Evaluación: ‘Destiny’

Aunque parezca raro, voy a empezar a hablar de otro juego antes de mencionar a ‘Destiny’. ‘Halo’ fue el juego que validó el gigantesco esfuerzo de Microsoft de meterse en la guerra de las consolas. El título salió por primera vez para la Xbox original, y de un pincelazo, la convirtió en una opción seria para los jugadores.

Con un lanzamiento, la compañía que era dominante en software se volvió relevante en el mercado de hardware para gamers. El estudio desarrollador detrás de ‘Halo’ –en ese momento– era Bungie. Cuando se anunció que Bungie dejaría de estar bajo la sombrilla de Microsoft para abrir su mercado, todo el mundo se vio sorprendido. ¿De qué es capaz Bungie, el creador de una de las franquicias más importantes de videojuegos?

La respuesta a esa pregunta es ‘Destiny’, un esfuerzo que busca combinar elementos de disparador en primera persona, RPG y MMO. El proyecto, cuando se anunció, sonaba muy ambicioso. Y en el momento de conocer los hechos se confirmó la sospecha: 500 millones de dólares de presupuesto, un mundo en línea 24/7 y nuevo contenido por varios años.

Gracias a Sony Colombia, tuvimos la oportunidad de probar ‘Destiny’ en el PlayStation 4 y después de meterle unas 50 horas, podemos dar un veredicto final sobre el juego. ¿Funciona la fórmula? Acompáñenos mientras pelamos las hojas de la cebolla, llegamos al corazón, lloramos y averiguamos si Bungie logró romper los esquemas.

¿Qué es ‘Destiny’?

El juego no entra en un género tradicional. ‘Destiny’ podría ser la cocina fusión de los videojuegos; como esos restaurantes que tienen de plato fuerte un sushi mexicano. Se podría decir que es un FPS con un poco de RPG y una gota de MMO. Sin tantas siglas, es un disparador en primera persona, con elementos de juegos de rol dentro de un mundo masivo con varias personas jugando al mismo tiempo.

Destiny
Los diferentes elementos en una imagen.

Desagregando cada ingrediente, es claro que el mayor y mejor componente es el FPS. Y teniendo en cuenta que el chef tiene un historial en este campo, esto no debería generar muchas sorpresas. Los controles son suaves y la acción es rápida. Además, con el doble salto y las diferentes habilidades de cada guardián, es divertido combinar diferentes tipos de lucha para crear nuevas estrategias. Esto le da mucha repetición al juego, algo fundamental en la experiencia.

El juego hereda todo lo bueno de todos los ‘Halo’. Las armas son precisas y se conserva ese sentimiento satisfactorio de pegar un ‘cabecero’. Sorpresivamente, el combate cuerpo a cuerpo es de los mejores que he experimentado en mi experiencia como gamer. Al pegarle un puño a un enemigo el control ofrece respuesta, y la relación entre el costo de acercarse y el beneficio del daño es correcta. Las granadas y los poderes especiales también cuentan un buen balance. Aunque duran mucho en recargarse, el daño que hacen o la protección que ofrecen –dependiendo del caso– son coherentes con su tiempo de implementación.

El RPG se ve representado por la dinámica de ir aumentando los poderes de los personajes y la capacidad de escoger entre tres diferentes clases. Eso sí: no esperen un abanico de opciones como en ‘World of Warcraft’ o en los diferentes títulos de Final Fantasy.

La gota de MMO se ve sobretodo en La Torre, el hub social donde uno puede comprar armas, mejorar sus equipos y conseguir misiones. Bungie creó un mundo en línea donde se puede ver a otros jugadores haciendo sus cosas. Vamos a explorar cada uno de estos aspectos más adelante.

La trillada historia: la batalla entre la luz y la oscuridad

Es imposible no comparar ‘Destiny’ con el mundo fantástico de ‘Halo’. La historia de Master Chief es tan intrigante y bien escrita que hasta dio para una serie de TV producida por Steven Spielberg. Es más, algunos personajes –como Cortana– saltaron de ese mundo para caer en otros productos de Microsoft: es el asistente de voz de Windows Phone.

Pero la historia de ‘Destiny’ es repetitiva y plana. La premisa principal es la lucha de un ente proveniente de la luz que se llama el Viajero y una fuerza que se llama la Oscuridad. Si eso les suena conocido, les recuerdo la trama de ‘La guerra de las galaxias’. Los guardianes son los jedis, y el concepto de la luz y la oscuridad es muy similiar al de la saga del mítico George Lucas.

Sin contar muchos detalles de la historia, puedo decir con certeza que es coja y realmente no aporta mucho a la experiencia de juego. Es más, la mitad de los diálogos son pobres y la voz de Peter Dinklage no aporta más que la presencia de alguien conocido.

Ellos echan una historia y no vuelven a aparecer.
Ellos echan una historia y no vuelven a aparecer.

El actor de ‘Game of Thrones’ es el Ghost, un acompañante que abre puertas, desbloquea terminales y hace las labores de apoyo. De vez en cuando lanza un comentario humorístico, pero la voz del actor es subutilizada. Cuando termine el juego –en mi caso, unas 15 horas–, terminará con más preguntas que respuestas, lo que deja un sinsabor después del tiempo invertido.

El resto de personajes del juego son superficiales y no apoyan la narrativa. Es más, de las peores cosas que tiene el juego es que no es posible saltar las escenas donde se desarrolla la historia. Es realmente frustrante tener que ver lo mismo y oír el mismo relato cada vez que uno hace una misión. Entiendo las necesidades técnicas de cargar los mundos, pero también hay momentos en los que simplemente no es necesario.

Bungie ha implementado una estrategia curiosa. Cada vez que pasa algo en el juego, sale un aviso para que uno ingrese al sitio web y pueda profundizar en la historia. ¿Cuántas personas realmente han hecho eso? No creo que muchas.

¿El basto universo?

Bungie tenía que triunfar en este aspecto. Los contenedores de los mundos son simplemente espectaculares. La Luna y Venus son mis preferidos, pero eso no quiere decir que la Tierra y Marte no sean lugares asombrosos. Cuando uno por primera vez tiene la oportunidad de ver cuidadosamente el terreno, el espacio y los detalles de los elementos en el piso, queda impresionado. Cada roca está perfectamente formada, las cuevas generan ese sentimiento húmedo y tenebroso y los llanos dan una sensación de infinidad.

Lastimosamente, estos entornos tienen caminos trazados. Realmente no son mundos abiertos que invitan al jugador a explorarlos. Son más como obras de arte en un museo, que se pueden ver pero no se pueden tocar. La única forma de interactuar con el mundo es cultivando algunos elementos –muy pocos realmente– y matando enemigos. Está lejos de la interactividad que tienen algunos juegos de rol o incluso otros FPS como ‘Battlefield 4’, que permite tumbar paredes o modificar el terreno.

A pesar de esto, el juego es muy agradable. El diseño de los niveles es increíble. Desde ‘Gears of War’ no veía un juego que implementara tan eficientemente la posibilidad de usar el mundo para cubrirse. Además, con la fluidez de los movimientos, el jugador puede buscar cubierta o esquivar los ataques de los enemigos, lo que abre una infinidad de posibilidades y estrategias de ataque y defensa.

Junto al pintoresco paisaje está una banda sonora digna de cualquier película nominada al Óscar. Antes de las batallas más épicas empieza a sonar una música que genera la expectativa adecuada, para después explotar en sonidos grandiosos que enmarcan la pelea. La música nunca se siente como un elemento que acompaña el juego, sino una parte esencial de la experiencia.

La vista desde la Luna esta muy bien hecha.
La vista desde la Luna esta muy bien hecha.

La jugabilidad: la megaevolución de ‘Halo’

Esa es la base de todos los juegos. Sin una buena jugabilidad, casi que no tiene sentido hablar de todo lo anterior. Y los creadores de ‘Halo’ tienen la fórmula de la Coca-Cola: el juego se siente muy bien. Los movimientos son fluidos, el salto doble funciona a la perfección y el manejo de las armas es fenomenal. Escribiendo esto me dan ganas de cerrar el portátil y simplemente ponerme a dar ‘cabeceros’ con un rifle a larga distancia.

Lástima la falta de armas. Solo se pueden escoger tres tipos de armas como armamento principal, dos como arma secundaria y dos como arma pesada. Les recuerdo que el 95% del juego lo pasa uno disparando, lo que da a pensar que el arsenal debería ser más numeroso. Eso no quiere decir que los rifles, revólveres y escopetas no sean adecuadas, solo que después de 25 horas, uno esperaría más diversidad.

Las granadas y los poderes especiales –como mencioné anteriormente– tienen un balance adecuado. Son herramientas de guerra muy poderosas, pero así mismo tienen tiempo de recarga largos que impiden que sea la única opción lógica. A pesar de que hay tres diferentes clases, cada una solo tiene dos o tres subclases, lo que le quita otro gramo de diversidad a ‘Destiny’.

La solución de poder llamar una motoneta a placer para ir de un sitio a otro rápidamente es un acierto. El manejo de la moto es suave sin perder el sentimiento de velocidad.

Uno de los jefes del juego. Tiene MUCHA vida.
Uno de los jefes del juego. Tiene MUCHA vida.

A través de las diferentes misiones, uno va encontrando diferentes razas enemigas, cada una con sus debilidades y fortalezas. Esta variedad de extraterrestres le da un toque de realismo al mundo, ya que también tienen conflictos y uno puede presenciar peleas entre ellas. Eso hace sentir al jugador como una parte más de un conflicto más grande, aun con el obstáculo de la historia. No obstante, los jefes son un poco repetitivos. Además de tener barras de vida que parece que nunca se acaban, simplemente hay que dispararles hasta que caigan, sin ningún otro reto que lidiar con los enemigos que salen periódicamente para defenderlos.

El juego realmente brilla en los strikes y el raid. Estas son misiones especiales que van cambiando periódicamente y combinan los elementos de RPG y MMO que tiene el juego. Estas misiones hay que jugarlas con más de una persona, y en el raid es obligatorio que entren seis jugadores. El problema es que el juego no tiene un sistema de emparejamiento, por lo que toca buscar en foros y en redes sociales personas que estén dispuestas a jugar el Vault of Glass.

Estas misiones están bien pensadas y les sacan todo el jugo a las diferentes funciones del juego. Se mezcla la verticalidad con los dobles saltos, la cubierta y el movimiento con el diseño de los niveles, lo que crea una experiencia única en consola. Es una lástima que para jugar la mejor parte del juego sea obligatorio tenga que invertir unas 15 horas, ya que estas solo se abren después de llegar a cierto nivel.

El sistema de recompensas es un poco extraño, pero está bien aunque los jugadores de los juegos de acción RPG sentirán que falta más transparencia. El juego tiene cuatro clases de objetos: normal, raro, único y legendario. Cada uno de ellos está identificado por un color diferente. Sin embargo, el sistema es un poco engañoso, ya que cuando un objeto cae, el color que muestra representa el objeto más alto que puede tener el contenedor. Es posible que le salga una arma legendaria, pero también es posible que le salgan materiales con un casco normal. Es un poco frustrante, pero también le agrega una mística a los objetos más difíciles de conseguir.

Sin gastar más palabras, si ya jugaron último ‘Halo’ de Bungie, ‘Destiny’ se siente como una versión mejorada de él. Los disparos son precisos, pegan donde deben y el guardián responde rápidamente a los comandos del jugador. Además del precioso mundo, la jugabilidad es de los mejores aspectos del título. Se siente precisa y bien hecha, algo que en un disparador es fundamental.

El multijugador

‘Destiny’ rompe el molde con esta modalidad. La mayoría de los juegos dividen totalmente la campaña del multijugador. Eso se hace por una sencilla razón: los poderes de la campaña no se traducen adecuadamente al juego con otras personas. Algunos son muy poderosos y otros simplemente tienen cabida en un ambiente dinámico como el ‘deathmatch’.

Sin embargo, ‘Destiny’ optó por integrar los dos mundos por medio del personaje. Esto quiere decir que uno juega el multijugador con el mismo personaje de la campaña. Esto presenta varias oportunidades y retos. Lo mejor de este modelo es que los avances que uno logra en la campaña los puede usar en el multijugador. Además, se crea un vínculo un poco más fuerte entre el personaje y el jugador. Uno empieza a querer a su guardián y busca hacer lo posible para que sea mejor.

El lado oscuro de la moneda es el balance del multijugador. Al tener personajes tan disparejos –algunos con nivel 7 mientras otros tienen 29– el balance entre los jugadores está determinado por los poderes y las armas y no por el talento de la persona. Yo sé que el ‘Crucible’ (nombre de la modalidad dentro del juego) iguala el daño y la armadura de todos los jugadores, pero deja algunas características desiguales.

En mi caso, yo escogí ser un titán, lo que me funcionó muy bien en la campaña pero muy mal en el multijugador. Los cazadores y los warlocks tienen poderes más aptos para el multijugador –la pistola de oro y el maestro del cuchillo– que el titán, que puede generar un domo de energía que lo protege. Aunque sé que el titán tiene el martilleo, para conseguir múltiples bajas hay que encontrar varios enemigos agrupados, algo que raramente pasa en esa modalidad. Aunque a final de cuentas, esto pudo haber sido por falta de talento y ya.

¿Es tu destino jugarlo?

Qué juego de palabras tan malo, yo sé. Pero después de invertir un poco más de un mes con ‘Destiny’, puedo decir sin miedo que el juego vale la pena. Está muy bien hecho y es de esos títulos que cuando uno lo apaga, le queda ese sentimiento de querer un poco más. Tras largas sesiones de juego, siempre quedé con ganas de seguir jugando, un muy buen síntoma para una entrega que promete estar viva por muchos años más.

Bungie prometió que seguirá sacando contenido por mucho tiempo. Seguramente muchos de los errores que tiene el juego será corregidos y aparecerán nuevos personajes con nuevas historias. Es más, el nuevo DLC ya está programado para diciembre y promete contenido gratis para todos los jugadores. ‘The Dark Below’ tendrá nuevas misiones, un nuevo raid y ampliará el arsenal a disposición de los guardianes.

Imágenes y videos: Bungie, Hutch y GhostRobo (vía YouTube), Patrick Chresta (vía Twitter).

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

Ver todos los posts

14 comentarios

  • Excelente análisis. En Internet le dieron muy duro en calificaciones al juego, pero cuando uno lo ha jugado un par de horas se da cuenta que es un excelente titulo.

  • Excelente análisis. En Internet le dieron muy duro en calificaciones al juego, pero cuando uno lo ha jugado un par de horas se da cuenta que es un excelente titulo.

  • La critica negativa del juego es debido a las practicas anti-eticas de Bungie. La jugabilidad es buena pero la historia está incompleta…o más bien, bloqueada para que solo la puedas ver toda a través de DLC. Los drops son basados solo en RNG, una de las peores formas de hacer drops en un juego de este estilo.

    Para mi Destiny es una abominación y una señal de en lo que se está convirtiendo la industria de los juegos, y mientras los «gamers» sigan apoyando este tipo de modelos de negocio (fue el juego más pre-ordenado o algo así?), las compañías van a seguir bloqueando contenido para cobrar más, entre otras cosas.

    tl;dr: Basura.

  • La critica negativa del juego es debido a las practicas anti-eticas de Bungie. La jugabilidad es buena pero la historia está incompleta…o más bien, bloqueada para que solo la puedas ver toda a través de DLC. Los drops son basados solo en RNG, una de las peores formas de hacer drops en un juego de este estilo.

    Para mi Destiny es una abominación y una señal de en lo que se está convirtiendo la industria de los juegos, y mientras los «gamers» sigan apoyando este tipo de modelos de negocio (fue el juego más pre-ordenado o algo así?), las compañías van a seguir bloqueando contenido para cobrar más, entre otras cosas.

    tl;dr: Basura.

  • El juego es bueno, yo lo tengo en PS4, pero a veces se torna un poco repetitivo. A veces toca hacer lo mismo una y otra vez.

  • El juego es bueno, yo lo tengo en PS4, pero a veces se torna un poco repetitivo. A veces toca hacer lo mismo una y otra vez.

  • Para mi es uno de los mejores títulos que he jugado! Es envolvente y cada vez quieres subir más de nivel y mejorar el armamento junto a los accesorios del personaje. El Crisol es una cacería donde puedes pasar horas y horas sin darte cuenta. Los gráficos son fantásticos y las pruebas con el modo heroico activado es todo un reto! Jugar las Misiones con dos amigos más creo que le da un sabor de acción y adrenalina. Mi calificación personal es de 4.5

  • Para mi es uno de los mejores títulos que he jugado! Es envolvente y cada vez quieres subir más de nivel y mejorar el armamento junto a los accesorios del personaje. El Crisol es una cacería donde puedes pasar horas y horas sin darte cuenta. Los gráficos son fantásticos y las pruebas con el modo heroico activado es todo un reto! Jugar las Misiones con dos amigos más creo que le da un sabor de acción y adrenalina. Mi calificación personal es de 4.5

  • No estoy de acuerdo con el veredicto, el juego es repetitivo, después de terminar la historia la cual es muy corta no hay nada que hacer. Ejemplo, GTA 5 tiene mas de 50 misiones de historia, mas de 60 side missions y ni hablar del GTA online. Destiny tiene un total de 31 misiones incluyendo los strikes. El sistema de recompensa es injusto, es muy errático jugando en historia y demasiado generoso en PvP. El juego casi no tiene narrativa y las escenas en donde se ve algo o se explica algo son nulas. El DLC que saldrá en diciembre (The dark below) Solo tienen 3 misiones, 1 strike (2 para PS4) y un mapa para PVP. El juego es bueno, pero corto, repetitivo y sinceramente no vale la pena los 150.000 pesos que vale en Colombia. Lo compre, lo jugué, a las 2 semanas lo termine y honestamente no gastaré en DLC’s.

  • No estoy de acuerdo con el veredicto, el juego es repetitivo, después de terminar la historia la cual es muy corta no hay nada que hacer. Ejemplo, GTA 5 tiene mas de 50 misiones de historia, mas de 60 side missions y ni hablar del GTA online. Destiny tiene un total de 31 misiones incluyendo los strikes. El sistema de recompensa es injusto, es muy errático jugando en historia y demasiado generoso en PvP. El juego casi no tiene narrativa y las escenas en donde se ve algo o se explica algo son nulas. El DLC que saldrá en diciembre (The dark below) Solo tienen 3 misiones, 1 strike (2 para PS4) y un mapa para PVP. El juego es bueno, pero corto, repetitivo y sinceramente no vale la pena los 150.000 pesos que vale en Colombia. Lo compre, lo jugué, a las 2 semanas lo termine y honestamente no gastaré en DLC’s.

Archivos