Netflix es un experto en ofrecer variaciones a géneros ya establecidos. Es su carta más valiosa, considerando que aunque servicios como Disney+ se llevaron sus licencias de Marvel, no van a salir de su tono familiar. Así, muchas de las apuestas más recientes están a adaptar productos que no encajan dentro de lo que están ofreciendo otras plataformas. Por ejemplo, una serie sobre adolescentes que descubren sus poderes, pero no termina con un profesor X enseñando a alguien a controlar sus habilidades.

‘Esta mierda me supera’ está inspirada en la novela gráfica ‘I Am Not Okay with This’ (que también es el nombre de la serie en inglés) escrita por Charles Forsman. De hecho, no es la primera adaptación de este autor, pues Netflix también adaptó otra obra suya, ‘The End of the F***ing World’. La más reciente producción de Netflix tiene como protagonista a Sydney Novak. Poco después de que su padre se suicidara, ella descubre que tiene poderes psíquicos que se manifiestan cada vez que está enojada, atemorizada o frustrada. Pero en vez de poder controlarlos, esta fuerza parece más destructiva que positiva.

Hay elementos de valor en ‘Esta mierda me supera’, siendo el principal el hecho de que dé un giro a un género saturado en la TV: el de los súper poderes. Se trata de una historia mucho más personal e íntima, razón por la que muchos disfrutarán de la maratón. Pero también tiene un problema de ritmo serio, que opaca mucha de sus mejores virtudes. Su elenco, compuesto de un par de estrellas y actores más desconocidos, brilla con irregularidad. El misterio que propone no deja de ser interesante, pero quizás esta no es la serie que algunas de las primeras imágenes promocionales ofrecían (y tampoco es ‘Umbrella Academy’, si quieres ahorrarte un par de párrafos más).

‘Dark Phoenix’ conoce a Netflix

Esta mierda me supera

Las historias de orígenes son interesantes, al menos hasta que se ha visto lo mismo de siempre. ‘Esta mierda me supera’ conseguirá la mayoría de sus fans en aquellos que: o no han visto mucho del género de súper poderes o que están un poco hartos del aura ‘positiva’ de series como las de Warner. De hecho, la primera aclaración es que el nuevo show de Netflix está mucho más cercano a ser un drama-romance que una serie de súper poderes.

La razón es que la serie no está centrada en Sydney descubriendo sus habilidades y aprendiendo a usarlas. Tampoco en explicar su origen o incluso a proponer un escenario heroico en el que las use. Si algo, los poderes de nuestra protagonista sirven como el ‘malo’ de la historia, causando desastres e incluso hiriendo a las personas más cercanas a ella. Se trata de una serie que tiene un enfoque mucho más personal, precisamente porque el centro de su drama está en mostrar como las habilidades que en los cómics se presentan como un don, aquí son un arma de doble filo.

‘Esta mierda me supera’ consigue entregar una versión de lo que ocurre si no hay un ‘profesor X’ que cuide a Jean Grey en el mundo real. Aquí lo importante está no en la novedad de su premisa de un telepata con poderes mucho más potentes que su autocontrol. Series como ‘Legión’ ya han explorado esta idea. La novedad está en que convierte algo tan fuera de lo común, como es el desarrollar este tipo de habilidades fuera de este mundo, en una exploración de la mente y corazón de una joven, tan aterrorizada como nosotros por lo que puede hacer.

Actuaciones desniveladas en ‘Esta mierda me supera’

Muchos reconocerán a Sophia Lillis, la actriz principal. En los últimos años ella ha conseguido participar en diferentes producciones, de manera curiosa todas con personajes que tienen una vibra similar, siendo los proyectos que primero vienen a la mente las dos nuevas películas de ‘It’ y la versión de ‘Hansel y Gretel’ que explora su historia desde el horror. La estrella con facilidad interpreta a esta joven introvertida y con problemas de ira, en una variación de otros personajes en los que ya la hemos visto antes. De hecho, también comparte el escenario con Wyatt Oleff, que también es otro de los chicos del ‘club de los perdedores’ de ‘It’ y que muestra su rango al traer a un adolescente con una combinación de seguridad e incomodidad.

Pero así como estos dos actores consiguen vender sus personajes, hay otras estrellas de ‘Esta mierda me supera’ cuya actuación se siente plana. No hay emoción en los momentos más emotivos, ni tensión en aquellos lugares en donde el espectador debería sentir miedo. Es muy difícil identificar a dedo estos momentos, pero por ejemplo me encontré bostezando cuando dos personajes improvisaron un funeral. Por los diálogos debía ser un momento de dolor, pero en cambio se sintió como un monologo sin fuerza emoción.

Ritmo lento, pero una historia que mantiene la atención

‘Esta mierda me supera’ tiene un ritmo lento, que para algunos puede resultar sorpresivo considerando algunas de sus piezas publicitarias. Algunos pueden esperar un drama que se sostiene en que todo el tiempo pase algo, que cada capítulo cierre con alguna revelación o el escalamiento de los poderes de su protagonista. Pero en realidad, si tomamos los elementos más fundamentales de lo que ocurre en su primera temporada, nos quedamos con una serie que se toma su buen tiempo solo en preparar el escenario que su tráiler prometía para el primer capítulo.

Algunos pueden salir decepcionados al encontrarse con esta serie cuyo tiempo en pantalla es 80% drama/comedia adolescente y 20% poderes destructivos. De hecho, su último episodio es un ejemplo perfecto de esta sensación que tiene toda la temporada. No es sino hasta sus minutos finales, cuando finalmente SE cumple la profecía de la historia ‘oscura’ de súper poderes que muchos pueden esperar. La primera temporada, de hecho, parece más la introducción a la historia que cualquier otra cosa.

No malentiendan mis palabras. La historia es fácil de seguir y cada capítulo entrega suficientes razones para continuar. Pero nunca llega al punto en la que el espectador sienta un subidón o bajón de emoción. El misterio detrás de las habilidades de Sydney es el gancho que mantiene atrapado al espectador (y es bastante efectivo) y seguramente es la razón para justificar una segunda temporada. Pero sin esta razón habría que mirar muy profundo para encontrar otras razones que justifiquen el regreso de esta telépata.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.