Evaluación: ‘Atypical’

Featured Video Play Icon

Parece que Netflix tiene el don de sorprender con cada lanzamiento. Las series, en especial, siempre consiguen ganarse un espacio en el público. Por mencionar algunas, el año pasado ‘Stranger Things’ fue considerada una de las mejores series de 2016. Un poco más de tiempo atrás, ‘Master of None’ se llevó elogios de la crítica especializada, y Aziz Ansari, actor, productor y director de la serie, recibió sus reconocimientos.

Ahora el turno para tratar de abrirse camino y dejar huella es para ‘Atypical’. Esta serie definitivamente cumple con lo que reza su sinopsis.

La promesa de Netflix con ‘Atypical’ era contar la historia de Sam Gardner, un joven diagnosticado con espectro autista que tras varias sesiones con su terapeuta se propone conseguir una novia. Tal propósito sumerge a su familia en una aventura de descubrimientos. En medio de situaciones embarazosas y cómicas, los familiares, amigos y demás allegados a Sam van encontrando las piezas que faltaban en sus vidas. Es una historia más bien típica pero que consigue conectar con la audiencia gracias a la fuerza de todos los personajes.

Sin embargo, cable aclarar que no se puede juzgar la serie por su fidelidad al retratar lo que viven las personas con espectro autista y de paso su familia. Para muchos las representaciones pueden coincidir, como para otros pueden estar completamente alejadas de la realidad. Es un tema más bien subjetivo y que para los expertos tendrá más profundidad de la que podemos darle aquí. Como sea, la serie sí se lleva su mérito al tratar de mostrar desde muchas perspectivas lo que es la vida a los ojos de un autista.

Como en la Antártida

Dentro de los elementos que más fuerza le confieren a ‘Atypical’ se encuentran las constantes analogías y referencias a la Antártida. Sam Gardner, el personaje principal, por lo general se siente identificado con las situaciones que viven los pingüinos, casi dueños del Polo Sur. Al final la audiencia se termina untando de toda esa atmósfera sustentada en términos científicos.

Por cierto, hablar del frío y árido continente de por sí permite lograr cierta conexión con el tono sensible, melancólico y, algo triste, de la historia. Al menos en cuanto vemos al personaje principal. Además, la serie se vale de esas referencias para explicar y ahondar en los sentimientos y emociones del personaje, algo que permite seguir bien el hilo narrativo de la historia y compaginar con él.

Hay que tener en cuenta que ‘Atypical’ no pretende cambiar la manera en que alguien concibe el mundo con su historia. Su intención es entretener partiendo de un individuo cuya personalidad encuentra reflejada en la Antártida. Es por esa razón que no se enfoca en mostrar detalladamente lo que es el espectro autista. Salvo al final, cuando nos damos cuenta de que Sam se encuentra en un grado avanzado.

Condecoración al reparto

‘Atypical’ tiene un muy buen reparto. La serie incluye a dos veteranos de la actuación: Jennifer Jason Leigh y Michael Rapaport. Estos dan un buen toque a la serie, con personajes emotivos y muy creíbles. Pero, en definitiva, la mención de honor es para Keir Gilchrist. Este es un actor que puede transmitirnos emoción, duda, temor y escepticismo. Presenta una actuación muy convincente sobre el autismo. De verdad, este joven se luce en la serie.

No quiero entrar a dar spoilers pero, la mala noticia es que Keir Gilchrist no sale mucho en la historia, a pesar de protagonizarla. De hecho, vemos más la interacción de otros personajes como Casey, interpretada por Brigette Lundy-Paine. Esto no le resta fuerza a la serie, y en efecto, el desarrollo de historias secundarias protagonizadas por los familiares de Sam son puntos claves para seguir pegados a la serie. Sí vale la pena esperar por una segunda temporada es también para saber qué pasará con todos ellos.

Sin embargo, parece que ‘Atypical’ se concentra demasiado en la consecución del amor para Sam y se queda sin explorar otras situaciones con mucho potencial, como la relación padre e hijo. Lo que, en consecuencia, también deja sin explotar a personajes que vale la pena ver 15 minutos más en la pantalla. Aún así, todo el reparto merece su mención se honor.

Hacer reír es cosa seria

Uno de los puntos fuertes de ‘Atypical’ es que consigue hacer reír sin necesidad de pisar lo absurdo. Resulta muy interesante ver cómo la comedia es capaz de coexistir con el drama en la medida en que retratan las situaciones cotidianas en la escuela o en casa y les agregan un toque de humor.

Mucho de esto tiene que ver con lo bien que se sienten los actores con sus personajes. En conjunto terminan por transmitir la sensación de que realmente son una familia o un grupo de escolares. Y es probable que muchos se sientan identificados con algunas de las situaciones cómicas que estos viven, y ahí llegan las risas. Lo bueno es que en ningún momento esas risas nos alejan del drama que estamos viendo. Todo encaja.

No obstante, hay uno que otro personaje que termina por ser molesto y sin gracia. Como Zahid, el mejor amigo de Sam y cuya presencia en ocasiones termina por sobrar. No porque falle al hacer reír, sino porque le resta importancia y mucha seriedad a los momento de tensión.

‘Atypical’ Reasons Why

‘Atypical’ recuerda un poco a producciones como ’13 Reasons Why’, también de Netflix. La asociación se encuentra en que ambas abordan circunstancias cotidianas y las convierten en una buena historia, o por lo menos entretenida. Ambas van dirigidas a un público joven y su historia, aunque se vuelve un poco cliché, no pierde el ritmo.

Pero no creo que esta serie aumente las búsqueda sobre el autismo en internet, ni que familias decidan instruirse al respecto solo ‘por si acaso’, como sí pasó con ’13 Reasons Why’ y el suicidio. Porque hay que ser honestos, ‘Atypical’ entretiene, pero no revolucionada nada. Es fuerte al juntar el drama con la comedia, pero no irrumpe y tampoco agrega cosas nuevas a ningún género.

Imagen: Captura de pantalla

Aura Izquierdo

Aura Izquierdo

Entre deporte, política, economía, y otros, decidí empezar a escribir sobre tecnología en un computador ya pasado de moda. Aficionada a la trilogía 'El Señor de los Anillos'. -Un anillo para gobernarlos a todos-. Algo adicta a la Coca Cola. Estudié Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana.

Ver todos los posts

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Excelente serie. De lo mejor que he visto en Netflix. Ojalá realicen más series como esta; nos sensibilizan sobre como interactuamos con los niños, adolescentes y adultos que padecen este trastorno del desarrollo..

Relacionados

Archivos