Evaluación ‘La casa de papel: parte 3’

Featured Video Play Icon
20190131_399_LCDP_S3_tamaraarranz_DSC_3893.nef

Uno de los fenómenos más curiosos de la era de Netflix es que ha permitido que series extranjeras se conviertan en fenómenos globales. Ya habían dicho que nadie se convierte en profeta en su propia tierra. ‘La Casa de Papel’ es uno de estos casos, que incluso hoy sorprenden. La serie española se estrenó de manera original en Antena 3 y, aunque en España fue bastante popular, su éxito no se compara en nada con el fenómeno global que terminó siendo cuando usuarios de Netflix de todo el mundo hicieron su maratón. Pero, precisamente por no ser un producto ‘original’ del servicio, la noticia de una tercera temporada emocionó y asustó al mismo tiempo. ¿Era este un intento desesperado por robar nuevamente la atención del público o una historia que valía la pena continuar?

‘La casa de papel: parte 3’ comienza un par de años después del escape de la Casa de la Moneda. Un descuido de Tokio (Úrsula Corberó) y Rio (Miguel Herrán) lleva a que uno de ellos sea capturado. Para conseguir su libertad, el Profesor (Álvaro Morte) debe reunir de nuevo a la banda, incluyendo a nuevos miembros como Palermo (Rodrigo de la Serna), Bogotá (Hovik Keuchkerian) y Marsella (Luka Peros). Todo, con el objetivo de ejecutar un golpe mucho más grande que les permita recuperar al miembro que está en poder del Gobierno.

Parecía imposible, pero ‘La casa de papel: parte 3’ consigue lo que no se creía: robarse de nuevo la atención del espectador. Los ocho capítulos nuevos mantienen un balance entre lo viejo y lo nuevo, que combina lo mejor del show, pero también lo hace más impredecible que nunca. El Profesor finalmente encuentra un rival a su altura, que crea momentos de tensión y un final que deja con los pelos de punta. Incluso si no se trata de una visita necesaria, la tanda de capítulos que llega a Netflix tiene la fuerza para que el regreso de la banda no se sienta como una secuela sin lugar en el catálogo del servicio.

Un poco de lo viejo, un poco de lo nuevo

Una de las mayores dudas era si la nueva temporada de ‘La casa de papel’ simplemente repetiría lo mismo que la serie original. Esto preocupaba porque, como en todo buen robo, hay ciertos trucos que solo funcionan una vez. Así, la serie debía cumplir una misión imposible: mantenerse fiel a su esencia, pero al mismo tiempo ofrecer suficientes cosas que modificaran el tono y la historia a entregar.

Este es un plan que ‘La casa de papel: parte 3’ ejecuta con facilidad. En esencia, nos encontramos frente al mismo tipo de historia: un grupo de atracadores que se disponen a realizar un robo imposible, guiados por una mente capaz de presentar contra-estrategias, junto con las sorpresas de última hora que aumentan la tensión.

Te puede interesar: Evaluación ‘Stranger Things 3’

Pero en esta ocasión hay elementos que modifican la fórmula. El plan no es perfecto y, de hecho, el que se vea incluso menos bajo control le da un aire de lo impredecible a cada paso, que aumenta la tensión en todo momento. A esto se suman nuevas dinámicas dentro del grupo, relaciones que crecen, explotan o se acaban, además de la oportunidad de conocer un poco más de ciertos personajes que en la serie original no fueron más que secundarios (al menos en relación con otros que gozaron de mayor tiempo en la pantalla).

Mejores malos que aumentan la tensión

La casa de papel: parte 3

Si hay que escoger una de las mejores cosas de ‘La Casa de Papel’, con facilidad el premio se lo lleva Alicia Sierra, interpretada por Najwa Nimri (conocida por cintas como ‘Abre los ojos’, ‘Los amantes del círculo polar’ y ‘Lucía y el sexo’). Desde el primer capítulo en que ella aparece, hay algo amenazador. Su apariencia, su forma de hablar, la frialdad dulce con la que realiza los actos más crueles… Si el Profesor es Sherlock Holmes, en la más reciente temporada el personaje encontró a su James Moriarty. El resultado de este choque es una sensación de peligro que aumenta con cada episodio y finalmente explota en el capítulo final (que es el mejor de esta temporada).

La inspectora Alicia cambia el panorama de ‘La Casa de papel’. En las dos primeras temporadas era el profesor, blindado por un plan perfecto, el que ponía a la policía en un papel defensivo, siendo él quien usualmente ganaba la partida. Si había problemas o fallas, se debía más a la ineptitud o los errores de algunos de los miembros de la banda (que, de manera curiosa, terminaron siendo los verdaderos ‘enemigos’ y el obstáculo en la serie). De ahí salía la tensión, de ver cómo este robo a prueba de balas amenazaba con desmoronarse por fuerzas externas.

Te puede interesar: Evaluación ‘Black Mirror: temporada 5’

El nuevo personaje se convierte en una fuerza que de inmediato pone en jaque al Profesor. Es su opuesto en muchos sentidos e incluso su primera conversación demuestra que él no la puede manejar. El resultado final es un encuentro que se siente más parejo, que cambia el tono del robo y nos hace pensar que la conclusión de este asalto va a ser mucho más agridulce de lo esperado.

Un robo innecesario, pero entretenido

¿Por qué sacar una tercera temporada de ‘La casa de papel’? Esta era una pregunta en la mente de muchos cuando la nueva temporada fue anunciada. Después de todo, la serie se trataba de un robo, con un grupo específico de personas, que había culminado. La historia estaba terminada y la idea de otro atraco (solo con la finalidad de extender más la historia) sonaba como un recurso barato para sacar más jugo a una vaca muerta.

Si somos prácticos, ‘La casa de papel: parte 3’ es innecesaria. La serie no cumple algún propósito que el anterior final no hubiera entregado, más allá de contarlos qué pasó después del robo. Algunos dirán que la serie expande en el pasado de sus personajes, nos cuenta más de ellos. Pero estos acercamientos son tan dispersos y cortos que, lejos de sentirse como una exploración en su pasado, solo ayudan a expandir el material conocido. No es útil, al menos en lo que a la historia respecta.

La utilidad de la ‘La casa de papel: parte 3’ está en el entretenimiento que ofrece. Pese a que no tiene una necesidad, tampoco termina sobrando dentro de la historia y, lo más importante, ver al grupo enfrentado contra el gobierno, con nuevas reglas y más peligros, es algo emocionante que paga por completo la maratón de ocho episodios.

‘La casa de papel: parte 3’ es como una moto vieja

No se asusten si los primeros episodios de ‘La casa de papel: parte 3’ no los convencen. El nuevo atraco del Profesor es como una moto vieja. Con esto queremos decir que se toma su buen tiempo antes de que arranque con la fuerza necesaria para mantener al espectador con la atención el 100 por ciento del tiempo. Requiere unas horas de inversión para coger ritmo y su introducción tiene la desventaja de querer justificar lo imposible: que un grupo que lo tiene todo se arriesgue por el error de dos miembros.

Incluso cuando el atraco comienza hay algunos altibajos que matan el ritmo. También (como suele suceder con este tipo de series) están las dudas sobre si terminará a la altura de sus predecesoras.

Pero los últimos tres episodios disipan estos miedos, con un ritmo y una tensión que se mantienen hasta el final, en donde ‘La casa de papel: parte 3’ se impulsa con toda su fuerza a una conclusión que dejará a más de uno a punta de un infarto. No es como la serie original, que casi de inmediato secuestra nuestra atención. La nueva tanda de capítulos mantiene al espectador interesado al principio, pero es solo cuando los créditos del episodio 8 comienzan a correr que entendemos el grave caso de síndrome de Estocolmo en el que nos ha puesto Netflix.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionados

Archivos