Evaluación: ‘Kingdom Hearts 3’

Featured Video Play Icon
KINGDOM HEARTS Ⅲ_20190210133142

‘Kingdom Hearts’ es un juego que es difícil de explicar a aquellos que no lo han experimentado. Desde afuera, un ARPG que combina personajes con estilo anime y mundos de Disney resulta tan interesante como extraño. Luego está el hecho de que, a pesar de que no había lanzado algún juego principal en más de una década, cuenta con una base de fans enorme. Por no mencionar su historia, que requiere más de una sentada para que cobre sentido. Quizás por todo esto es que ‘Kingdom Hearts 3’ no solo es uno de los juegos más esperados de 2019, sino, para muchos, la conclusión a una franquicia que han seguido desde la infancia.

‘Kingdom Hearts 3’ es el escenario para el enfrentamiento final entre Sora y la organización XIII, dirigida por Xenahort. Al inicio del juego nos encontramos con nuestro protagonista, debilitado después de los eventos en su prueba para ser un maestro. Al igual que en otros títulos, deberás viajar por diferentes mundos de Disney (‘Toy Story’, ‘Hercules’, ‘Enredados’, ‘Frozen’, ‘Big Hero 6’, ‘Piratas del Caribe’ y ‘Monsters Inc.’) al tiempo que fragmentos de la historia se revelan y nuestros héroes descubren nuevas pistas que los lleven más cerca a rescatar a los tres custodios de la luz perdidos: Aqua, Ventus y Terra.

‘Kingdom Hearts 3’ es una celebración de todas las cosas que han hecho de la franquicia grande, al tiempo que un recordatorio de las fallas que 13 años después permanecen en este ARPG. Como siempre, su música es fabulosa y con facilidad uno de los mejores aspectos del juego. Su sistema de combate convierte cada encuentro en un espectáculo de luces y chispas. También concluye de manera satisfactoria la saga de Xenahort. Pero, por desgracia, su historia continúa siendo tan inaccesible como siempre, incluso con la ayuda de Square Enix. Algunos de sus mundos también carecen de la vida necesaria para crear la ilusión de estar dentro de una película de Disney.

‘Kingdom Hearts 3’: música para los odios

Kingdom Hearts 3

Más que los mundos de Disney o las historias de memorias y corazones, creo de manera personal que ‘Kingdom Hearts 3’ sobresale entre muchos juegos modernos por contar con una de las mejores bandas sonoras. Esto no es un logro nuevo, pues si algo la música en sus entregas siempre ha sido de primer nivel.

Pero hay algo especial en la selección musical de la entrega más reciente que la pone por encima de otros juegos. El hecho de que el menú aparezca con ‘Dearly Beloved’ crea esa sensación de nostalgia que no se va en ningún momento de la campaña. Square Enix sabe cuál es el tema apropiado para que cada momento de la historia pegue emocionalmente. Tal es el poder de las melodías de ‘Kingdom Hearts 3’, que incluso consiguen impulsar aquellos momentos en los que la historia o diálogos fallan.

Te puede interesar Evaluación ‘Super Smash Bros. Ultimate’ 

Hay algo mágico en la música de ‘Kingdom Hearts’. Tienen una potencia especial que consigue entregar esta sensación de haber llegado a un destino después de tanto tiempo. De haber completado un viaje que empezó hace tanto tiempo en una pequeña isla, con tres niños deseando conocer el mundo.

El espectáculo de un combate

Pero hay otro elemento que hace de la campaña de ‘Kingdom Hearts 3’ entretenimiento puro. El combate en el juego se destaca por convertir cada encuentro con el enemigo en un espectáculo. Al igual que en entradas previas, todas las habilidades se encuentran mapeadas en un mismo lugar. Pero la variedad de ataques y combos consigue crear una sensación de personalización.

El jugador puede escoger entre el ataque básico (mejorado con las diferentes transformaciones de las llaves), magia, ataques en combinación con los aliados, o los combos de atracciones y las invocaciones de corazón. El resultado final es que cada batalla puede resumirse en destruir al enemigo de la manera más llamativa posible.

Porque lo cierto es que el AI de ‘Kingdom Hearts 3’ no sobresale por su inteligencia. La mayoría de los enemigos y jefes son esponjas de daños, que requieren más de memoria (para recordar sus debilidades) que de habilidad para lidiar. Hay algunas batallas en las que la variedad de ataques, habilidades y reflejos son relevantes, pero a menos que decidas completar el juego en el modo experto no deberías morir muchas veces.

Una historia larga… y compleja

Quizás pueda parecer obvio, pero ‘Kingdom Hearts 3’ no es la entrada ideal para alguien que quiera ingresar a la franquicia. La razón es que en este juego la historia juega una parte muy importante del disfrute y para un novato será imposible entender solo a través de los diálogos qué rayos está ocurriendo. De hecho, es probable que si no has jugado los títulos fuera de los principales te pierdas en muchas de las referencias, guiños y momentos del juego.

Este es un problema más interno de la franquicia que de este título. Sin embargo, lo enredado de su historia solo se ve potenciado por el hecho de que sea el capítulo final y, por tanto, cuente con el regreso de personajes y elementos de entradas previas. Como resultado, puede haber momentos en los que un fan más casual quede por completo perdido cuando el personaje X revela que la trama Y servirá para traer a Z.

Te puede interesar Evaluación ‘Pokémon Lets Go’

En defensa de ‘Kingdom Hearts 3’ el juego hace bastantes esfuerzos para ayudar a que la historia cobre sentido. El menú principal cuenta con una opción que resume los eventos principales previos a esta entrada. También cuenta con un glosario de términos, así como un índice con los perfiles de los personajes y villanos dentro de la franquicia. Pero incluso con estas ayudas, la historia de ‘Kingdom Hearts’ es tan compleja que los recursos a la mano son insuficientes. Lo que demuestra que este defecto es más un mal de franquicia que de la entrega de Square Enix.

Mundos sin corazón

Una de las cosas que atraen de una franquicia como ‘Kingdom Hearts’ es la posibilidad de recorrer los mundos de Disney y combatir de mano a mano con Hercules o Jack Sparrow. En la más reciente entrada, por ejemplo, hay propuestas interesantes como recorrer el mundo de ‘Toy Story’ desde la perspectiva de un juguete. Pero, aunque hay ideas divertidas en el juego, se ven opacadas por la falta de vida en cada uno de los mundos.

Mientras que la caja de juguetes de ‘Toy Story’ se ve impulsada por la creatividad de saltar en estantes y montar robots, mundos como el de ‘Enredados’ resultan muy simplistas en diseño y carecen de elementos que lo diferencien de otros escenarios. También está el problema de lugares como Sanfransokyo de ‘Big Hero 6’ que, pese a ser una metrópolis, se ve carente de vida y personas. Eso resulta en mundos que tienen la estética de Disney, pero no la vida necesaria para hacerlos sentir como ‘reales’.

También resulta en muy pocos motivos para explorar, además de querer completar todos los trofeos del juego. Pese a que visualmente hay una mejora en estos universos que ‘Kingdom Hearts’ presenta, la falta de corazón en la mayoría de ellos los convierte en algo más parecido a una escenografía de fondo.

Todo comenzó en una isla

‘Kingdom Hearts 3’ es el final de una historia que lleva más de una década en desarrollo. Es el desenlace de la saga de Xenahort y el cierre de algunas tramas que la franquicia lleva desarrollando a través de sus títulos. Los fans del RPG de Square Enix se encontrarán con un juego que parece dedicado a ellos. Es un regalo por su paciencia y dedicación a la historia de Sora, Donald y Goofy.

Por eso pueden esperar mucho fanservice. Batallas que hasta hace poco solo podían ser imaginadas en fanfics, encuentros que encogen el corazón y una resolución que para muchos se sentirá como una emotiva carta de despedida a un viaje largo. A manera personal, siento que ‘Kingdom Hearts 3’ tiene sus mejores momentos cuando se aleja de la complejidad del plan de Xenahort y Kingdom Hearts y se acerca más a sus personajes principales. Tres chicos en una isla que muchos años atrás soñaban con conocer el mundo, pero que se han visto obligados, una y otra vez, a separarse.

‘Kingdom Hearts 3’ se siente como el final de un viaje muy largo. Lleno de nostalgia y magia. Quizás por esto sea tan fácil perdonar algunas de sus fallas más visibles.

Imágenes: Capturas de pantalla ENTER.CO

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos