Evaluación: ’13 Reasons Why’ 2 temporada

Featured Video Play Icon

Hace un año eran pocos los que sabían de Hannah Baker y sus cintas. Fue gracias a la adaptación de Netflix que esta historia de abuso, violación y suicidio se convirtió en un fenómeno global que puso la problemática en el ojo del huracán y aseguró a la plataforma otra sólida serie que exhibir en su pared de trofeos. Para sorpresa de pocos, la historia de ’13 Reasons Why’ hasta ahora empezaba.

La segunda temporada de la serie tiene como foco el juicio entre los padres de Hannah y la secundaria Liberty High. Si en la primera temporada cada capítulo estaba enmarcado en una nueva cinta, en esta ocasión es turno de que las víctimas y victimarios cuenten su versión de lo que pasó y revelen nuevas facetas del drama. Todo esto ocurre al tiempo que el ambiente en la escuela empeora y Clay es perseguido por los fantasmas de su pasado.

’13 Reasons Why’ no tiene la misma chispa que antes y sin duda la mayor pregunta es por qué se extendió la historia una temporada más. Aunque hay un importante mensaje sobre el dolor, perdón y seguir adelante; esta idea se ve a menudo sepultada por una historia a la que le falta un gancho más potente que el drama. La historia de Hannah pierde sentido y en algunos casos cambia por completo a los personajes que presenta. Más importante, nuevamente prepara las puertas para una tercera parte, que no es necesaria.

Pérdida y desolación

13 Reasons Why

Los mejores momentos de la segunda temporada de ’13 Reasons Why’ están cuando toma como centro de su historia la idea de la pérdida y desolación. Si para algunos la primera temporada de la serie romantiza la idea del suicidio, la segunda presenta la desolación de la vida de aquellos que se quedaron atrás. Muestra la ira y desconcierto de quienes, incluso después de escuchar el sufrimiento de Hannah, no pueden perdonarla por dejar de luchar.

A momentos se siente que la lección es: «no vale la pena hacer preguntas a los muertos». 

Hay una escena al final que ilustra perfectamente este punto y que es, a mi parecer, el mejor momento de la más reciente temporada de la serie. Es aquí cuando ’13 Reasons Why’ entrega un mensaje que no se siente forzado a la historia, sino que surge de manera orgánica. Es aquí cuando, en verdad, muestra el otro lado de la historia y entrega un mensaje claro para aquellos que piensan en terminar su vida: el dolor de los sobrevivientes.

Tampoco es en exceso optimista con respecto a la realidad. Si algo, la segunda temporada demuestra que las entidades y la justicia son tan cómplices del abuso como los matones. No, esta no es una historia que hable de esperanza, al menos de manera obvia. Pero si tiene como objetivo la sanación. Más importante, comprende lo lento que este proceso.

Historias metidas a la fuerza

13 Reasons Why

Uno de los mayores problemas que el espectador puede encontrar en la segunda temporada de ’13 Reasons Why’ es que se explora y amplía en la vida de Hannah antes de su suicidio. Lo que no está mal, excepto que algunas de las anécdotas que se cuentan no tienen lógica dentro de la actitud del personaje y sus comentarios en la primer temporada.

Con frecuencia el espectador se quedará con la duda y dirá “¿Pero si esto ocurrió, porque jamás lo mencionó ella en las cinta?” A lo que la la historia encoge sus hombros y dice cosas del estilo de “quería mantenerlo en secreto” o “tenía miedo de mostrar esa faceta”, no  sin antes advertirte que no vale la pena hacer preguntas a los muertos.

Pero el resultado es igual de incómodo. De repente nos encontramos con una Hannah mucho menos coherente que antes. Lo mismo se puede decir de sus personajes, que tienen unos cambios de personalidad o aparecen con problemas que no tenían antes. Hay historias forzadas  y, para bien o para mal, es posible que esta sensación solo aumente si deciden repetirse la primera temporada.

Las fotos no bastan

13 Reasons Why

Aunque el drama fue lo que la gente recordó, la verdadera razón por la que ’13 Reasons Why’ funcionó es porque proponía un misterio que el espectador quería ver hasta el final ¿quiénes eran los responsables de la muerte de Hannah y por qué se quitó la vida? La cintas eran migajas en el camino y el televidente estaba encantado de seguirlas. Habían preguntas que motivaron la maratón e hicieron de este show adictivo.

La segunda temporada de ’13 Reasons Why’ falla en este aspecto porque, de manera sencilla, no tiene ningún misterio. No hay, realmente, nada más por descubrir o algún complot que valga la pena explorar. Sí, hay preguntas que se plantean, pero rara vez merecen que se les haga seguimiento. Aquellas que te motivan a maratonear, suelen tener una respuesta que en pocas ocasiones sorprende o emociona.

De hecho, los trailers y teaser plantean una serie de fotos como el enigma de esta temporada. Pero, en realidad, se sienten más como un elemento más en medio del caos del juicio, la sanación de sus protagonistas y los problemas en la escuela. En más de una ocasión es fácil olvidarse de ellas. No tienen el impacto o funcionan igual que las cintas.

Tercera temporada ¿en serio Netflix?

13 Reasons Why

En la evaluación de la primera temporada una de las críticas fue hacia la manía de Netflix de extender historias autoconclusivas. Este llamado de atención cayó en oídos sordos, pues el final de ‘13 Reasons Why’ deja las puertas abiertas a una tercera temporada de manera innecesaria.

Nuevos ‘arcos y misterios’ no surgen de manera espontánea en la serie, sino que se plantean a último momento

En este caso el síntoma es todavía peor, pues la historia de Hannah ya no da para más. La solución de la serie es enfocarse en otros personajes, pero esto lastima más el propósito de su premisa. En vez de hablar bien de un tema, ahora pretende mezclar en el asunto el problema de los tiroteos, embarazos, abuso de drogas, infidelidades, etc. Hay una recarga y se siente que la conciencia social es sólo búsqueda de más drama por el bien del drama.

Más molesto es que estos nuevos ‘arcos y misterios’ no surgen de manera espontánea en la serie, sino que se plantean a último momento en la hora final de ’13 Reasons Why’. En lo personal, creo que el show tenía  una muy buena conclusión en esta temporada donde aborda la sensación de pérdida en el grupo, así como cierra los arcos de varios personajes. En vez de eso, ahora el temor es pasar de una serie de misterio a un drama adolescente.

Imágenes: Netflix

Jeffrey Ramos González

Jeffrey Ramos González

Mi papá quería que fuera abogado o futbolista. Pero en vez de estudiar o salir a la cancha, me quedé en la casa viendo 'Dragon Ball Z', jugando 'Crash Bandicoot' y leyendo 'Harry Potter'. Así que ahora que toca ganarse la 'papita' me dedico a escribir de lo que sé y me gusta. Soy periodista graduado de la Javeriana, escritor de ficción. He publicado en El Tiempo, Mallpocket, entre otras revistas.

Ver todos los posts

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Relacionados

Archivos