, en general, la experiencia de uso es buena, hasta con las aplicaciones más demandantes. Sin embargo, el equipo se tiende a calentar por ratos, lo cual es probable que afecte la ya pobre duración de batería.

El equipo sin el Moto Mod de la batería apenas llega a un poco más de medio día de uso, lo cual es una mala noticia. Sin embargo, con la batería puesta su duración es de todo el día, aunque de vez en cuando el equipo se calienta sin estar demandando mucho de él. El calentamiento no es constante y es más bien por picos, lo cual al menos no es tan grave.

El lector de huellas del Moto Z es muy bueno. Aunque este sensor pareciera una necesidad creada, una vez lo usas y te acostumbras no quieres renunciar a él de nuevo. Este es muy preciso y rápido. De hecho, con él no necesitas siquiera tocar el botón de bloqueo del equipo, pues con solo poner tu dedo desbloquearás y bloquearás tu equipo.

Por otro lado, la carga rápida del Moto Z es fenomenal. Los usuarios hemos aprendido a vivir con equipos con poca duración de batería, y por lo tanto en el corto plazo es mejor que todos disfrutemos de la carga rápida. El puerto de carga es USB tipo C, el cual por ahora podría parecer incompatible con los demás equipos, pero es el puerto que tendrán la mayoría de los smartphones a partir de ahora, por lo que en un tiempo todo el mundo tendrá estos puertos (hasta los nuevos MacBook Pro).

Las cámaras Moto

Hablemos claro, los equipos Moto no tienen las mejores cámaras. Con el tiempo, hemos visto una evolución entre los diferentes modelos, año tras año. Este año, el Moto Z nos trae un sensor de 13 megapíxeles y estabilización óptica de imagen.

La cámara se desempeña bien, como siempre, en buenas condiciones de iluminación. Bajo estas podrás tener una muy buena calidad fotográfica. Sin embargo, cuando tenemos situaciones extremas como baja luminosidad o necesitamos un alto rango dinámico (HDR), comenzamos a tener problemas. El HDR funciona hasta cierto punto, y así vemos zonas muy oscuras o zonas muy quemadas si se sobrepasan las condiciones máximas que soporta. Por otro lado, vemos algunos bordes falsos, mucho grano o situaciones con sujetos movidos. Eso sí, para usuarios no tan exigentes con las fotografías la cámara será suficiente.

En cuanto a la cámara frontal, esta tiene un buen ángulo y toma fotos buenas. Además, viene acompañada de un flash, que en mi caso no es tan útil, pero en ciertas ocasiones puede ser una buena idea si necesitas sí o sí una selfie en un ambiente muy oscuro.

Con la actual generación de equipos Moto existe un modo profesional que nos permite jugar con la exposición, el ISO, la velocidad de obturación, el balance de blancos y el enfoque. Esto, aunque puede no ser tan útil para muchos usuarios, ayuda a mejorar las fotografías.

Los Moto Mods

No podríamos hacer un review del Moto Z sin nombrar los Moto Mods. Estos módulos están pensados para aumentar la funcionalidad del equipo. En la versión que nos fue dada por Lenovo tenemos incluidos un Moto Style Shell de cuero, el Incipio PowerPack de 2.000 mAh y el JBL SoundBoost. El primero es un accesorio decorativo que sirve para proteger la parte trasera del equipo, el segundo le da mayor capacidad de batería y el tercero le da mayor sonido exterior.

Los Moto Mods le proporcionan un gran volumen al Moto Z.
Los Moto Mods le proporcionan un gran volumen al Moto Z.

Existen otros módulos como la cámara con lentes Hasselblad y un picoproyector que se deben comprar por un precio adicional. Además, el próximo año veremos nuevos Moto Mods, pues la compañía recientemente afirmó que lanzará 12 módulos el próximo año.

En lo personal, aunque los Moto Mods son una idea muy bien implementada, por elementos como el cambio en caliente (a diferencia del LG G5 que es necesario apagarlo para cambiarlos), no creo que sea una solución práctica. Cargar con los módulos es engorroso y por ejemplo los altavoces son buena idea pero no sirven con otros dispositivos y exigen que el equipo esté pegado a ellos, por lo que tienes que renunciar a tu smartphone si quieres poner música para tus amigos en tu casa mientras estés siendo el DJ, debido a que tendrás que tomar todo el equipo con altavoces si quieres responder mensajes. Esto no sucede si usas unos altavoces bluetooth.

El módulo de la batería es necesario si necesitas mayor autonomía, aunque la diferencia en peso y grosor se siente mucho cuando lo usas. Pero, como todo, es cuestión de costumbre.

Al final, ¿vale la pena comprar un Moto Z?

El Moto Z es un equipo diferente, pero no es mejor que los demás competidores.
El Moto Z es un equipo diferente, pero no es mejor que los demás competidores.

El Moto Z es un equipo de nicho. Es decir, no es para todos los tipos de usuarios. No todos los usuarios querrán cargar con varios módulos para dotar de súper poderes a su equipo. El equipo se desempeña bien sin estos, a no ser que hablemos de la batería. En ese caso sería mejor idea considerar el Moto Z Play, que es más barato, tiene mejor autonomía y tiene conector de audífonos, pero es más grueso, por lo que será incluso más gordo con los Moto Mods puestos.

El Moto Z es un smartphone para los usuarios curiosos, que quieren tener toda clase de gadgets conectada a su equipo. De hecho, con un poco de conocimiento podrás hacer tu propio Moto Mod e incluso participar en concursos para conseguir financiamiento para este.

El Moto Z cuesta casi lo mismo que otros dispositivos de gama alta, con el problema de que la batería y la cámara no son las mejores. Sin embargo, sus juguetes (Moto Mods) lo convierten en una opción atractiva para los usuarios. Es un equipo diferente a los demás y aquí está su fuerte, pero eso sí, no se destaca en fotografía, en rendimiento ni en duración de la batería, además de que no tienes conector de audífonos separado del de la energía.

Imágenes: ENTER.CO.

Enrique Cuartas

Enrique Cuartas

Mi vida gira en torno a la búsqueda: buscas información, buscas música que te gusta, buscas nuevos destinos para conocer, buscas tomar la mejor foto. Administrador de Empresas, bailarín de tango en mi tiempo libre, viajero empedernido, me encantan los idiomas y la tecnología móvil. ENTER.CO es ahora mi plataforma de búsqueda. Escribí para Hipertextual en el extinto blog Celularis y he blogueado a nivel personal en los últimos años.

Ver todos los posts

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Yo lo tengo y me parece genial el concepto de los módulos, sobre todo el de protector que es súper útil. Es rápido, más que los Samsung. La batería me dura todo el día y si se que voy a tener un día largo salgo con el módulo de la batería adicional. La cámara, el rendimiento y el sensor de huellas son muy excelentes para mí que he tenido todos los gama alta de la línea moto x. Es un teléfono único en su especie, lo recomiendo sin dudar. Respecto al conector de audio de 3.5 mm, no lo extraño porque he usado auriculares Bluetooth desde hace dos años (Bosé y Sony).

Relacionados

Archivos