Evaluación: ‘Days Gone’

Featured Video Play Icon

El género de los zombis es uno moribundo. Lejanos son los días en los que hordas de muertos eran lo suficientemente atractivas para motivar a alguien a pasar horas enteras esquivando, volando sesos o recolectando pistas para disfrutar del terror caótico que suele acompañar a este tipo de títulos. A modo personal, después de jugar el remake de ‘Resident Evil 2’ llegue a la conclusión de que, más de que un problema de desgaste, el fallo está en la ejecución. Sí, los primeros minutos de sobrevivir y encontrar maneras creativas de eliminar hordas de enemigos llegan con su tanda de estrés. Pero después de un rato la mayoría de estos juegos caen en lo repetitivo.

‘Days Gone’ es uno de los pesos pesados con los que Sony quiere tener dos años seguidos de exclusivos que tienten a aquellos que no han invertido en su consola. Desarrollado por SIE Bend Studio (‘Syphon Filter 3’ y, para su mal nombre, ‘Bubsy 3D’) el juego es más conocido por su demora en llegar que por la emoción que despierta entre los fans. Anunciado originalmente en 2016, han pasado tres años en los que la emoción sobre su potencial ha quedado sepultada por mejores juegos de mundo abierto (la mayoría de ellos para la PS4). La Campaña tiene como protagonista a Deacon St. John, un caza recompensas que recorre una versión postapocalíptica del condado de Oregon en su motocicleta.

Pese a tener mecánicas interesantes y un buen sistema de combate, ‘Days Gone’ padece del mismo mal que muchos de sus pares: después de cinco horas cae en el tedio. Una razón está en su campaña, que se compone de misiones casi clonadas y en pocas ocasiones rompe la monotonía. Tampoco ayuda que su mundo abierto ofrezca pocas razones para explorar y que a menudo la experiencia se vea interrumpida por algún bug o problema visual. Incluso cuando su protagonista tiene carisma y hay momentos de tensión en el viaje, ‘Days Gone’ finaliza su campaña como un zombi que duerme antes de morder.

El tedio del apocalipsis

El mayor mal de los juegos modernos de mundo abierto está en las misiones. Muchos títulos extienden la escala de sus mapas, ofrecen un realismo maravilloso e incluso entregan libertades que resultan interesantes en la experiencia de juego. Pero nada de esto es valioso si al final el jugador termina cumpliendo las mismas 10 tareas a lo largo de todo el mundo. Este viene a ser el problema principal con ‘Days Gone’. Las primeras horas de juego tienen su encanto. El evitar muertos, buscar entradas a laboratorios o eliminar campamentos de enemigos resulta divertido, mientras que además se experimenta y explora con los controles.

Pero cuando seis horas después estás realizando exactamente las mismas tareas, una y otra vez, se comienza a sentir el tedio de la supervivencia. La variedad en las misiones de la campaña de ‘Days Gone’ es escasa. Algunos podrán excusar este elemento argumentando que el escenario de un apocalipsis zombi no es el mejor lugar para una variedad de actividades. Pero esta ausencia de elementos por aprovechar resulta en una experiencia que afecta la idea de estar en un mundo abierto.

Te puede interesar: Evaluación ‘Jump Force’

El resultado es una conclusión en la que la historia se ve arrastrada por algo del tedio que se siente con la repetición de actividades de la campaña. Este es un problema que solo se ve amplificado por la duración del primer arco de la campaña, que toma alrededor de 18 horas de completar.

Hordas: lo que redime a ‘Days Gone’

Aquellos que sienten fascinación por el zombi como monstruo entienden que un solo enemigo no es suficiente para crear la tensión. El verdadero pánico se encuentra en las hordas de enemigos que atacan sin parar, la visión de cientos de muertos detrás del protagonista. Desde que ‘Days Gone’ se mostró este fue uno de sus principales puntos de venta. La posibilidad de entrar en combate directo con hordas de muertos, que persiguen al protagonista y exigen una respuesta diferente a las tradicionales.

La buena noticia es que, en este punto, ‘Days Gone’ no falla. El videojuego de manera efectiva entrega las hordas como enemigos que cambian el acercamiento al combate. El encuentro con estas avalanchas de muertos, a menudo requiere jugar a las cogidas, usando una combinación de objetos arrojadizos, armas y elementos que permitan cortar o retrasar el flujo de zombis detrás de tu cabeza.

La mala noticia está en que llegar a estos momentos toma mucho tiempo. Lo que hace que las primeras horas del juego, de las que hemos hablado antes, se sientan mucho más lentas de lo normal. Decimos esto, porque los enemigos durante los primeros arcos de ‘Days Gone’ no tienen en realidad mucho que los distinga de los muertos de otros títulos similares.

Montar como montas a tu moto

El problema con el ritmo sería más fácil de perdonar, de no ser por el ritmo que tiene la historia y los pocos momentos interesantes que entrega la campaña de ‘Days Gone’. Deacon es un protagonista con personalidad, pero se ve opacado por una historia que a menudo se rehúsa a mostrar razones para empatizar con él, o borra cualquier adelanto mínimo en su desarrollo. Los personajes secundarios cumplen la función de no ser pedazos de cartón con voz, pero tampoco cumplen algún propósito más allá de servir como motivación para que el jugador deba ir de un lugar a otro.

También está el guion de ‘Days Gone’, que en algunos momentos puede ser desastroso. Hay una línea que se hizo viral. La frase ocurre en uno de los flashbacks que muestra su boda. En medio de los votos su esposa le dice: “Solo móntame como montas a tu moto”. Este tipo de dialogo es un síntoma más de una historia que, pese a que se toma de manera seria, es incapaz de entregar momentos genuinos que conecten de la misma manera que una historia como ‘The Last of Us’ es capaz de hacerlo.

Te puede interesar: Evaluación ‘Anthem’

Hablando de la moto de Deacon, el vehículo en el que se recorre Oregon bien podía estar hecho de papel. El juego explica la razón por la que la moto del protagonista carece de cualquier resistencia o función, pero incluso con esta explicación no se justifican las veces que es necesario bajarse y reparar el vehículo porque aterrizo muy fuerte o golpeo a algún zombi.

Error zombi

Days Gone

No podemos concluir nuestro análisis de ‘Days Gone’ sin mencionar otro de los temas que han empañado su salida: los problemas frecuentes que tiene el juego. Antes de su lanzamiento experimenté algunas caídas de audio, objetos invisibles o frames congelados, aunque ninguno de los bugs me impidió seguir jugando. Para la salida, la mayoría de problemas han sido parcheados y es posible que aquellos con los que no me encontré ya estén en la lista de tareas pendientes de SIE Bend Studio. Decimos esto porque si compraste el título el mismo día en que salió o lo vas a recoger dentro del primer mes, es muy probable que encuentres algunos de estos problemas en tu recorrido en moto.

Imágenes: Sony.

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos