Evaluación: ‘Hidden Figures’

Featured Video Play Icon

Tengo una fijación por las películas basadas en hechos reales. Si a esto le sumamos una historia que a mi juicio promueve la cultura científica -es decir- nuestro afán por conocer sobre el desarrollo de la ciencia, pero desde la visión femenina, pues tenemos como resultado una trama bastante interesante.

De esto se trata ‘Hidden Figures’ o ‘Talentos Ocultos’ (en español), de tres científicas afroamericanas que sacan adelante sus proyectos laborales y carreras profesionales, en medio de una época en la cual no era usual que las mujeres ocuparan un rol trascendental en el mundo científico y tecnológico, y menos que dichas mujeres fueran negras.

La segregación racial en Estados Unidos llevó a un segundo plano a cientos de hombres, mujeres y niños. Trabajar, ascender en un cargo y estudiar era difícil para la población afrodescendiente y esto se debió a que después de su liberación durante la guerra civil, los estados del sur de los Estados Unidos sancionaron diversas leyes para discriminar a los ciudadanos negros. Como no podían eliminar los derechos de los negros, que son garantizados en la constitución, se usó la segregación, un marco normativo que fue legal por muchos años bajo la idea ‘Separated but Equals’ (‘Separados pero Iguales’). Supuestamente, mientras las oportunidades otorgadas fueran iguales para ambas razas, no se estaba infringiendo la ley, pero muchos hombres, mujeres, niños -incluso ancianos- se vieron sometidos a humillaciones por parte de sus compatriotas blancos.

Figuras 2

Este es el momento histórico que rodea a Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, tres ingenieras y matemáticas de la Nasa que lidian con la idea de contribuir a la ‘carrera espacial’ de los Estados Unidos, a pesar de la presión que ejerce su realidad familiar, social y política. Pero antes de empezar a hablar de las protagonistas, porque los personajes lo son todo en este film, vale la pena mencionar que ‘Hidden Figures’ está basada en un libro de no ficción que lleva el mismo nombre, escrito por Margot Lee Shetterly. La experiencia de Shetterly como escritora no opaca el papel que también ha ocupado en la banca de inversión y en la creación de startups de medios en Estados Unidos; tres trabajos que le dan los insumos creativos suficientes para escribir sobre la vida y obra de estas tres científicas. Además, Shetterly es afroamericana.

Una buena cuota de feminismo

Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson son tres mujeres extraordinarias. Te conectas fácilmente con ellas porque son madres, amigas, hijas -con una buena cuota de feminismo- que transmiten lo que significa ser mujer, incluso en estos tiempos modernos. Después de todo, no estamos seguros de que el racismo esté acabado por completo y de que el machismo no continúe menoscabando la manera de pensar de nuestra sociedad. Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson podrían ser cualquiera de nosotras y eso es crucial para que esta historia se vea y se sienta tan real.

Lo que sí no es tan generalizado son las capacidades cognitivas de las tres, en especial de Katherine, y por esto la película describe las habilidades de esta ‘niña superdotada’. Mary, por su parte, representa a esa mujer atrevida que no se calla nada y está dispuesta a luchar por lo que cree; y Dorothy, es lo que yo llamaría ‘la sabiduría’, una mujer que sabe observar para actuar en el momento indicado.

Retomo la frase ‘buena cuota de feminismo’ porque -sin caer en un guión plagado de consignas de superioridad o en la victimización- las tres científicas demuestran mediante actos muy cotidianos que la mujer afroamericana fue preponderante en el fortalecimiento de una institución como la Nasa.

El rol masculino no podía faltar

A pesar de la buena cuota de feminismo que veremos en las tres protagonistas, en especial en Katherine y Mary, el hombre de la historia no podía faltar y quedó muy bien interpretado por Kevin Costner. Costner es Al Harrison, el jefe de una división especial de la Nasa encargada de la exploración espacial a la Luna. Al ser una misión tan importante para la carrera espacial de los Estados Unidos -y con los rusos ‘respirándole en la nuca’ (los famosos ‘Sputnik’ ya habían sobrevolado con éxito el espacio)- Costner necesita a los mejores profesionales en su equipo de trabajo y es aquí cuando su vida se cruza con la de Katherine.

Al Harrison es humano, intrépido y valora el trabajo de las personas sin importar su raza o estrato social. Este personaje contrasta con el de Paul Stafford, interpretado por Jim Parsons (Sheldon Cooper, en ‘The Big Bang Theory’), que asume el papel de un hombre creído y arrogante (les confieso que nunca pensé que podría llegar a odiar a Sheldon, y en esta película sucedió).

Figuras 4

La tecnología toma fuerza

Pocos eventos en la evolución de ser humano no han estado ligados a un dispositivo tecnológico. Por esto, en ‘Hidden Figures’ verás cómo una computadora central de IBM contribuye a que John Glenn se convierta en el primer astronauta norteamericano en hacer una órbita completa de la Tierra. Lo entretenido de esta parte es la torpeza que demuestra el género masculino, y cómo la mujer asume un papel protagónico para terminar -literal- ‘salvando la patria’. Loable ¿no creen?

Ritmo y dirección de arte que encantan

Me gusta hablar de la dirección de arte de las películas porque es un elemento estético que contribuye a que sientas la trama real. La dirección de arte de ‘Hidden Figures’ es excelente, y rescato -en especial- una escena en la cual toda la comunidad afrodescendiente está tomando su almuerzo, después de celebrar la tradicional misa dominical. El almuerzo incluye la comida típica del sur de los Estados Unidos: pollo frito, puré de papa y pan de maíz. Estos detalles son fundamentales para resaltar los hábitos y las costumbres afroamericanas de las protagonistas de la película.

Sobre el ritmo, solo tengo un pero: el final. Durante toda la trama somos testigos del desarrollo profesional de Katherine, Dorothy y Mary, pero debido a que para desarrollar cada personaje el director se toma su tiempo, sorprende un poco que el final sea tan corto, tan normal. Creo que muchos nos quedamos esperando una conclusión un poco más ‘protocolaria’ o evocadora, en la cual las tres científicas reciben un reconocimiento por su aporte a la misión Friendship y Mercury -o por el mismo caracter biográfico de la película- un viaje hacia el final de las vidas de estos personajes, cuando ya pasaron a ser parte de la historia de los Estados Unidos. En todo caso, esto no evita que la película sea totalmente recomendable.

Imagen: IMDb.

Ana María Luzardo

Ana María Luzardo

Nunca me imaginé escribiendo sobre tecnología, ya que mi vida transcurría entre textos de sociología y política, caminatas a las montañas del Quindío y danzas afro. Sin embargo, amo la multiculturalidad y -debido a que no hay nada más entretenido, colorido y diverso que la relación del ser humano con la tecnología- qué mejor lugar para percibir y vivir esa diversidad que ENTER.CO. Soy comunicadora social-periodista de la Universidad del Quindío.

Ver todos los posts

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Muy buena pelicula, el final me parecio el adecuado, pero senti que no hizo falta la historia con Mahershala Ali, creo que pudo ser mejor conducida, sin sentir que querias volver a la historia principal todo el tiempo

Relacionados

Archivos