Evaluación: ‘Diablo III: Ultimate Evil Edition’

Cuando ‘Diablo III’ inicialmente salió al mercado, fue un lanzamiento agridulce: tuvo problemas con su servidor y la casa de subastas creó una experiencia desigual. No era tan divertido como sus antecesores. Sin embargo, Blizzard se ha caracterizado por solucionar los problemas que tienen sus juegos de manera rápida e inteligente.

Después de retocar un juego como Starcraft para que esté perfectamente balanceado y llegara a convertirse incluso en un deporte nacional en Corea, la desarrolladora conoce la forma de hacer los cambios necesarios para mejorar la experiencia de cualquier juego.

La culminación de este proceso es ‘Diablo III: Ultimate Evil Edition’, la versión que salió para el PlayStation 4. ‘Diablo III’ y su expansión ‘Reaper of Souls’ ya llevan un tiempo en el mercado, pero este ‘port’ a consolas da mucho de que hablar.

La excelente transición de PC a consola

Jugar con varias personas es una grata experiencia.
Jugar con varias personas es una grata experiencia.

Esta versión para consola es muy fiel a la de PC. La mecánica del juego sigue siendo la misma: matar enemigos para conseguir mejores armas y armaduras para ir evolucionando al personaje. A medida que el jugador va progresando, va aprendiendo nuevas habilidades que puede combinar para derrotar a los súbditos de Diablo. Después de jugar horas y horas en la versión de PC, tenía mis dudas sobre cómo Blizzard podría reproducir la jugabilidad en una consola.

Y todas mis dudas fueron despejadas. La experiencia del ratón y el teclado se traduce fluidamente a un control. La palanca izquierda del Dualshock 4 es la encargada de mover el personaje mientras que la derecha permite hacer piruetas para escapar situaciones peligrosas. Ojalá esta función estuviera presente en la versión para PC. Los botones, tanto los frontales como los ‘disparadores’, se encargan de ejecutar los poderes y usar las pociones. Las flechas complementan el sistema de inventario para hacerlo más eficiente.

Otra de mis preocupaciones era la forma de apuntar. Con el ratón, la acción consistía simplemente en apuntar y cliquear. Sin embargo, en consolas esto no era viable. La solución de los ingenieros de Irvine fue adecuada. El jugador solo tiene que mirar a su enemigos y escoger con que habilidad atacarlo. El sistema inteligente ‘ayuda’ al jugador a apuntar y, después de unos minutos de juego, la función se vuelve más natural.

Yo lo digo viniendo de ser un jugador de Diablo desde la primera versión. Para mi, el ratón y el teclado son los periféricos perfectos para este tipo de juego. No obstante, un jugador nuevo se va a encontrar con una experiencia fluida y grata. La gran preocupación sobre la transición del PC a la consola fue hábilmente solucionada por Blizzard.

Menu Diablo III
El menú podría ser una gota mejor.

Los menús si me constaron un poco más de trabajo. Pero haciendo la misma aclaración que en el párrafo anterior, un jugador nuevo de la franquicia no va a tener problemas. De pronto por ser un fanático del género de acción RPG de vieja guardia, me hace falta poder configurar mi bolso a mi manera, con las pociones al comienzo, las piedras preciosas a otro y las armas organizadas por tipo. Si, es un poco obsesivo compulsivo, lo sé.

En la versión para consolas, el menú es más plano, con menos opciones de personalización. Nada que le reste la experiencia al juego, pero esto sí puede ‘rayar’ a algunos  jugadores más veteranos de este género en PC.

Pero y el juego en PlayStation, ¿cómo es?

Según Metacritic, ‘Diablo III: Ultimate Evil Edition’ es el cuarto mejor juego para la nueva consola de Sony. Solo lo superan ‘Grand Theft Auto V’, ‘The Last of Us Remastered’ y ‘flower’. Y esta posición está totalmente justificada después de nuestra evaluación. Este juego tuvo problemas en sus primeros meses, pero hoy en día es una experiencia que te dará horas y horas de felicidad. Y si eres de los que está adicto al ‘loot’ (las recompensas por matar enemigos), no dejarás de jugar.

Aunque la historia es un poco floja con diálogos trillados y resultados esperados, se hace un lado para dejar brillar el aspecto más relevante del juego: la acción. Es más, durante esta enésima vez de oír la historia, ya me saltaba los diálogos. Simplemente no le agregan valor; solo son un paso necesario para ir al siguiente mundo a encontrar nuevos enemigos y más recompensas.

Es más, Blizzard sabe que la historia no es el foco del juego. Con las habilidades de multijugador, es posible emparejarse con alguien de mayor nivel y saltarse partes del juego. Además, con el modo aventura, puedes ir buscando botines sin ningún orden particular, dejando la historia en un segundo plano.

Volviendo a lo principal, la acción de esta entrega es lo mejor que hay en el mercado de juegos de acción RPG. Las habilidades de los diferentes tipos de personajes se complementan para jugar en grupo o se pueden configurar para navegar el cielo y el infiero como un lobo solitario. Una pequeña advertencia: en PC es mucho más fácil jalar los enemigos y agruparlos para hacerles más daño. En la versión para PlayStation 4 hay que tener más cuidado ya que es complejo moverse y atacar al mismo tiempo. Los mejores jugadores de Diablo III llaman esto ‘kiting’ y pueden ver un video a continuación de cómo funciona esta forma de jugar.

En esta versión para PS4, el sistema de recompensas aprendió todas las lecciones que tuvo la versión para PC. Es satisfactorio, balanceado y coherente con la clase de enemigo que el jugador supera. Y sin la casa de subastas, podrás conseguir la armadura y los elementos acordes a tu nivel, agregando todavía más balance al juego.

La acción es rápida, los mundos están diseñados inteligentemente para no tener que pasar horas buscando el camino y –como se generan aleatoriamente cada vez– la experiencia siempre tendrá una que otra sorpresa.

Otro de los valores de esta edición de ‘Diablo III’ son los niveles de dificultad. Después de pasar el juego y explorar un poco el modo aventura, el reto apenas comienza. La entrega tiene 10 diferentes versiones de dificultad y el temido modo hardcore, donde el personaje que muere no tiene la posibilidad de revivir.

Para que se hagan una idea de esto, imagínense meterle 50 horas a un personaje, tenerlo totalmente equipado y verlo morir. Duele. A mí me ha pasado. El siguiente video tiene una compilación de reacciones personas que han visto su personaje hardcore perecer ante las abominaciones de Diablo.

Esta combinación de elementos hacen que ‘Diablo III: Ultimate Evil Edition’ sea una de las mejores experiencias en PlayStation 4. Los controles son intuitivos, la acción es agitada y tiene horas de entretenimiento. Además, por estar especialmente diseñado para la consola, mantiene una imagen de 1080p corriendo a 60 cuadros por segundo sin ningún inconveniente.

Los artistas también tienen la oportunidad de lucirse. El arte de las mazmorras, el detalle de los personajes y las animaciones de los poderes se ven con mucho detalle y brillo. Además, esta edición está totalmente localizada, con menús y diálogos en castellano de Latinoamérica, lo que mejora la experiencia para muchas personas.

‘Diablo III: Ultimate Evil Edition’ puede ser una excelente opción para tu colección de PlayStation 4. Es un juego divertido, que se puede configurar con diferentes niveles de dificultad para cada tipo de jugador y ofrece una experiencia multijugador única. Aunque se ha perdido un poco, esa experiencia de sentarse junto al mejor amigo en el sofá a pasarse un juego es invaluable. Esta versión de Diablo III permite hacer esto y, en nuestras pruebas, fue uno de los momentos destacados.

Imágenes: Blizzard.

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

View all posts

Archivos