Evaluación: ‘American Hustle’

Featured Video Play Icon
Jennifer Lawrence sigue probando que es una actriz AAA.

«Algunas de estas cosas realmente pasaron». Así empieza American Hustle. Desde el principio, sentado en una silla en un teatro, se sabe que verá una película especial. David O. Russell, el director de ‘The Fighter’ y ‘Silver Linings Playbook’, es la mente detrás de ese largometraje de suspenso y supervivencia. El reparto es de primera línea. Christian Bale –totalmente irreconocible– hace de Irvine Rosenfeld, un estafador de medio pelo que hace lo necesario para sobrevivir. Amy Adams recrea el papel de Sydney Prosser, la amante de Rosenfeld y su copartícipe en sus estafas.

La pareja se combina con las actuaciones extravagantes de Bradley Copper, como el agente del FBI Richie DiMaso, y Jennifer Lawrence, la extravagante y manipuladora esposa de Rosenfeld.

La historia tiene como punto de partida un escándalo en la New Jersey de la década de 1970. Abscam fue una operación del FBI que logró encarcelar a varios miembros del congreso de Estados Unidos por aceptar sobornos para reconstruir la zona de casinos en Atlantic City.

Pero Abscam es solo el pan de la hamburguesa. La verdadera carne la ponen los cuatro protagonistas mencionados anteriormente. Bale, uno de los mejores actores de Hollywood, se puso 18 kilos para crear esa imagen desalentadora pero verídica de Rosenfeld. La película comienza con Bale haciéndose un elaborado peinado para ocultar su calvicie. Y desde ese momento, el espectador sabe que está dispuesto a hacer lo necesario para lograr sus objetivos. Su delicadeza a la hora de ocultar su defecto también se vuelve su mayor arma durante toda la película. Su delicadeza en su planeación, su enfoque en los detalles y su perseverancia se presagian con un simple peinado.

Bale se puso 18 kilos para crear la imagen de Rosenfeld

Amy Adams tiene el complicado papel de Sydney Prosser, que se enamora de Rosenfeld en medio de canciones de Duke Ellington, el famoso artista de jazz. La relación entre Prosser y Rosenfeld muestra el desespero de no tener oportunidades en los setentas. Los dos están dispuestos a hacer lo necesario por sobrevivir.

Y para complicar las cosas, Jennifer Lawrence, la esposa de Rosenfeld hace todo lo posible para manipularlo. Descrita por Bale como el «Picasso del karate pasivo-agresivo«, Lawrence da una de las actuaciones más interesantes de ‘American Hustle’. Su estilo sementero y su picardía explican perfectamente como Irv, a su vez un estafador profesional, se convierte en un estafado por su propia esposa.

David O. Russell ya ha trabajado con estos cuatro actores, y se nota la relación entre el director y ellos. Los cuatro protagonistas están nominados al premio Óscar: Christian Bale y Amy Adams a mejor actor y actriz respectivamente. Jennifer Lawrence y Bradley Cooper han sido reconocidos por la academia como posibles ganadores a mejor actor y actriz de reparto.

El hecho que los cuatro personajes estén nominados al Óscar debería dar una idea de la profundidad de sus actuaciones. Bale, el antihéroe, comunica perfectamente el desespero que lo lleva a involucrarse en la operación del FBI. Mientras tanto, Adams evoluciona hasta terminar ‘empelota’, mostrando lo que realmente es.

Aunque la historia se centra en la relación de Bale y Adams, Lawrence y Cooper complementan idealmente los personajes para que la audiencia entienda las complejidades de cada uno de ellos. Sus motivaciones son expresadas por diferentes miradas y escenas que Russell dirige con mucha inteligencia.

A final de cuentas, ‘American Hustle’ también es una estafa

Aunque a veces la música puede ser un poco abrumadora, la narrativa y sus complementos se juntan para que la audiencia sienta empatía con todos los personajes. La ambientación de los setenta, el vestuario y la forma de hablar envuelven al espectador.

Russell es un director complicado. Es conocido por darle líneas a los actores en medio una escena. Pero esa complicada relación es la que hace que sus películas tengan personajes profundos, y también explica porque prefiere trabajar con actores que ya ha dirigido.

A final de cuentas, ‘American Hustle’ también es una estafa. Lo va llevando lentamente hacía un destino para terminar totalmente en otro. Además cuenta con papeles secundarios que le dan un toque de profesionalismo y calidad inesperada. Louis C.K, el famoso comediante, tiene un papel depresivo, pero fundamental para la historia. Y otro ganador del Óscar también aparece, con una mirada que lo deja frío.

Las nominaciones que ha recibido la película debería dejar claro que estamos frente una obra maestra. Cuando salga del teatro agradecerá que se gastó 10.000 pesos –o lo que cueste la boleta donde vaya– para pasar dos horas con cuatro de los mejores actores de Hollywood y uno de sus mejores directores.

Mateo Santos

Mateo Santos

En vez de un tetero, nací con un Mac Classic en mi cuarto. Esa caja con pantalla en blanco y negro fue mi primera niñera. Por ahí, también rondaba un balón de fútbol y una camiseta de Millonarios. Desde ese día, sabía que la tecnología y el fútbol iban a ser mi estrella de Belén. El primer juego que tuve en mis manos fue Dark Castle, también en un Macintosh. No me gusta la música. Soy un amante escéptico de la tecnología. Hago parte del proyecto de ENTER.CO para llenar el vacío en información de tecnología que hay en América Latina, o como dirían los enterados, en LATAM. Me gradué de Administración de Empresas en los Andes y después hice una maestría en periodismo en la Universidad Europea de Madrid.

View all posts

4 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • «Say live and let die» no se me sale de la cabeza, y es raramente genial porque en realidad no es mi gusto de música en particular. Gracias Lawrence.

  • Es magnífica. Phoenix sabe llevar toda la carga del film al ser el único de los protagonistas que podemos ver.

Relacionados

Archivos