Evaluación: ‘Fallout 4’

Featured Video Play Icon

Fue una sorpresa cuando recibimos una invitación de Bethesda para una conferencia de prensa en E3. Fue la primera vez que el estudio de videojuegos realizaba una presentación en la feria de videojuegos más importante del mundo. Hoy ya conocemos la razón de la reunión: el lanzamiento de ‘Fallout 4’, posiblemente uno de los juegos más importantes que ha lanzado la compañía en su historia. Estuvimos probando este juego de rol en su tierra postapocalíptica y acá están los resultados de la evaluación.

Todo comienza en Boston, Estados Unidos, cuando una pequeña familia está comenzando su día. En este momento el juego, puedes ir al baño y configurar tu personaje, cambiando su apariencia y sus facciones. También, durante esa parte del juego puedes asignar tus primeros puntos para ir personalizando tu personaje. Después de oír una alarma, todos son obligados a buscar refugio en una bóveda que los puede proteger frente a la guerra nuclear que se avecina.

Después de ver una escena impactante, te das cuenta de la necesidad de recuperar a tu hijo, que fue secuestrado por unos seres extraños. Al salir al mundo, el protagonista se da cuenta de la devastación nuclear y el nuevo escenario mundial. Ahí empieza el juego realmente.

Y como ya es tradición en los juegos desarrollados por Bethesda, el gancho del juego es la posibilidad de tomar decisiones que afectar el desarrollo del juego. Esta es la razón que explica el éxito de ‘Fallout 4’: las decisiones del protagonista tienen repercusiones grandísimas en el desarrollo de la historia y no siempre hay un camino correcto. Es más, muchas veces quedé dudando de una decisión mucho después de apagar el PS4 y dejar el control en la mesa. Esos dilemas morales harán cada vez que juegues sientas una experiencia diferente, algo que pocos juegos logran hacer en la campaña, sin incluir el multijugador.

Las decisiones del jugador cambian muchas cosas

Lo más interesante es que no hay una opción buena o mala. No hay un ‘dark side’. Las decisiones siempre tendrán implicaciones malas para algún grupo y buenas para otro. Muchas veces, uno queda arrepentido del camino que escogió y piensa en regresar. La manera de tejer la historia, con interrogantes, dudas y dilemas es uno de los hitos que realmente hace a ‘Fallout 4’ uno de los grandes títulos del año.

A medida que va progresando la historia, te darás cuenta que tus decisiones son fundamentales para el futuro de Boston. Todo lo que hagas puede tener consecuencias que no siempre se pueden calcular. La relación con ‘The Institute’ será una de los dilemas morales que encontrarás durante el juego; pues tamiza buena parte de todo lo que pasa. Esta entidad simula la mítica MIT y crea unos humanoides llamados Synths. ‘The Institute’ juega un papel fundamental en ‘Fallout 4’ y servirá de barrera moral para el jugador.

Unos nuevos Estados Unidos

'Fallout 4'
La nueva realidad de ‘Fallout 4’

Boston parece ser una ciudad perfecta para el Apocalipsis nuclear. Los diferentes monumentos y algunos sitios emblemáticos como Fenway Park (donde juegan beisbol los Red Sox) se convierten en guaridas para los más peligrosos enemigos. Explorar el gigantesco mundo de ‘Fallout 4’ es la mecánica que define el juego. Explorar, más allá de eliminar enemigos, hace que los jugadores estén pegados el televisor por horas y horas. Ir conociendo nuevos personajes, hackeando computadores y encontrando basura es la mejor forma para ir mejorando las armas y la armadura mecánica necesaria para navegar las zonas llenas de radiación.

El encanto está en explorar

Durante la presentación en E3, se hizo mucho bombo sobre la posibilidad de personalizar las bases. Sin embargo, durante nuestra evaluación, parece ser una característica que se agregó sin mucho sentido. No es una necesidad armar una base imponente para progresar en el juego. Su propósito se puede ver en los videos de YouTube en los cuales se ven estructuras increíbles: para algunos, será una excusa para ‘quemar’ muchas horas. Pero para las necesidades del juego, la posibilidades de construcción no tienen ningún impacto.

El juego también varios problemas de diseño. Las voces a veces se cortan, las opciones de diálogo son pobres y muchas veces los NPC no reaccionan a las interacciones con el jugador. Por ejemplo, si uno habla con alguien, es posible que esté mirando hacia el otro lado, y aun así te mantiene una conversación. Son detalles que otros juegos de mundo abierto manejan menor, como ‘The Witcher 3’.A un juego tan ambicioso como ‘Fallout 4’ se le exigen, y se hubieran podido pulir. Pero están lejos de ser ‘deal breakers’.

FPS + RPG + mundo abierto = ‘Fallout 4’

‘Fallout 4’ integra elementos de un RPG con los juegos de mundo abierto en una interfaz de primera persona. Sin embargo, la innovación que propone Bethesda es el sistema V.A.T.S, que ralentiza el tiempo y muestra los puntos más vulnerables de los enemigos. De esta forma, puedes ser una máquina de guerra más efectiva.

El sistema V.A.T.S tiene una desventaja. El tiempo no se detiene, como en ediciones pasadas de la franquicia. Esta vez solo pasa más despacio, lo que implica que los enemigos todavía pueden hacerte daño. Esto obliga a usar esta herramienta estratégicamente, porque además gasta una habilidad especial.

Otra de las mecánicas fundamentales en el título es la forma de distribuir los puntos. Hay siete atributos que tienen que balancear: fuerza, percepción, físico, carisma, agilidad, inteligencia o suerte. La distribución de puntos a través de los siete atributos es una de las decisiones más complicadas que hay. Por ejemplo, tener más suerte te dará más ‘loots’ –los objetos útiles que te encuentras en el piso–, pero te hará más vulnerable porque tienes que sacrificar fuerza o físico para obtenerla.

Decisiones, decisiones…

Además de tener que balancear el personaje, la dinámica de ‘Fallout 4’ también te obliga a tomar decisiones a la hora de recoger cosas en las travesías. Como cualquier RPG, el protagonista del juego solo puede cargar un número limitado de ítems, lo que obliga a escoger bien lo que quieres llevar a tu hogar.

Los ‘loots’ te permitirán actualizar tus armas y tu armadura. Así, podrás crear rifles más poderosos y otro tipo de mejoras para lidiar con el peligroso mundo postnuclear. Esta mecánica también hace a ‘Fallout 4’ un juego especial. Las armas cambian de aspecto cuando se agrega un poder.

En otros juegos, los elementos solo sufren cambios funciones, pero estéticamente no cambian mucho. En este juego, las armas cambian sustancialmente, lo que le da un toque de realismo –dentro de las restricciones del juego– que motiva al jugador a buscar las mejores herramientas para su guerra personal.

La personalización es fundamental en 'Fallout 4'.
La personalización es fundamental en ‘Fallout 4’.

Bueno, ni tan personal. Casi siempre tendrás un acompañante, que te ayudará en diferentes aspectos del juego. Al comienzo estas con el mejor amigo del hombre, un perro llamado ‘Dogmeat’. No entiendo como después de años de desarrollar esta obra maestra, llegar al nombre ‘carne de perro’ para un perro. Casi que ni tiene sentido.

Los acompañantes, como en casi todos los juegos, realmente no agregan mucho valor, y en ‘Fallout 4’ son difíciles de controlar y requieren mirar directamente al personaje para darles comandos. Un sistema de acceso rápido sería mucho más fácil de usar y de pronto agregaría más valor. Algunos tienen sus usos: ayudan para tener más inventario y algunos pueden hackear los computadores más rápido. Pero son limitados y casi siempre serán una carga más que una ayuda.

Así fue mi Apocalipsis

Terminar ‘Fallout 4’ es casi imposible. Hay varias notas de prensa que aseguran que tiene más de 400 horas de contenido. Y, después de pasar casi varias semanas con el juego, puedo asegurar que uno deja de jugar ‘Fallout 4’ y empieza a vivirlo: las horas que pasé buscando ese pedazo de metal para arreglar el brazo de la armadura, o ese elemento para mejorar la pistola. El universo del juego está tan bien hecho que uno simplemente vive dentro de él, no lo juega. Las decisiones revuelven el estomago y se pueden ver reflejadas en el transcurso del juego.

El PIp-Boy será tu acompañante durante el transcurso del juego.
El PIp-Boy será tu acompañante durante el transcurso del juego.

Aunque la acción no llega a ser como la de ‘Call of Duty’ o ‘Halo’, el equipo de Bethesda ha logrado crear una experiencia muy justa, logrando una relación adecuada entre los movimientos del control y las acciones en la pantalla. El V.A.T.S le da un toque más estratégico y, junto al ingenioso sistema de puntos, se crea un rompecabezas que da gusto solucionar.

Uno deja de jugar ‘Fallout 4’ y empieza a vivirlo

‘Fallout 4’ tiene sus cositas, pero es un producto tan completo que en realidad no importan. Este es un firme candidato al juego del año y tiene que ser una obligación para cualquier fanático de los juegos de mundo abierto y exploración. Si te gustó ‘The Elder Scrolls: Skyrim’ o cualquier otro juego de Bethesda, seguro que vas a pasar muchas horas mirando tu Pip-Boy. Ojalá puedan disfrutar de esta obra maestra, siempre teniendo en cuenta que no es un escenario tan lejano, ya que varios países del mundo todavía tienen armas nucleares.

Larga vida a ‘Fallout’ y a Bethesda. Y –más bien– poca vida a las armas nucleares.

Imágenes: Bethesda (vía Facebook).

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

View all posts

26 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos