Evaluación: quinta temporada ‘House of Cards’

Featured Video Play Icon
House of Cards presentará su quinta temporada en Netflix.

Para muchos, ‘House of Cards’ es la serie que puso a Netflix en el mapa. El drama político que no solo consiguió un grupo de seguidores mas vasto, sino que también demostró el potencial que tenían las serie de internet en términos de calidad y de historia. Cinco temporadas después la serie ha ‘envejecido’ mucho mejor de lo que muchos es esperaban, especialmente tras las dudas que se generaron tras el paso a un lado que dio su creador.

La  quinta temporada de ‘House of Cards’ demuestra que la serie tiene mucho por delante. Igual que un político corrupto encuentra nuevas maneras por sobrevivir impune. Esto lo logra manteniendo elementos que uno espera del show (drama, traiciones, suspenso, escándalos), pero al mismo tiempo creando una alerta permanente que no permite confiar demasiado en los instintos para adivinar qué pasará en siguiente episodio. No todo es perfecto en la administración de los Underwood. El ritmo no siempre es constante y tiene sus puntos bajos en la mitad del show. Pero los últimos episodios tienen una serie de golpes bajos que logran mantener la tensión.

Esto se acopla con una serie de temáticas que con frecuencia están coordinadas con la situación política actual. ‘House of Cards’ siempre se ha caracterizado por ‘adivinar’ ciertos futuros eventos en Washington. Pero ahora, más que nunca, el mensaje que presenta resulta aterrador por lo cercano. Los monstruos (o políticos) jamás parecieron tan reales.

Un periodo más para ‘House of Cards’

House Of Cards

Una de las cosas que más gusta es la resiliencia que tiene el show. Uno pensaría que después de cuatro temporadas se deberían agotar maneras de mantener la tensión o presentar sorpresas. Y sin embargo, ‘House of Cards’ no solo logra presentar una historia con coherencia, sino que también sigue presentándonos nuevas facetas de sus protagonistas.

La intriga y la duda no abandonan la serie en ningún momento. Sigue buscando y consiguiendo nuevas maneras de mostrar los límites a los que sus protagonistas son capaces de llegar para mantener el poder. Y mientras consigue capturar su encanto nos recuerda que incluso mientras que el castillo de naipes se derrumba, es demasiado pronto para dar por vencidos a los Underwood.

Lo que es mejor, consigue hacer esto al tiempo que planta las semillas de una siguiente temporada. Para el último episodio es claro que ‘House of Cards’ quiere buscar una reelección más. Y más importante: que una batalla sangrienta por la Casa Blanca nos espera en la siguiente temporada.

La transición del poder

House Of Cards

Conforme las temporadas han pasado el número de enemigos y ‘cadáveres enterrados’ (de forma literal en algunos casos) de Frank han aumentado. La serie ha hecho que estos escándalos se acumulen a tal punto que resulte complicado ver una salida para el actual presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, ‘House of Cards’ no solo sabe manejar este concepto, sino que además utiliza esta sensación de encontrar un camino sin salida en cada episodio. Tampoco pone las cosas simples para sus personajes, sino que nos muestra cómo cada uno de sus siguientes estrategias es más audaz, desesperada y cruel.

La serie maneja muy bien el balance de victorias y derrotas. Sabe que los espectadores gustan de los momentos en los que el ‘malo’ se sale con la suya, pero no le entrega esos momentos con facilidad, sino con un tono muy claro: en este punto se trata de sobrevivir. La quinta temporada también resuelve algunas tramas dormidas desde hace un tiempo. Todo con una lógica que no rompe la magia de ‘House of Cards’.

Es complicado entrar en detalles sin dar en spoilers, pero el propósito de la quinta temporada de ‘House of Cards’ se hace más evidente conforme los episodios ocurren. Llegando a un momento que nos deja claro que Frank no es el único al que deberíamos prestar atención.

Trump en la era Underwood

House Of Cards

Fascina que ‘House of Cards’ logre apelar a temas actuales sin nombrar a Trump. Y sin recurrir a recursos baratos a momentos se siente que el show parece hablar a una audiencia que cada día se sorprende del panorama político de los Estados Unidos.

Temas como el uso del terrorismo con una herramienta política, los contactos con Rusia, la poca relevancia de los escándalos frente a cortinas de humo lanzadas por la casa blanca, etc. El momento para hablar de estos no parece menos que oportuno.

A esto se le puede sumar una serie de monólogos entregados por Frank que no solo son magistrales, sino que además parecen dirigidos a aquellos incapaces de entender por qué un hombre como Trump se encuentra en el poder. Quizás por esta relevancia ‘House of Cards’ parece hoy, más que nunca, un drama con una capacidad de encantar como nunca antes.

Lo peor está por venir

House Of Cards

El ritmo en la quinta temporada de ‘House of Cards’ es poco estable. Hay episodios con altas dosis de tensión y acción, pero otros que se reservan las sorpresas por demasiado tiempo. Por fortuna, ‘House of Cards’ no cae en el pecado de su tercera temporada y no crea un exceso de subtramas que ahoguen la tensión que busca lograr.

Los monólogos se siente como los mejores que ha tenido la serie en mucho tiempo. Están escritos de manera brillante y resultan provocadores en todo momento. Y, de nuevo, parecen dirigidos no solo a las personas dentro del mundo de ‘House of Cards’, sino a aquellos que vivimos en este plano de realidad.

A esto se suma un episodio final que nos deja intrigados por más de una razón. Y nos asegura que cuando la siguiente campaña de ‘House of Cards’ comience seremos los primeros en estar pendientes de lo que viene. Incluso si aún no tenemos claro qué será.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

View all posts

3 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Es una manera diferente de ver el comportamiento del ser humando con la avaricia de poder y como se pierde el control por este.
    Esta temporada fue excelente, estoy esperando ya con ansias la 6. y ahora como quedo Frank,. con Claire al poder y lo dejo a un lado…. lo que se viene es bueno…..

  • Esperaba que esta temporada fuera la última ya que desde la anterior es repetitiva y previsible. Me gusto mucho hasta la 3ra., pero ya no.

  • Parece que estuvieran estirando demasiado el chicle, siempre me pareció un error hacer a Frank presidente, quedaba mejor el programa como el político moviendo los hilos por detras, casi clandestinamente, le quita seriedad

Relacionados

Archivos